Mujeres que abrieron sus alas para cumplir un sueño

Mujeres que abrieron sus alas para cumplir un sueño

María Parra cuenta con orgullo que ya validó su primaria y ahora lo hace con el bachillerato; además, que pasó de aseadora a ser jefa de cocina de la Cooperativa Copevisa, donde ella y tres personas más preparan los alimentos que esta organización vende al Hospital de Usaquén.

07 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Esta mujer, madre de cuatro hijos y con algo más de 50 años, es un vivo ejemplo de lo que desde hace casi dos décadas está realizando Copevisa, una organización que nació de la aventura de unas misioneras españolas y que esta semana fue objeto de varios reconocimientos públicos al recibir el primer puesto del ‘Premio Cívico por una Bogotá Mejor’.

“Nuestra meta es que las mujeres dejemos de estar en desventaja –explica Alba Luz Rincón, representante de la organización–. Que nos demos entre todas un empujoncito para abrir las alas y echar a volar. Con nuestros sueños podemos sacar adelante a nuestros hijos”.

La historia de Copevisa comenzó, y sigue siendo, en los cerros de Usaquén a donde llegaron las españolas. “Vinimos a ayudar a estos barrios, que carecían de acueducto, alcantarillado, calles y vivienda. Iniciamos con un grupo de 30 mujeres que aprendieron confección y peluquería”, recuerda María de Jesús Viejo.

Además de la formación, lograron conseguir una donación de 7 millones de pesos, los cuales dividieron entre 14 familias para comprar materiales y entre todos construyeron sus viviendas.

Proyectos para 17 barrios Desde entonces, el principio de este grupo de mujeres, que hoy son 32 (la mayoría cabeza de familia), ha sido examinar las necesidades de la zona para crear proyectos que beneficien a los habitantes de los 17 barrios que componen la localidad de Usaquén.

Por eso se las ve como hormigas laboriosas caminando por las montañas que rodean la localidad. Unas van a atender a los niños que están en la biblioteca haciendo sus tarea; otras les leen cuentos y otras más los acompañan en el refuerzo escolar o van a las clases a validar sus estudios.

Eso solo ocurre en una de las tres sedes que tiene la or-ganización. En las otras, mu-jeres como María trabajan en microempresas de tejido y confección y en la de produc-ción de alimentos y siembra de plantas, actividad que llevan a cabo en su vivero.

Unas ‘berracas’ Precisamente por esa ges-tión, el ‘Premio Cívico por una Bogotá Mejor’, que entregan cada año la Dirección de Responsabilidad Social de EL TIEMPO, Consorcio para el Desarrollo Comunitario y las fundaciones Plan, Corona y Banco de Tiempo, les dio el máximo reconocimiento.

En total, 80 iniciativas de la comunidad se presentaron a este galardón que, desde hace 11 años, destaca la labor que realizan la comunidades, esas que no se quedan cruzadas de brazos esperando a que las autoridades les solucionen sus problemas, sino que, por su propia cuenta, mejoran sus condiciones de vida.

Copevisa recibió 13 millones de pesos y la capacitación que les darán las entidades socias del premio para que se fortalezca como institución.

“Tiene una mirada integral de la realidad y por lo tanto los proyectos que formula son de carácter integral –señalaron los jurados–. Igualmente, ha sabido aprovechar las oportunidades institucionales públicas y privadas, afianzando lazos de cooperación y generando vínculos de solidaridad”.

Ellos se refieren a que estas mujeres han conseguido apoyo para sus sueños.

Por ejemplo, Cafam les dio las cartillas y la metodología para que jóvenes y adultos validen sus estudios, y el Fondo de Desarrollo Local les financia el proyecto de prevención de violencia contra la mujer.

Como socia de Copevisa, María se ha beneficiado de varias de estas iniciativas que ella y sus compañeras han ideado. “Me siento bien porque pertenezco a un proyecto que beneficia a la comunidad”, dice.

conjer@eltiempo.com.co -Diez experiencias ganadoras Cooperativa Copevisa, primer puesto: 13 millones de pesos.

Grupo Banco de Semillas, segundo puesto: 11 millones.

Cabildo Muisca de Bosa, premio a la innovación y 9 millones de pesos.

Sistema de Emisoras Radiales Estudiantiles de la Zona Octava- Serez 8.

Biblioteca Pública y Comunitaria Las Mercedes de Suba.

Villa Rosita está de Lectura y Conocimiento.

Como Pez en el Agua.

Asociación Grupo de Apoyo Semillas de Antaño.

Red de Mujeres de la UPZ 89.

Fundación Cultural Viento y Libertad.

Tendrán un acompañamiento técnico durante un año del Banco de Tiempo, de la Fundación Colombia Presente y del Consorcio para el Desarrollo Comunitario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.