Escuela de Artes y Oficios en tiempos de patrimonio

Escuela de Artes y Oficios en tiempos de patrimonio

Alberto Escobar, director de la Escuela de Artes y Oficios de Bogotá, solo trabaja con jóvenes que han salido de la violencia.

06 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

A ellos –cien en total– les enseña construcción, restauración, carpintería, a hacer papel a mano y trabajar textiles.

Y en el mes del patrimonio su trabajo se hace más significativo, por cuanto estos muchachos no solo están aprendiendo a restaurar las construcciones y objetos antiguos, sino a recuperar la cocina tradicional del país.

Con el apoyo del Gobierno español, el Instituto Distrital de Patrimonio y la Alcaldía, el objetivo, “además de enseñarles un oficio que les solucione su vida, es que la Escuela genere sus propios recursos y se vuelva sostenible”.

Por eso, el almuerzo de los empleados lo hacen los alumnos de cocina y es pagado por estos. Los estudiantes tienen subsidio alimentario y un apoyo de dinero mensual.

“Además de enseñarles, les generamos lazos con la ciudad. Tienen problemas afectivos, estuvieron en la guerra desde niños y necesitan sentirse unidos a algo. Los oficios que les enseñamos tienen connotaciones de delicadeza, durabilidad y perfección. Eso los lleva a aprenderlos bien”, dice. En el 2009 saldrán las primeras promociones.

Milton Díaz / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.