REFORMA ES PARA SUBSANAR CHISTE DE HOMMES: PERRY

REFORMA ES PARA SUBSANAR CHISTE DE HOMMES: PERRY

El proyecto de reforma tributaria que se llevará al Congreso de la República antes de Semana Santa, busca subsanar errores que se cometieron con la anterior, es decir, con la que presentó Rudolf Hommes.

03 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Así lo señaló el ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, quien aseguró que la Ley 6a, fue un chiste de mal gusto que el gobierno anterior les hizo a todos los colombianos.

Demuestra, según el ministro, que no fue una reforma seria.

El ministro de Hacienda, Guillermo Perry, comenzó a defender a capa y espada la nueva reforma tributaria, porque está convencido de que es necesaria.

En la primer pronunciamiento a fondo que hace del proyecto de ley que llevará al Congreso antes de la Semana Santa, dijo que la iniciativa busca subsanar un grave error que se cometió con la última reforma del Gobierno anterior.

Lo que se hizo con la ley 6a. fue un chiste de mal gusto para todos los colombianos -según Perry-, porque se aprobaron unos impuestos con fecha de vencimiento para atender unos gastos que no se pueden desmontar. Se aprobó un aumento en el Impuesto a las Ventas (IVA) y una sobretasa al impuesto de renta por cinco años, para atender incrementos permanentes de sueldos de la rama judicial y las fuerzas militares. Para él, eso fue producto del buen humor y la falta de seriedad del ex ministro Rudolf Hommes.

En entrevista con EL TIEMPO, Perry reveló que en la lucha contra la evasión, el proyecto convertirá a las grandes empresas en importantes recaudadoras de tributos.

Dijo que le apretarán las tuercas a los servicios financieros de leasing y fiducia y a las entidades sin ánimo de lucro, porque se han convertido en importantes mecanismos de evasión.

El Minhacienda reconoció que ahora hay un poco más de incertidumbre en algunos sectores económicos, pero no cree que eso afecte las metas de crecimiento de la economía y el 18 por ciento de inflación.

Porqué el Gobierno presenta una nueva reforma tributaria cuando había señalado que no subiría los impuestos? La presentación de esta iniciativa obedece a la falta de seriedad de la reforma tributaria de 1992.

En eso si entiendo el sentido del humor del ex ministro de Hacienda Rudolf Hommes. No comprendo cómo se querían incrementar los sueldos de la rama judicial, apoyar más a las fuerzas militares y fortalecer las nuevas instituciones con unos impuestos transitorios. La pregunta es qué pasaría después de cinco años, cuando se bajaran las tarifas?, se disminuirían los sueldos?, se acabaría con el pie de fuerza? Definitivamente sería una locura bajar los impuestos a partir de 1998. Lo que hicieron con la reforma tributaria, conocida como Ley 6a., fue un mal chiste para todos los colombianos.

Si no van a incrementar tarifas, qué piensan hacer en materia de impuestos? La orientación principal de la reforma tributaria es revisar los grandes mecanismos de evasión y de elusión de impuestos con el fin de ponerles y dique y darle a la administración tributaria instrumentos concretos para mejorar el recaudo.

Por ello se va a extender la figura de la retención en la fuente con el fin de que todas las grandes empresas se conviertan en retenedoras. Este sistema ha sido puesto en marcha en muchos países y ha dado buenos resultados para controlar la evasión.

Además, se va a hacer un estricto control en el impuesto a las ventas (IVA) ya que Colombia es el único país que no controla la facturación. En este campo hay mucho desorden.

Qué otros aspectos se van a revisar? Vamos a revisar el leasing y la fiducia porque cuando se hizo la reglamentación quedaron muchos huecos fiscales en esas operaciones financieras.

En el caso de los salarios integrales, los cuales mantendrán una exención tributaria sobre el 30 por ciento.

Tampoco eliminaremos la exención del IVA que tienen los bienes de capital.

Vamos a analizar el tema de la renta presuntiva, cuya tarifa está en el cuatro por ciento; se aumentará el impuesto a las ventas para los carros de lujo y se revisará el régimen de las entidades sin ánimo de lucro, ya que allí se presenta una gran evasión.

Un tema controvertido son los gastos de representación de los altos funcionarios públicos, que están exentos del pago de impuestos. Se van a tocar? Si presentamos una propuesta en ese sentido haríamos caer la reforma tributaria en el Congreso.

Los colombianos tendremos que hacer grandes sacrificios con la reforma. Cuales son los sacrificios que va a asumir el Gobierno? El Gobierno ya comenzó a hacer sacrificios. Ajustamos los salarios del sector público de acuerdo con la meta de inflación del 18 por ciento. Por primera vez, por ese hecho, estamos afrontando paros en Ecopetrol por la negociación colectiva; hicimos un recorte en el gasto público de 307.000 millones de pesos y estamos comprometidos con un superávit en las finanzas públicas del 0,7 por ciento.

Cuáles considera que han sido las críticas más justas e injustas que le han hecho? Una de las críticas justas es que las tasas de interés han subido más de lo que esperábamos que el apretón monetario ha ido muy lejos. Y en las injustas, las que han hecho algunos columnistas.

Sigue el optimismo del Gobierno por el manejo económico a pesar de las advertencias de algunos sectores sobre posibles riesgos.

Tenemos que reconocer que comenzamos el año muy bien pero luego surgieron hechos como la crisis de México y sus repercusiones, impulsadas por un informe de Fedesarrollo que causó mucho temor entre los empresarios. Además, han influido la incertidumbre sobre la reforma tributaria y los resultados del pacto social.

Ha habido discusión en torno a si podremos alcanzar el crecimiento económico previsto en el Plan de Desarrollo. Yo no veo razón por la cual no podamos lograrlo. El crecimiento del 6,0 por ciento este año se va a alcanzar, pero un 5,5 por ciento también es bueno. La tasa de inversión del 24 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) es la más alta de la historia, y el sector externo está muy sólido.

La construcción crecerá 5,0 por ciento frente al 12 por ciento de 1993, pero esa desaceleración se va a compensar con el comportamiento en la agricultura comercial y la industria, que están mostrando mejores resultados.

Frente a lo que veíamos al final de enero la situación es menos buena, pero sigue siendo favorable.

Hoy se conoce el comportamiento de la inflación en marzo. Sigue tranquilo con los resultados? Tenemos que mirar de qué factores depende la meta de inflación: uno es el manejo monetario. Los medios de pago por primera vez están dentro de las metas, o incluso por debajo, después de que estuvieron durante tres años por encima del corredor fijado.

Otro factor es el manejo fiscal y en eso estamos ejerciendo un control. En este campo, el Gobierno Samper resultó mucho más serio comparado con la ortodoxia del ex ministro de Hacienda Rudolf Hommes. El crecimiento del gasto en los primeros siete meses del año pasado fue aberrante y por eso nos tocó poner los frenos. El manejo macroeconómico está en la línea para bajar la inflación. El pacto social está ayudando a cumplir los objetivos en materia inflacionaria.

Hace rato el Gobierno está diciendo que ya van a disminuir las tasas de interés. Cuándo van a bajar? Aquí hay un problema de cambio de actitud del sistema financiero, que es uno de los sectores más conservadores y menos empresariales del país, porque estuvo muy regulado y protegido durante muchos años. En marzo, las tasas de interés estaban volviendo a subir, como ocurrió en diciembre pasado.

La mayoría de los miembros de la junta directiva del Emisor no quieren intervención y prefieren que las tasas se regulen por las condiciones del mercado. Vamos a seguir con tasas altas, pero esperamos que al final de año las que se pagan por el ahorro estén en seis u ocho puntos por encima de la inflación. A medida que ceda la inflación debe comenzar a bajar el costo del dinero.

Como lo prometió el Gobierno, el nivel de devaluación ha mejorado. Hasta qué punto es producto del manejo económico y hasta qué punto de la crisis mexicana? Es una mezcla. Yo le pondría 70 u 80 por ciento a la política económica y entre 20 y 30 por ciento a los factores externos. Las políticas internas fueron drásticas; prácticamente desaparecieron los créditos que conseguían las empresas en el exterior a menos de cinco años y disminuimos el plazo para giros por importación a sólo cuatro meses. Pero también ha influido el efecto tequila.

Yo creo que este año conseguiremos una devaluación del 13,5 por ciento, sin mayores problemas. Si es mayor, como lo han señalado algunos analistas podría tener repercusiones negativas en la tasa de inflación.

En torno al déficit en cuenta corriente, que es del 5,0 por ciento del PIB, esperamos que se comience a cerrar con mayores exportaciones petroleras y con la política para frenar la revaluación.

Finalmente, a pesar de todos los anuncios para atacar el contrabando, este sigue floreciendo con la aparición de nuevos sanandresitos . Qué está pasando? El Gobierno ha hecho grandes esfuerzos para controlar el contrabando. Lo que sucede es que muchas de las medidas para mejorar el régimen aduanero comenzarán a regir sólo a partir de junio próximo. Claro que aún hace falta una acción más concertada entre la Aduana, la Aeronáutica Civil y la Policía para atacar este fenómeno en los puertos de entrada.

Se han hecho operativos en los aeropuertos de Bogotá, Palmaseca y Cartago, pero aún se requieren mayores controles.

Esperamos que con las sociedades aduaneras, la entrada en marcha de las certificadoras internacionales y el apoyo de la fuerza pública se controle más este problema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.