LO QUE VIENE DESPUÉS DE LA ABSOLUCIÓN

LO QUE VIENE DESPUÉS DE LA ABSOLUCIÓN

Si la Cámara no da una sorpresa, el dilema es qué puede pasar después de la absolución.

02 de junio 1996 , 12:00 a. m.

La siguiente es una síntesis de las principales alternativas que se están manejando en el Congreso, en el Gobierno y en sectores empresariales.

Escenario 1. Samper absuelto busca un gran acuerdo. Lo primero que hace el Presidente es un acto de contrición. Dirá que pecó por omisión y que tiene una inmensa responsabilidad que debe enmendar. La expiación de la culpa no llega hasta la renuncia.

Esta actitud será diferente a la que tuvo en diciembre pasado cuando Heyne Mogollón y la Comisión de Acusación lo absolvieron por primera vez. Entonces hubo triunfalismo.

Sobre su arrepentimiento Samper buscará un gran acuerdo con todos los actores de la crisis.

Lo primero que tiene que amarrar es el Partido Liberal. Y eso significa acuerdos con Humberto de la Calle, Juan Manuel Santos y los sectores independientes del liberalismo en el Congreso.

Luego los buscará con los conservadores. Ya lo ha logrado con los llamados lentejos que dicen tener más de la mitad de ese partido.

Escenario 2. La materia del acuerdo. Las propuestas serán fundamentalmente cinco: lucha contra el narcotráfico, paz y orden público, economía y salto social, reforma política y pre acuerdo de reglas de juego para el 98.

En estos puntos ya viene trabajando el sector samperista del liberalismo. Y lo hace en el mismo tono que Samper: sin triunfalismos. Nada de el Presidente será absuelto y punto .

Puede que en esta fase de la discusión se abra un nuevo escenario, y es que Samper proponga el acuerdo y deje para lo último el tema sobre quién lo ejecuta: si él mismo, Humberto de la Calle o un tercero.

Cada punto es un micro mundo de acuerdos. Lucha contra el narcotráfico, por ejemplo, puede ser el desmonte de la ley de sometimiento a la justicia.

Reglas de juego puede ser el desmonte de la inhabilidad (todavía no muy clara, según sus amigos) para que De la Calle sea candidato en el 98.

Reforma política es toda la entelequia sobre financiación de campañas ( para que eso no vuelva a ocurrir ) y Estatuto de la Oposición.

Escenario 3. La base del acuerdo es la gobernabilidad. Como consecuencia del acuerdo (o quizá como condición) Samper desamperiza el Gobierno.

Se queda con dos o tres ministros propios, manda a los viceministros y asesores al exilio diplomático y el resto lo cede a quienes se monten al tren.

El Ministerio de Defensa, para un militar; representación en el gabinete de las principales fuerzas del Congreso, de los aspirantes presidenciales, de los empresarios.

Tener participación burocrática en los próximos dos años puede ser la tabla de salvación de muchos actores de la política para poder llegar con oxígeno a las próximas elecciones. Pero no tenerla también puede ser importante para que otros actores tomen distancia del Gobierno y lleguen, justamente por eso, con oxígeno a las próximas elecciones.

Pero ambos bloques pueden estar metidos en el acuerdo sobre reformas políticas, manejo de la economía y del gasto social y unidad en la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico. Es decir, como tanto planteaba Alvaro Gómez, un acuerdo sobre lo fundamental .

Escenario 4. Samper no logra el acuerdo y convoca a la consulta. Si al final de tanta retórica no funciona el acuerdo de unidad nacional (no entran los militares, ni los sectores fuertes del conservatismo, ni los empresarios), ni tampoco el acuerdo de unidad liberal (no entran Santos y De la Calle), entonces el Presidente saca el as de la consulta popular.

Partiría de la base de que jurídicamente es un Presidente absuelto y lo que queda es un problema político que sólo se resuelve en las urnas.

Escenario 5. Espantar el coco de la crisis económica. Esta meta, como dicen los especialistas, no depende de que se firme en la Casa de Nariño un documento que diga ahora sí vamos a crecer al 6 por ciento, bajarán las tasas de interés, crecerá el empleo, aumentarán las exportaciones etc. etc. .

Pero si están unidos empresarios, partidos y Gobierno se puede restablecer un clima de confianza que es fundamental en el manejo interno y decisivo en las negociaciones internacionales.

Escenario 6. Ningún acuerdo funciona porque la crisis ya no es interna. Esta es, quizá, la más delicada de todas las alternativas.

Parte de la base de que el Gobierno colombiano está debilitado en el ámbito internacional y no hay acuerdo interno que lo haga levantar cabeza.

La presión de los Estados Unidos cada vez más abierta, la incertidumbre que generan las posibles sanciones y el creciente desprestigio en la comunidad internacional minan la confianza de quienes creen que el asunto se arregla con un acuerdo interno.

Escenario 7. La larga agonía en que nada pasa. En síntesis, Samper busca acuerdos pero el radio de acción no va más allá de quienes ahora lo acompañan. La presión internacional no alcanza a tumbarlo (o en el fondo no le interesa), la economía se resiente pero tampoco conduce a la catástrofe, Samper propone la consulta pero no hay manera de hacerla y la división interna se agudiza aun más.

Es un escenario en el que el país se debilita tremendamente en lo interno (básicamente frente a los nuevas sociedades de narcotraficantes y de narcoterroristas) y frente a la guerrilla que no cesa en su accionar.

Y se debilita también en el ámbito internacional: en las negociaciones de bloque regional y frente a los Estados Unidos.

Un río revuelto en el que cualquiera puede pescar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.