Escasez de gas y comida en Bolivia

Escasez de gas y comida en Bolivia

Las protestas que adelantan los opositores al gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, mantienen al país al borde de una crisis energética y alimentaria.

06 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

La escasez de gas licuado de petróleo y diésel comenzó a hacerse evidente en las zonas gasíferas de las regiones de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija –vecinas de Paraguay y Argentina–, donde las carreteras permanecen bloqueadas desde el lunes de la semana pasada.

En poblados como los petroleros Camiri y Villamontes hay escasez de alimentos y un inusitado aumento de precios en los productos básicos de la canasta familiar.

En la ciudad de Santa Cruz, de 1,4 millones de habitantes, el transporte público está semiparalizado por la falta de diésel y la provisión de carne vacuna a los Andes de Bolivia, desde el departamento amazónico de Beni, su principal proveedor, también estaba en duda.

Tarija, capital del departamento del mismo nombre, es hasta ahora la ciudad más afectada por la falta de gas licuado. La paradoja es que esta provincia concentra las mayores reservas de gas del país y de Suramérica, estimadas en 1,36 billones de metros cúbicos.

Según canales privados de TV, el bloqueo de las carreteras ha provocado que se suspenda toda importación de gasóleo en carros cisterna procedentes de Argentina, que sirve para mover la maquinaria agroindustrial de Santa Cruz, motor de la economía boliviana. Beni y Pando (otras dos regiones opositoras), también se sumaron a los cortes de carreteras.

Según el presidente Morales, las protestas opositoras surgen tras su fracaso al intentar empujar a las Fuerzas Armadas a un “golpe de Estado”, aunque no precisó cuándo habría ocurrido ello ni en qué circunstancias.

Mientras tanto, el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) planteará en el Congreso de Bolivia una ley de convocatoria a un referendo para aprobar la polémica nueva Constitución, a finales del 2008.

El lunes pasado, la Corte Nacional Electoral decidió frenar las consultas, que Morales convocó por decreto para el 7 de diciembre, con el argumento de que debe existir una ley emanada del Congreso para que se lleven a cabo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.