IDENTIFICADAS 701 PISTAS CLANDESTINAS

IDENTIFICADAS 701 PISTAS CLANDESTINAS

La Policía Nacional, por intermedio de la División Antinarcóticos, inició una vasta ofensiva para destruir las 701 pistas clandestinas utilizadas por los narcotraficantes para el transporte de cocaína e insumos destinados al procesamiento de drogas.

03 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Una primera fase de la operación se ejecutó el fin de semana en varios departamentos del Eje Cafetero, y en especial en los municipios vallecaucanos de Tuluá, Cartago, Palmira y Buga. Treinta pistas fueron dinamitadas por expertos en explosivos de la antinarcóticos.

La tarea apenas empieza. Una compleja red de informantes de los narcos que, incluso, en ocasiones utiliza la misma frecuencia de radio de la Policía, da aviso de las operaciones, y las pistas dañadas son reconstruidas en cuestión de horas. EL TIEMPO estuvo en las operaciones.

Para allá van los sombrerones Tenemos que hallarle el talón de Aquiles a estos delincuentes , dijo un oficial de la Policía Antinarcóticos mientras corría a salvaguardarse de la onda explosiva que acababa de dejar un cráter de tres metros de profundidad por tres de radio en una pista clandestina.

Esta operación, que empezó hace 8 días y culminó ayer, se repitió cuatro, cinco y hasta seis veces, en cada una de las 30 pistas ilegales destruidas por las autoridades en el Eje Cafetero, el departamento del Cauca y principalmente en los municipios de Tuluá, Cartago, Buga y Palmira, al norte del Valle.

Cerca de 150 explosiones dejaron cierto grado de satisfacción en los rostros de los hombres de la Policía Antinarcóticos que inhabilitaron 30 pistas de narcotraficantes de la zona occidental del país. Según los estimativos oficiales, eran pistas desde las cuales salían cinco o seis aeronaves con 500 kilos de cocaína semanales. Cada explosión nos acerca un poco más al objetivo , dijo un oficial.

Por alguna parte tenemos que hallarles el talón de Aquiles a estos delincuentes, todos lo tenemos y ellos no van a ser la excepción , afirmó otro de los uniformados que dirigía la operación de destrucción masiva de pistas.

Según fuentes oficiales, esta estrategia es complementaria a las desarrolladas hasta el momento por las autoridades en su lucha por debilitar la infraestructura del cartel de Cali: ya se atacó la infraestructura financiera, el sistema de comunicaciones, y ahora es necesario atacar los mecanismos de transporte de la droga .

La destrucción total de las 701 pistas clandestinas existentes en el país es la prioridad de las autoridades en estos momentos. En lo que va corrido de 1995 las operaciones oficiales han permitido destruir 72 pistas clandestinas en todo el territorio nacional, de las cuales 42 eran utilizadas por los narcotraficantes del Valle del Cauca (Ver recuadro).

EL TIEMPO estuvo el fin de semana observando el trabajo de la Policía Antinarcóticos encaminado a la detección y destrucción de pistas clandestinas utilizadas por los narcotraficantes del norte del Valle para cargar o descargar estupefacientes.

Cómo operan? Después de detectada la pista, helicópteros de combate apoyan las avanzadas de patrullas antinarcóticos encargadas de acordonar el área y responsables de brindar seguridad a los oficiales y suboficiales operativos.

Las excavaciones empiezan después de que se determina la longitud de la pista. Hay 200 metros entre una y otra. Los huecos tienen 1.5 metros de profundidad. Es lo que se requiere para depositar una carga explosiva de destrucción.

Cada hueco de 1.5 metros puede hacerse de dos formas. A ese respecto, un técnico de Antinarcóticos explica en lenguaje coloquial: cuando los gringos colaboran demora 10 segundos y cuando no lo hacen demora 2 horas .

El experto en explosivos se refiere a un artefacto de fabricación estadounidense de 15 libras que permite hacer un hueco profundo y angosto en cuestión de 10 segundos, tiempo que tarda la mecha lenta en hacer contacto con la pólvora.

Sin embargo, si no hay apoyo de Estados Unidos o no hay presupuesto, es necesario cavar con pala y pica durante dos horas para obtener el mismo orificio.

Las cargas explosivas de 50 libras, utilizadas en la parte final, se accionan mediante mecha lenta. Hay que conectarlas y correr. Las explosiones dejan un cráter de tres metros de diámetro por tres de profundidad.

Esta misma acción se repitió seis veces en una misma pista y se extendió al resto de pistas detectadas.

No es, sin embargo, una tarea tan simple como parece. Los narcotraficantes también han previsto su estrategia. Mientras vamos a destruir otras pistas -observa un oficial- comienzan a salir de entre los cañaduzales tractores que tapan los cráteres. Así se habilitan nuevamente pistas que ya habían sido destruidas y para nosotros vuelve a empezar el trabajo .

Los narcotraficantes del Valle construyen las pistas en medio de las plantaciones de caña, lo que les permite aprovechar el terreno plano para que cualquier avioneta pueda aterrizar en cuestión de minutos.

Los cultivos permiten a la vez camuflar las pistas de forma que sea difícil de detectarlas por comandos terrestres de la Policía. Desages y filtros de los cañaduzales se utilizan para drenar las pistas.

Generalmente, alrededor de las pistas inhabilitadas se encuentran tarros de aceite, mechas y canecas de gasolina. Son los restos de las jornadas nocturnas de operación de la ilícita industria del narcotráfico.

Red de informantes De hecho, en más de una oportunidad los antinarcóticos han tenido información sobre el aterrizaje clandestino de aeronaves. No obstante, también en más de una ocasión, cuando ha empezado la operación encaminada a inmovilizar el aparato y detener a los ocupantes, oficiales de la Policía han escuchado a través de sus propias frecuencias mensajes como estos: para allá van los sombrerones .

Esta gente tiene informantes por todas partes. Una red de inteligencia montada con base en el dinero fácil. Además sólo tardan entre 7 y 10 minutos para hacer el cargue o descargue y por eso cuando llegamos al lugar de embarque ya no hay nadie , revela un oficial.

En otras ocasiones, cuando la Policía tiene indicios de alguna pista ilegal de inmediato aparece de entre los cañaduzales maquinaria de arado para destruir parcialmente la pista y tan pronto pasa el peligro llegan los cilindros y aplanadoras para dejarla en perfectas condiciones , indica otro agente Antinarcóticos.

Además de algunas pistas asfaltadas y con equipos de comunicación, una de las modalidades más novedosas, descubierta por la Policía Antinarcóticos, consiste en la construcción de pistas en cruz.

Este mecanismo dijo un alto oficial de la Policía le permite a los traficantes tener acceso por cualquiera de los cuatro puntos cardinales sin importarles la variación del viento: con ese tipo de construcción tienen pistas disponibles las 24 horas del día , añadió la fuente.

Las 30 pistas ilegales inhabilitadas, que alcanzaban a medir hasta 2 mil metros de largo y 20 de ancho, fueron dinamitadas, mientras que a 18 restantes, pese a ser legales, se les montó un dispositivo de control y vigilancia ante evidencias de su utilización nocturna en el descargue y cargue de estupefacientes.

Un informe presentado por la División Antinarcóticos de la Policía Nacional reveló que a noviembre de 1994 las acciones contra el narcotráfico dejaron inhabilitadas 67 pistas clandestinas de aterrizaje de aeronaves utilizadas en el transporte de insumos para el procesamiento de alcaloides así como el producto final para su exportación.

En el mes de diciembre los organismos de inteligencia detectaron en el Caquetá 14 pistas más que, según investigaciones de la Policía, eran utilizadas para el reabastecimiento de combustible de aeronaves provenientes de Bolivia y Perú. La realidad, sin embargo, es que aún falta mucho por hacer. El estimativo oficial es que hay 701 pistas clandestinas en Colombia.

Pistas clandestinas en Colombia La Policía Antinarcóticos tiene detectadas 701 pistas ilegales en todo el país. En lo que va corrido del año ha destruido 68, de las cuales 42 eran utilizadas por los narcotraficantes del Valle.

Zona Oriental: Arauca, Casanare, Vichada, Meta, Guainia, Guaviare y Vaupés.

Detectadas: 330 Destruidas: 5 Zona Norte: San Andrés y Providencia, Guajira, Cesar, Magdalena, Sucre, Atlántico, Bolívar, Norte de Santander, Urabá y Córdoba.

Detectadas: 176 Destruidas: 6 Zona Sur: Caquetá, Putumayo y Amazonas.

Detectadas: 109 Destruidas: 3 Zona Occidental: Chocó, Risaralda, Caldas, Quindío, Valle del Cauca, Cauca y Nariño.

Detectadas: 61 Destruidas: 42 Zona Central: Antioquia, Santander del Sur, Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila.

Detectadas: 25 Destruidas: 16

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.