Bloqueos de carreteras en Bolivia

Bloqueos de carreteras en Bolivia

Los dirigentes de las cinco regiones bolivianas enfrentadas al presidente Evo Morales (Pando, Beni, Tarija, Santa Cruz y Chuquisaca), iniciaron ayer bloqueos de carreteras para que Morales les restituya unas transferencias provenientes de los impuestos petroleros (suspendidas en enero), modifique su proyecto de Constitución y reconozca sus estatutos de autonomía, aprobados en referendos que el gobierno de La Paz considera ilegales. Al mismo tiempo, sindicatos campesinos y obreros cercanos al presidente indígena, anunciaron marchas en su defensa.

05 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

El clima de tensión en Bolivia vuelve a estar a punto de ebullición. Los prefectos (gobernadores) y líderes cívicos de los cinco departamentos, que concentran casi el 50 por ciento del PIB boliviano, anunciaron que los bloqueos se extenderán por al menos 72 horas.

Los bloqueos de Santa Cruz interrumpieron la comunicación entre esa región –la más rica del país– y la vecina de Cochabamba (centro) y Chuquisaca (sur), aunque de momento no está previsto que se extiendan a la frontera con Brasil.

En poblados del Chaco, donde arrecian los bloqueos, surgieron quejas de que el gas propano y la gasolina comenzaban a escasear, mientras la Fuerza Aérea Boliviana anunció que iniciará puentes aéreos para movilizar a los pobladores bloqueados por los cierres de rutas.

Con el fin de evitar que la situación se haga más crítica, el Gobierno aprobó ayer un decreto para descontar de las cuentas prefecturales el costo de las reparaciones por daños que provoquen los grupos opositores en sus protestas.

“Los gastos que demanden la reparación de daños provocados por estos actos de vandalismo serán financiados con recursos que les pudieran corresponder a las prefecturas de cada departamento”, señala el decreto, leído por el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada.

En medio del conflicto, sindicatos campesinos y obreros oficialistas decidieron efectuar sendas marchas para cercar la ciudad de Santa Cruz y al Congreso en La Paz, al que quieren obligar a aprobar una ley de convocatoria a referendo para validar la Carta Magna, redactada por una Asamblea Constituyente constrolada por partidarios del presidente Morales, en noviembre del año pasado.

“Las marchas comenzarán en dos semanas”, anunció el líder de los campesinos bolivianos y dirigente del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), Isaac Avalos.

En Santa Cruz, mientras tanto, las casas de un diputado muy crítico con el prefecto de Santa Cruz y de un dirigente sindical oficialista fueron incendiadas parcialmente sin que hubiera heridos, informó el comandante local de la Policía de Bomberos, coronel Víctor Rocha.

Los incidentes han enrarecido el clima político de Bolivia, sumida en una fuerte crisis desde mediados del año pasado por dos visiones encontradas de país: la oficialista, que defiende un modelo estatista y centralista, y la opositora, que la rechaza y pide una Bolivia de autonomías, más descentralizada.

''Los prefectos del fascismo en Bolivia lanzaron prácticamente una declaración de guerra: llamaron a trancar todas las carreteras”.

Hugo Chávez, en defensa de su par boliviano, Evo Morales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.