EL ATRACO SE SUBIÓ A LOS BUSES EJECUTIVOS

EL ATRACO SE SUBIÓ A LOS BUSES EJECUTIVOS

Era como la 1:30 de la tarde cuando se montaron los tres hombres al bus. Al chofer lo amenazaron para que entregara el producido del día y a las señoras y a mí empezaron a manosearnos. Uno de ellos me arrancó la camisa y el brasiere de un aruñetazo y me botó al piso; mientras tanto a las señoras les rasgaban las medias veladas para tocarlas.

01 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Este es el testimonio de una joven universitaria que tomó un bus ejecutivo el pasado martes 21 de marzo en la carrera 7a. con calle 32.

Según cuenta la joven, cuando se subió, se sentó en la mitad del ejecutivo al lado de señoras vestidas de sastre, de unos 40 años de edad y hombres mayores. En total no había más de diez pasajeros. Cuando los tres asaltantes se subieron, el más fornido se hizo adelante para amenazar al chofer y los otros se fueron para atrás peleando por decidir cómo se repartirse el dinero.

Después empezaron las amenazas a las mujeres que les imploraban que no las tocaran, porque ellas podían ser la mamá de cualquiera de ellos , dijo la joven.

El conductor, asustado, les decía que no le dispararan porque les iba a entregar todo lo que tenía. En medio de los sustos y gritos, el bus se fue contra unos agentes de tránsito.

Los agentes, debido a la infracción, salieron a perseguir el vehículo. Mientras tanto los asaltantes gritaban no vaya a parar o a abrir la puerta . Finalmente, los de Tránsito descubrieron que se trataba de un asalto y forcejearon hasta entrar al ejecutivo. Detuvieron a la banda pero, según la joven, en todo el trayecto no se apareció ni un solo policía.

En la Secretaría de Tránsito confirmaron que los tres agentes se hicieron cargo del caso, pero aclararon que ellos no están habilitados para hacer detenciones, razón por la cual los delincuentes debieron ser llevados a la policía, pero no especificaron a qué estación. Tampoco suministraron los nombres de los agentes, argumentando razones de seguridad.

Por su parte, en la Policía Metropolitana afirmaron que no tenían conocimiento de este atraco y señalaron que para hacer una captura los individuos deben estar en flagrancia o las víctimas deben hacer un denuncio formal.

Aunque a lo largo de este año los operativos realizados por la policía han llevado a la captura de 33 asaltantes de buses, y de 17 atracos reportados hay capturas en 11 casos, algunas empresas aseguran que los asaltos son permanentes. Según la policía, el problema es que la gente no denuncia.

La empresa de buses Amarillos y Rojos, por ejemplo, registra cinco atracos a la semana.

Modalidades de robo Según el encargado de recibir las denuncias en una de las empresas consultadas, son dos las modalidades de hurto. La de los carteristas y raponeros que trabajan en las horas pico y la de los atracos con amenaza al conductor que se producen cuando los buses van medianamente desocupados.

Los carteristas se montan de 7 a 8:30 de la mañana, al mediodía y de 5:30 a 7 de la noche y aprovechan el tumulto para sacar billeteras y robar relojes y cadenas. Estos hombres toman el bus en la calle 24 al frente de los cinemas y roban hasta que el colectivo llega a la carrera 4a. con Avenida Jiménez, donde se bajan.

Los atracos a mano armada se producen, según este empleado, a las 9 de la mañana, de 3 a 5 de la tarde y en la noche después de las 8.

Casi siempre usan como señuelo a una mujer que es la que hace la parada al frente de la biblioteca Luis Angel Arango. Después tres hombres suben corriendo y le ponen un cuchillo en el cuello al conductor y le dicen que siga manejando, mientras roban a los pasajeros. Cuando es muy tarde y el conductor va solo, le quitan las ganancias del día , agregó.

Según la empresa de buses Unión Colombiana de Transportadores, a ellos los atracos se los han hecho cuando llegan a la estación de San Benito, lugar donde en una sola noche les atracaron cinco buses.

Por qué no se denuncian los atracos? Pese a que muchos atracadores de buses son reconocidos, pocas son las denuncias que se hacen y los conductores que se atreven a señalarlos reciben amenazas.

En algunas oportunidades cuando un conductor va manejando e identifica a los atracadores, cierra la puerta y arranca para evitar el robo.

En estos casos, según algunos transportadores, si uno de los asaltantes alcanza a subirse al bus y se queda dentro, este se arroja por una de las ventanas y después toma un ladrillo que arroja contra el vehículo, como venganza.

Algunos transportadores también han descubierto las madrigueras o escondites de las bandas. Según ellos, se ocultan en los ranchos viejos que no han terminado de tumbar entre carreras 4a. y 6a. con calle 5a, hasta la Plaza de las Cruces, ubicada en la calle 2a. entre 7a y 8a.

Cuando los conductores denuncian, luego vienen las amenazas. Debido a estas son seis los conductores que trimestralmente abandonan su trabajo en la empresa Buses Amarillos y Rojos.

La Policía Metropolitana asegura que actualmente está estudiando la creación de una red de apoyo para evitar este delito.

Según la institución, esta red contará radios de comunicación, teléfono celular y beepers que permitan mantener contacto permanente entre los transportadores y la policía.

Por otra parte, según el encargado de manejar este programa, ya se han realizado varias reuniones con los transportadores para estudiar estrategias conjuntas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.