EL TATEQUIETO DE LOS CHOFERES

EL TATEQUIETO DE LOS CHOFERES

El dicho popular que dice que se le da como a violín prestado , es quizás el que mejor describe la manera como conducen algunos choferes de transporte público y de carga en Colombia.

01 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Tratar el vehículo a los trancazos implica una serie de costos de mantenimiento que, a su vez, disparan los costos operativos.

Muchas empresas se han ido a pique por este factor, pues los controles de auditoría se realizan cuando el vehículo está en los garajes de la empresa o en alguna de las sucursales o estaciones de embarque de carga.

Hasta la fecha, el conductor podía tratar mal a la máquina o perder tiempo, sin que la administración se enterara pero, la empresa alemana de instrumentos de precisión Mannesmann-Kienzle desarrolló el nuevo sistema de información para la administración de vehículos.

Se trata de un conjunto de dispositivos electrónicos con capacidad de memoria que se les instala a los automotores, el cual está en capacidad de almacenar un mínimo de cinco variables técnicas y de operación durante un mes de ruta continua.

Por ejemplo, velocidad del vehículo, velocidad de la máquina, consumo de combustible, apertura de puertas, aplicación de frenos y, como opcional, toma lecturas de temperatura de la carga, peso bruto y presión de las ruedas, entre otras.

Como equipo opcional se ofrece una llave magnética para los conductores, que sirve para identificar y evaluar la manera como manejen los conductores, si el vehículo tiene varios turnos al día.

La idea de este dispositivo es que queden registrados en su memoria todos los eventos, desde que sale de la empresa hasta que vuelva.

De regreso, se realiza la bajada de la información mediante un interfaz que, a su vez, la entrega en lenguaje ASCII, compatible para sistema Windows o cualquier otro.

O se puede conectar a una línea telefónica para transmitir la información desde cualquier punto, con lo que el seguimiento se puede efectuar con mayor precisión.

Ya con la información en el computador, se pueden analizar los datos para saber la rentabilidad de los despachos y los hábitos de conducción del chofer.

Adicionalmente, se le pueden programar las rutas de entrega y, si se trata de un cobrador, se le conecta una terminal con impresora para que se ingresen los datos de la venta y se imprima la factura.

Por último, se le puede acondicionar un lector de código de barras para que la entrega de mercancía y los controles de inventarios se hagan más eficientes.

La caja negra tiene un valor de 815 dólares; la terminal, 2.000 dólares; el interfaz, 740; el software para bajar la información, 480; y, el software para Windows, 2.900.

Informes, Calaires: 2440050.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.