LEOPOLDO VILLAR BORDA, DEFENSOR DEL LECTOR

LEOPOLDO VILLAR BORDA, DEFENSOR DEL LECTOR

El periodista Leopoldo Villar Borda es el nuevo Defensor del Lector de EL TIEMPO. A partir del próximo primero de mayo empezará a ejercer como defensor de los derechos del lector y como el fiscalizador de la información. En pocas palabras, como el representante de los lectores en la sala de redacción.

02 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El nuevo Defensor del Lector, quien actualmente es el representante de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Paraguay, inició su carrera como reportero de éste diario en 1958 y posteriormente fue corresponsal en Caracas, Washington y México.

En 1968 se vinculó a la revista Visión, donde ocupó diversos cargos hasta llegar a la dirección, que desempeñó hasta 1979. También fue director del noticiero de televisión Cinevisión, director-fundador de la revista The Latin American Times (editada en Colombia para los países de habla inglesa) y columnista de varias publicaciones, entre ellas la revista Nueva Frontera y el diario El Mundo, de Medellín.

Además del ejercicio periodístico, Villar Borda ha acumulado una larga experiencia en el campo internacional, como funcionario de la OEA y del Banco Interamericano de Desarrollo y como representante diplomático de Colombia.

Entre 1965 y 1968, antes de ingresar a Visión, fue director de prensa del BID. En 1986 fue nombrado Embajador Alterno de Colombia en la OEA y en 1989 ascendido al cargo de Embajador titular ante el organismo continental, el cual desempeñó hasta 1990.

En 1991 fue designado Representante de la OEA en Paraguay, posición que dejará para asumir la Defensoría del Lector en EL TIEMPO.

La figura del Defensor Villar Borda será el tercer Defensor de los Lectores en esta figura que en 1992 EL TIEMPO puso en práctica por primera vez en el país teniendo en cuenta la tendencia entre algunos medios de comunicación de asegurar y cultivar la credibilidad entre sus lectores. En el mundo, inscritos ante la Organización de Ombudsmen (ONO), no hay sino 80 defensores.

El Ombudsman, como el periódico llamó primero a esta figura para luego denominarla Defensor del Lector, es el encargado de canalizar e investigar hacia el interior de la redaccción todas las quejas que tengan los lectores frente a las publicaciones que haga el periódico.

El Defensor no solo cumplirá una labor pedagógica en la redacción para guiar a los periodistas en el buen desempeño de sus funciones y exigirles, con su fiscalización diaria, rigor y responsabilidad a la hora de escribir. También podrá abrir por iniciativa propia o solicitud de un lector la iniciación de una investigación al interior del periódico para averiguar por qué se cometieron excesos u omisiones, por qué no se consultaron todas las fuertes o, sencillamente, por qué se escribió lo que se escribió. El Defensor tendrá plena autonomía e independencia para adelantar este tipo de investigaciones.

Pero además, el Defensor es la figura a la cual se debe acudir si se tienen dudas, interrogantes o reparos a la información publicada. El maneja las quejas, las posibles solicitudes de rectificación y de observaciones que puedan tener los lectores del periódico. (Ver recuadro) Con base en estos parámetros, EL TIEMPO nombró a Felipe Zuleta Lleras como defensor de los lectores, figura que se estrenó el 18 de noviembre de 1992 con el objetivo, como él lo dijo en su primera columna, de recuperar algo que han ido perdiendo los medios de información: la credibilidad .

El 24 de julio de 1993, EL TIEMPO recibió dos premios del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, uno de ellos por la importancia de la columna del Ombudsman y su aporte a la libertad, a la responsabilidad de la información y a su claridad y rigor.

Después de 15 meses como Ombudsman, Zuleta Lleras se retiró y asumió en su reemplazo Nora Sanín de Saffón, una abogada javeriana y ex directora de la Asociación de Diarios Colombianos (Andiarios), quien empezó a ejercer a partir del 15 de abril del año pasado.

Durante los meses que estuvo encargada de defender a los lectores -hasta el 15 de septiembre, cuando renunció-, Sanín de Saffón, como Felipe Zuleta en su momento, honró esa posición con su dedicación al estudio de la información diaria y a los reclamos de los lectores.

Qué hacer? Si usted como lector se siente afectado en su buen nombre o en su honra; si considera que la información publicada en el periódico está parcializada; si cree que le faltó rigor y mayor investigación o si opina que se desconocieron sus derechos debe comunicarse con el Defensor del Lector.

Puede dirigirse por escrito, por teléfono o personalmente. El atenderá su reclamo y determinará si hay razón en la queja y si el periódico se equivocó o si, por el contrario, el periodista cumplió profesionalmente con su labor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.