EL MOVIMIENTO DE LA HEROÍNA

EL MOVIMIENTO DE LA HEROÍNA

Durante 1985 los narcotraficantes colombianos produjeron unas 6.5 toneladas de heroína, lo suficiente para llenar 108 sacos de los que se utilizan para el café tipo exportación. Las estadísticas de la Dirección Antinarcóticos de la Policía indican que Huila, Tolima y Cauca fueron los departamentos que lideraron la producción durante el año pasado.

02 de junio 1996 , 12:00 a. m.

La heroína era una sustancia prácticamente desconocida en Colombia hasta 1986, cuando la policía decomisó unos 300 gramos en la vía a las Palmas, cerca a Medellín.

Desde entonces, la producción comenzó a extenderse hasta alcanzar 6.500 hectáreas en 1995. La crisis agrícola, especialmente la del café, favorecieron la propagación de los cultivos de amapola especialmente en las zonas altas del Huila y Tolima, según el investigador del Observatorio Andino de Cultivos Ilícitos de la Universidad Nacional, Carlos Mario Perea.

Perea explica, sin embargo, que este año los cultivos se redujeron notablemente en el departamento del Huila, entre otras cosas porque el precio del látex está por debajo de los 200 pesos .

La Policía Antinarcóticos también afirma que existe una disminución de ese cultivo debido a que en los primeros cuatro meses se fumigaron y destruyeron manualmente 3.993 hectáreas de amapola en 19 departamentos.

De todos modos, la información de la Policía Colombiana y del gobierno de Estados Unidos estima que la producción colombiana de heroína alcanza el dos por ciento del mercado mundial, dominado por Birmania, que tiene el 58.5 por ciento.

No obstante, en junio del año pasado, la DEA afirmó en un comunicado que casi la tercera parte de la heroína confiscada en Estados Unidos durante 1994 fue enviada desde Sur América, y principalmente desde Colombia.

En opinión del subdirector de antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, coronel Luis Carlos Ortiz, la heroína es más difícil de detectar debido a que es inodora y es transportada en pequeñas cantidades.

La Policía Antinarcóticos ha logrado establecer que la heroína colombiana es enviada sobre todo a Estados Unidos y Europa a través de diferentes rutas.

El sistema más utilizado para el tráfico es el de las mulas que viajan cargadas hasta con mil gramos dentro de su organismo, o la transportan en maletas de doble fondo, adherida al cuerpo o mediante otros sistemas cada vez más ingeniosos.

Las investigaciones de la Policía Antinarcóticos señalan que quienes proveen de mulas al narcotráfico no están conectados directamente al comercio. Trabajan a destajo y son personas que entrenan mulas durante varias semanas y las ponen al servicio del narcotraficante.

Los que trafican, por lo general, no son los dueños de las rutas, sino los que pagan una comisión a cambio de que el cargamento sea entregado en alguna ciudad de Estados Unidos o Europa.

Las rutas más frecuentes detectadas por la Policía son Bogotá - Miami y Bogotá - San Cristóbal - Caracas - Europa. Según la Policía Antinarcóticos, una buena parte de la heroína decomisada en Venezuela sale por Cúcuta.

En noviembre pasado el entonces director de los Servicios Contra el Tráfico de Drogas de la Guardia Nacional de ese país, el general de brigada José Arnaldo Nakata, afirmó que los decomisos de heroína se habían cuadruplicado entre 1994 y 1995, sobre todo en los aeropuertos de Maiquetía y del estado Zulia, y en la frontera con Colombia, en los estados Táchira, Zulia y Apure.

Durante 1995, según los informes de la guardia venezolana, fueron decomisados 75.5 kilos de heroína en ese país. En Cúcuta, el comandante de la policía de Norte de Santander, Adriano Villamizar, dijo que ese mercado no es muy conocido en la ciudad, pero que sí existe y que la heroína llega de Armenia, Pereira e Ibagué.

En total, en 1995 y lo que va de este año, la Policía colombiana decomisó 169 kilos de heroína, 371 kilos de morfina y 176 gramos de látex o pasta de opio. La mayor parte de los decomisos han sido efectuados en aeropuertos y en allanamientos a pequeños laboratorios.

El coronel Ortiz afirma que el mercado interno de heroína es casi inexistente debido a los altos costos (un gramo puede costar más de 250 mil pesos).

En Estados Unidos, un kilo alcanza en este momento 87 mil dólares en el mercado al por mayor y al distribuirla en papeletas, el mismo kilo puede venderse en más de 200 y 300 mil dólares, de acuerdo con la Policía Antinarcóticos.

Según las estadísticas, en el aeropuerto Eldorado de Bogotá se decomisaron 74 kilos de heroína entre el primero de enero de 1995 y el 30 de abril de 1996. En ese mismo lapso cayeron casi seis kilos en los aeropuertos de Cali, 8 kilos en el de Medellín, cerca de nueve kilos en los terminales marítimo y aéreo de Cartagena y cinco kilos en Ibagué.

El resto de incautaciones tuvieron lugar en Valledupar, Santa Marta y Pereira, especialmente.

A pesar de que las autoridades hablan de una disminución en los cultivos, aun no existen estadísticas del área que queda sembrada después de la campaña de erradicación pues, la Policía Antinarcóticos y el Observatorio Andino de cultivos ilícitos coinciden en que los campesinos cada vez buscan zonas más inhóspitas, las deforestan y realizan nuevas siembras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.