Palin sacó las uñas en la Convención

Palin sacó las uñas en la Convención

Intentado sacudirse un poco de los escándalos que la han rodeado en los últimos días, la candidata a la vicepresidencia por el Partido Republicano, Sarah Palin, aceptó anoche, formalmente, el nombramiento y se fue lanza en ristre contra el senador Barack Obama y las “vacas sagradas” de Washington, que la han atacado sin piedad por su aparente inexperiencia política y otros aspectos de su vida privada. (VER CUADRO: PERFIL SARAH PALIN)

04 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

“He aprendido en los últimos días que si uno no es miembro de la élite de Washington, algunos en la prensa consideran que el candidato carece de cualificaciones solo por eso. Pero yo no voy a Washington para recibir su buena opinión, voy para servir a la gente de este país”, dijo en uno de los discursos más esperados de la Convención Republicana en St Paul (Minnesota).

Palin pintó a Obama –el rival demócrata de cara a las presidenciales de E.U. en noviembre– como un hombre preocupado por su propia gloria, dispuesto a ceder ante terroristas y negociar con los grandes enemigos de E.U.

La gobernadora de Alaska utilizó su momento ante la audiencia nacional para presentarse como una madre común corriente de un pequeño pueblo, comprometida con levantar a sus cinco hijos y una vida al servicio de la comunidad. Además, aprovechó para introducir a los miembros de su familia, entre ellos, Bristol, su hija de 17 años que tiene cinco meses de embarazo y que se apareció, tomada de la mano, con su novio y supuesto padre del niño.

Palin, y poco antes el ex alcalde de Nueva York, Rudy Guliani, se mofó de la experiencia de Obama como “organizador comunitario”, el único cargo público que desempeñó antes de alcanzar el Senado en el 2006. Guliani, por su parte, sacó todo un arsenal para acusar a Obama de ser un “líder timorato” en política exterior que cambiaba de posición como una veleta.

“Te tengo un consejo, Obama: la próxima vez que tengas dudas, llama a John McCain (el candidato republicano)”, dijo Guliani que arrancó muchas risas y aplausos. En contraste, el senador de Arizona fue presentado como un líder independiente y experimentado, portador de “la verdadera bandera de cambio” en esta estas elecciones.

Orador tras orador hicieron hincapié en que si bien Obama había hecho del “cambio” un eje de su carrera, tenía poco o nada que mostrar salvo bonitas palabras e inspirados discursos.

“Obama es un hombre elocuente. Pero la elocuencia no es sustituto para un récord y menos para los momentos tan difíciles que vivimos”, dijo Joe Liberman en una frase que debió doler mucho, pues este senador hace parte del Partido Demócrata.

Más aún, y quizá buscando tomar distancia con la actual administración de George W. Bush, los asistentes a la convención destacaron el espíritu independiente que siempre ha caracterizado a McCain en su vida pública.

Bajo el lema “el país primero”, los participantes describieron a McCain como un político que ha realizando alianzas con la oposición cuando el interés nacional ha estado de por medio y hasta en desafío del establecimiento republicano.

Interesante estrategia que provocó muchos cuestionamientos en la prensa de E.U. De acuerdo con el Washington Post, si bien ese era el perfil que identificaba al McCain de la campaña del 2000 y en su accionar en el Senado, es muy distante del actual candidato, que optó por acercarse al presidente Bush y a la base más conservadora del partido para garantizar su nominación.

Apoyando decididamente, por ejemplo, la guerra en Irak y el recorte de impuestos, y oponiéndose a un proyecto de ley que el mismo apadrinó y que buscaba legalizar a los inmigrantes. Ahora, que ya tiene el cargo el bolsillo, pretende sacudirse de esas amarras y volver al centro, donde están los independientes, que se piensa serán claves en estas elecciones.

McCain, en todo caso, reforzará el mensaje esta noche cuando aceptará la nominación durante el último día de la Convención.

Palin, a capa y espada La fórmula vicepresidencial del Partido Republicano, Sarah Palin, fue defendida ayer a ‘capa y espada’ por su copartidarios.

En primer término, la campaña del candidato John McCain le pidió ayer a la prensa de E.U. que deje de “lanzar basura” contra ella.

El ex alcalde de Nueva York y ex rival de McCain en las primarias, Rudolph Giuliani, denunció que hay un fuerte componente de sexismo detrás de todos los ataques a Palin, que calificó de “indecentes”.

Y hasta Steve Schmidt, estratega electoral de McCain, salió a los micrófonos para decir: “Dejen en paz a Sarah Palin(...) esto no tiene sentido y debe terminar de inmediato”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.