TORRE Kennedy: ¿cáncer interesa más que política?

TORRE Kennedy: ¿cáncer interesa más que política?

Entre las cosas que han generado sorpresa en esta época de convenciones políticas partidistas en Estados Unidos ha sido la presencia del senador Edward Kennedy (de 76 años). Pocos pensaron que asistiera a los recientes actos políticos, pues, por razones de salud, se trata de una figura casi desaparecida del escenario parlamentario. No obstante, justamente hizo una aparición dramática y conmovedora en la reunión del Partido Demócrata el lunes 25 de agosto, en Denver (Colorado).

07 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Ya se sabe de los patéticos dramas que ha sufrido en carne propia esta familia, empezando por el asesinato del presidente John F. Kennedy, al igual que el homicidio de su hermano Bobby, y enfermedades y muertes de varios miembros de siguientes generaciones.

Aun cuando Ted ha sufrido personalmente otros episodios penosos, como el accidente de tránsito en el que murió ahogada Mary Jo Kopechne, nada de esto lo ha enterrado en la memoria de sus compatriotas, quienes –por el contrario– siguen manteniendo sus simpatías hacia una estirpe cargada de historia desde mediados del siglo 20 y todavía hoy en pleno siglo 21.

Además, la familia Kennedy ha sabido defender los valores del liberalismo y de la democracia en un país imperial e imperialista, en el que las fronteras partidistas están bastante demarcadas, aunque concuerden sobre eso que Álvaro Gómez denominaba “acuerdo sobre lo fundamental”; aun así en ese país no existe esa identidad generalizada que prevalece en otras democracias, donde las similitudes de las colectividades políticas son cada vez más mayores.

Simultáneamente con la noticia del tumor cerebral que acosó a Ted Kennedy, recientemente han surgido noticias indirectamente relacionadas con el tema.

El protocolo tradicional de cirugía, quimioterapia y radioterapia se complementa cada día con innovaciones tanto quirúrgicas como medicinales. EL TIEMPO publicó recientemente el triunfo del láser contra tumores en el cerebro, éxito que los franceses logran por primera vez al destruir metástasis tumorales en el complejo órgano. Esta cirugía, como otras estereotácticas ya existentes, permite una experiencia ambulatoria para el paciente, y se practica sin necesidad de anestesia general.

En ocasiones anteriores resalté el libro de David Servan-Schreiber Anticáncer, que curiosamente ha tenido un exitoso proceso de ventas como hasta hace poco no se registraba a nivel periodístico ni bibliográfico. El libro se enfoca en recomendar la alimentación para evitar el desarrollo del cáncer y su prevención, y describe además la historia política contemporánea y su influencia en el desarrollo de la salud.

Volviendo al discurso que presentó Ted Kennedy en la Convención Demócrata, hizo énfasis en lo que él llama una “nueva esperanza”, obviamente para el público al hacer referencia a su realidad personal inmediata, pero que enfocó en insistir, como siempre lo hace, en crear un sistema de salud público para todos los ciudadanos de su país, un servicio “decente y de calidad como un derecho fundamental y no como un privilegio”.

Hay que recordar que el primero en apoyar abierta y públicamente la candidatura de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos fue Kennedy, que vio en él todas las características que considera esenciales para llevar al país hacia la renovación y la esperanza. Difícil de creer que la nación más desarrollada del planeta no tenga un servicio de salud pública para su gente, cuando tantos otros sí lo han logrado y desde hace mucho tiempo.

Antes que las revelaciones médicas –que son seductoras para muchos pero no necesariamente apasionantes para todos, a pesar de vivir hoy un constante, febril e incontenible desarrollo–, los políticos siguen siendo protagonistas y mensajeros de las novedades científicas. En conclusión, pese a las enfermedades que los aquejan, como el cáncer, no han logrado sepultar el protagonismo mediático de los dirigentes aun cuando lleven el apellido Kennedy

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.