SÍMBOLOS ASTROLÓGICOS ALREDEDOR DEL NÚMERO TRES

SÍMBOLOS ASTROLÓGICOS ALREDEDOR DEL NÚMERO TRES

Hoy analizaremos los símbolos más corrientes en astrología a partir de nosotros mismos y tratando de dar una definición resumida de cada uno de ellos.

02 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Cada uno de nosotros está compuesto por materia, espíritu y alma; pero definición tan traqueada puede dar motivo a malos entendidos si no tratamos de visualizarla de una forma más sencilla.

Si tomamos el ejemplo de la grabadora, la materia es el aparato en sí, la máquina; el espíritu son las pilas o energía que va a mover dicha máquina y el alma es como lo que quedó grabado en el aparato y que está representado por el casete. Como quien dice, quito o saco el casete de la máquina y lo que le ocurra a la materia es bien diferente de aquello que le pueda suceder al casete, que entre otras cosas puedo introducirlo en otra grabadora, es decir: en lugar de decir que nos quitamos la ropa, lo que debemos decir es que le quitamos nuestro cuerpo a la ropa, porque el vestido se queda en este planeta y el alma se va, o el vehículo permanece y el chofer se baja de él, o la grabadora se queda y el casete lo retiramos.

Pues bien, en astrología la materia se representa como una cruz (+); la energía o espíritu, como un círculo (O) y el alma o lo que grabamos en el casete, como una media luna. Con la cruz, el círculo y la media luna se dibujan todos los planetas y luminarias del zodíaco.

Pero antes de llegar a esa información, debemos profundizar un poco más en el asunto de la materia, la energía y el alma, pues pasar así de rápido sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no es correcto.

Todo en esta vida se mueve con base en tres energías: creación, conservación y destrucción. O es que acaso cuando respiramos no inhalamos, retenemos y espiramos? Y, cuando comemos, no hacemos ingestión, digestión y excreción? Pues es así como hay igualmente tres fuerzas en astrología: la fuerza creadora, la fuerza mediadora y la fuerza material, que es lo que en algunas culturas conocen como afirmación, preservación y negación, o en el sofismo como activo, neutralizante y pasivo.

Lo activo es todo aquello que queremos hacer; lo pasivo, todo aquello que se opone a dicho propósito y lo neutralizante, aquello que nos da fuerza para poder unir la primera fuerza con la segunda y lograr nuestro propósito.

Ejemplo de ello son arriba, en medio, abajo, o caliente, tibio, frío. En astrología, el representante de la energía activa o creación es el Sol, que se identifica como un círculo con un punto en el medio (O); el de la energía o fuerza neutralizante, la materia, la cruz con sus cuatro elementos, y de la fuerza de negación, la Luna. Siempre son tres fuerzas distintas con un solo objetivo verdadero: no olvidar, y es para eso que sirven las grabadoras: para grabar y poder recordar después o en el momento. Sol, Tierra, Luna, una trilogía interesante; pero si tenemos en cuenta que la Tierra es el representante de un mismo nivel de Ser que son los Planetas y en cierta forma superior a la Luna o Lunas, tendríamos que decir Sol, Planetas, Luna; he allí aquello que conforma primordialmente nuestra Carta de Navegación Astral: las tres fuerzas, las mismas Sal, Azufre y Mercurio de los alquimistas cuyo objetivo era transformar el plomo (Saturno) en oro (Sol), es decir, el gusano en mariposa.

En nuestra carta astral, el triángulo más importante es aquel formado por la posición del Sol, la Luna y el Ascendente, que es el signo que sale en el horizonte oriental en el momento en que nacemos en algún lugar de la Tierra. Con el primero estudiamos nuestra voluntad; con el Ascendente, nuestro Ser y con la Luna, cómo Funcionar.

Por ello decir que somos de un signo determinado no basta para conocer de astrología, pues con esto tan solo estamos diciendo que el Sol está en tal o cual signo y nada más. El Sol es nuestra carta, es como la deidad; el ascendente (que es en este caso el representante de la Tierra) es la vida y la Luna viene a ser como la materia.

No debemos confundir el simbolismo de la Luna y la Tierra pues están en diferentes escalas; al fin y al cabo, la Luna depende de la Tierra y esta, del Sol.

Siempre entre nosotros y lo externo hay un intermediario; por decir algo: entre el Yo Interno y el mundo exterior está nuestro cuerpo, con el cual nos movemos en dicho mundo. O que entre el hombre y los objetos externos que quiere adquirir normalmente está el dinero. Y así podríamos llegar a un sin fin de ejemplos donde los representantes del Padre, el Espíritu Santo y el Hijo se van sucediendo uno tras otro.

La astrología no tiene por qué estar separada de ello, pues ya vimos que así como en el Gólgota había tres cruces, en el Zodiaco están la cruz Cardinal, la Mutable y la Fija. Siempre que encontremos esas tres fuerzas vamos a lograr un cuarto resultado si las ponemos a funcionar en el orden que son. En esta oportunidad tan solo les voy a dar un ejemplo: hombre y mujer para que sean padre y madre se necesita que tengan un hijo. Es decir, el hombre y la mujer no son familia, pues para que esta exista se necesita que existan tres fuerzas: padre, hijo y madre, y así con una cuarta fuerza llamada familia, que es aquello que continuará en el tiempo a pesar de que padre y madre mueran. Y ateniéndonos a la frase de Cristo que más o menos dice que cualquiera que haga la voluntad del Padre es familia suya, la cosa se nos pone en términos cósmicos y por lo tanto astrales, pues somos hijos del Sol, como dirían las Incas y muchas otras culturas antiguas.

Cuál fue el problema? Que se nos olvidó y eso es en pocas palabras lo que Mufasa le dice al Rey León: Se te olvidó tu origen .

Recuerden escribir al apartado aéreo No. 58646.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.