RAZONES:

RAZONES:

Señor Director:

01 de junio 1996 , 12:00 a.m.

No estuve en el Club San Fernando de Cali en la noche del 27. No firmé carta alguna y nadie me ha consultado, nunca, sobre el uso de mi nombre.

En mis columnas publicadas en El País y Colprensa he tratado siempre de preguntarme cosas que sé que a muchos inquietan. Por ejemplo: ha sido muy delicado el explicarle a mi hija, periodista recién estrenada, cuáles son las razones que me asisten para creer en el Presidente.

El problema de los dineros narcos en las campañas políticas es tan grave como las donaciones de los grandes grupos económicos. Pero a la larga, ese no es el gran pecado. Lo que es malo, lo que es corrupto es la maquinaria política que necesita del engrase permanente y que ya no tiene límites. Maquinaria que, según como pintan las cosas, no tiene intención alguna de detener su devastadora carrera.

No estamos para andar juzgando en cruzadas moralistas, sino para continuar trabajando, como siempre, por Colombia.

María Cristina Alarcón Castañeda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.