Talleres de pintura y centros de servicio pasan al tablero

Talleres de pintura y centros de servicio pasan al tablero

El taller de patio con el piso pavimentado en grasa y el mecánico con traje impermeable y brillante por acción de esa misma mugre quedaron en el olvido.

06 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Ahora, los centros de servicio se preocupan por brindar una mejor atención, mantener una imagen pulcra y seria, y no fallarles a los clientes en los tiempos de entrega y la calidad del trabajo.

Sin embargo, no todos cumplen con los verdaderos estándares que se requieren para que el servicio sea óptimo, tanto desde el punto de vista técnico, como el operativo y de trato con el cliente.

Desde hace varios años, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial, Cesvi, cuenta con un programa para evaluar y certificar los talleres que cumplan con ciertos requisitos. Tal programa se conoce como Plan de Clasificación de Talleres (PCT).

El informe emitido por Cesvi se complementa con un estudio de prioridades para que el taller sepa qué acciones debe implementar y cuáles son las más importantes.

El informe analizó 252 talleres ubicados en cuatro zonas geográficas del país. De las áreas evaluadas, la de gestión es la que requiere mayor esfuerzo.

Adicionalmente, el estudio dice que aún se presentan fallas en la capacitación del personal, que podrían redundar en deficiencias para garantizar la calidad del producto y el aprovechamiento óptimo de los recursos.

Entre otros resultados, el informe concluye que los talleres especializados y los que manejan todas las marcas están muy parejos en puntuación, aunque los centros de servicio de los concesionarios presentan una leve ventaja debido a las exigencias por parte de las marcas de automotores.

Qué debe buscar Un usuario común y corriente debe mirar con atención el taller al que va a llevar su carro. El trato que le dé la primera persona al recibirlo da una primera impresión de qué tan preocupado ha estado el establecimiento por mantener un nivel alto en atención al público.

Las instalaciones son otro primer vistazo. Unos pisos limpios y bien demarcados, con pintura azul o gris y líneas amarillas es un signo de que hay preocupación por el orden y la seguridad industrial.

El aspecto de todos los empleados, incluidos los jefes de taller y los mecánicos, dan una idea de cómo se trabaja allí.

Aunque no todos los usuarios tienen por qué saber sobre tecnología, maquinaria y procesos en un taller, hay detalles que puede buscar visualmente para quedar más tranquilo; por ejemplo, una cámara de lavado, antes de seguir al área de servicio es una excelente señal, pues quiere decir que el proceso de desarme y reparación comienza con un buen lavado del vehículo, que debe hacerse de manera profesional. Puede preguntar, por curiosidad, si también le entregan el carro lavado después del arreglo.

Después de eso, los bancos, las herramientas y los sistemas neumáticos e hidráulicos se pueden ver a simple vista. Recuerde que el cincel y el martillo para aflojar o apretar cualquier tipo de tuerca están mandados a recoger y que su lugar lo deben ocupar las herramientas especializadas para la marca y el modelo de su vehículo.

Lo demás queda a juicio del usuario, después de que le terminen el trabajo, en los tiempos acordados, con una garantía sobre la mano de obra y los repuestos, y el buen trato durante el proceso.

.

Lo más destacado del informe 1. Se encontró tecnología disponible pero subutilizada y sin el mantenimiento adecuado.

2. La mejora de los talleres se debe más a la decisión gerencial de rediseñar y estandarizar los procesos (tiempos y movimientos), que a la adquisición de equipos.

3. El PCT ha logrado un mejor aprovechamiento de la infraestructura existente.

4. La capacitación de los operarios ahora hace parte del presupuesto de inversión y por ello se ha mejorado la calidad, la eficiencia y la productividad (aunque según el mismo estudio, aún falta por mejorar en este aspecto). También se disminuyó el ausentismo de los empleados gracias a que se presentan menos accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

PUNTOS IMPORTANTES, SOBRE TODO EL DE LA PINTURA El área de pintura es crítica en un taller de colisión, pues es el único trabajo que el propietario del vehículo puede apreciar en toda su extensión y, por consiguiente, debe ofrecer altos niveles de calidad.

Adicionalmente, es el área del taller en donde se generan mayores tiempos muertos para los operarios y donde se genera el mayor consumo de materiales, los cuales, si no se controlan, se convierten en un verdadero desangre para la organización.

Para disminuir esos tiempos muertos los talleres se han vuelto más eficientes y productivos. Dice Cesvi que los talleres en etapa de certificación presentan un mejoramiento constante pero bastante lento.

En el aspecto electromecánico, Cesvi evalúa desde la óptica del apoyo que debe prestar al servicio de reparación de colisiones para realizar desmontes y montes de elementos eléctricos, electrónicos y mecánicos del vehículo.

El resultado muestra que los rangos de clasificación son muy dispersos y esto ha sido constante en todas las etapas de la evaluación.

El área de enderezado, que comprende las operaciones de medición y estiraje, es de gran importancia para el taller, en especial cuando se reparan golpes fuertes, en donde normalmente se pierden medidas de chasís y de carrocería.

Para ello, maquinaria y software permiten volver cualquier carro a sus medidas originales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.