La vedette de ‘Operación Jaque’

La vedette de ‘Operación Jaque’

Margarita García y su hijo Juan Horacio Montaña, dos paisas que pasan vacaciones en Bogotá, hicieron fila ayer durante media hora para subirse a uno de los dos helicópteros MI, de fabricación rusa,que participaron en la operación ‘Jaque’ el pasado 2 de julio en las selvas de Guaviare.

29 de agosto 2008 , 12:00 a.m.

Después de la exitosa maniobra en la que rescataron a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a once militares y policías y a tres contratistas norteamericanos, los militares han bautizado el aparato con un nombre que parece de transbordador espacial: Libertad Uno.

El helicóptero es exhibido desde el martes pasado en el patio posterior de Corferias, como parte de la IV Feria Internacional de Logística que se realiza en Bogotá.

“Anoche le dije a mi mamá:mañana madrugamos y nos vamos a conocer el helicóptero”, dice Juan Horacio. Su mamá, de unos 70 años, se queja de que la fila avanza muy lentamente.

Unas mil quinientas personas han visitado el gigantesco aparato, parqueado en forma inverosímil, entre dos edificios de concreto.

El traslado del aparato demoró hora y media. La maniobra, en la que participaron unos 50 militares, se hizo a las 10 de la noche del lunes y, para poderla realizar, debieron quitarle las aspas, de 9 metros de largo cada una.

El martes en la mañana se las atornillaron de nuevo y las 9 de la mañana lo abrieron al público.

Los visitantes encuentran, sobre cada asiento, la foto de la persona que lo ocupó durante el regreso de los helicópteros a su base con los rescatados.

Un piloto, que aclara de entrada que él no fue quien comandó el aparato durante la operación, les cuenta a los visitantes los detalles de lo ocurrido hace 58 días dentro de la aeronave.

Al ver la distribución de los ocupantes dentro del aparato, se notan los lugares estratégicos que les asignaron a los dos guerrilleros capturados.

Quedaron casi en la cola del helicóptero, flanqueados por personal militar.

“¿Dónde está Ingrid?”, preguntó ayer en la tarde una mujer madura, con pinta de ejecutiva, que entró con cuatro jóvenes.

El piloto le señaló el segundo puesto, junto a la puerta, y la mujer se sentó de inmediato al lado de la foto de Ingrid y se hizo tomar una foto con un celular.

‘Puedo mirar la cabina’ Casi todos los que entran se toman fotos en los asientos y hacen algunas preguntas sobre las características de la aeronave y detalles de la operación.

Pero ayer en la tarde, cuenta un militar, entró una joven de unos 22 años que los dejó sorprendidos.

“Se puso a mirar las fotos y de pronto comenzó a llorar y se bajó. No duró ni un minuto”, dice el militar, quien resalta el carácter simbólico que ha tomado la aeronave en la lucha contra las Farc y la búsqueda de la libertad de los secuestrados.

Unos metros detrás de Margarita García y de su hijo hace fila una pareja de Santander. También dicen estar de paseo en la capital.

Dicen que les causa emoción conocer el aparato de la operación ‘Jaque’ y además, “por la novelería de mirar un helicóptero por dentro”.

Dos uniformados de la Policía Militar custodian la entrada a la malla que rodea al aparato y requisan los bolsos.

Dentro del MI, un joven con camiseta del Boca Junior, que parece estar muy interesado en los detalles técnicos, le suelta un rosario de preguntas al piloto.

“¿Éstos son los mismos que usan en combate?”, “¿Cuánto tiempo puede estar quieto en el aire?”, “¿Tienen blindaje?”, “¿Cuanto les costó este helicóptero?... “¿Puedo mirar la cabina del piloto?”.

También hay un obus La presencia del helicóptero ha hecho pasar inadvertidos otros artefactos de guerra que forman parte de la logística del Ejército, como un nuevo obús de 155 milímetros, capaz de lograr un blanco a 50 kilómetros.

El intimidante armatoste es de fabricación española, lo adquirieron hace dos años y dicen que ya lo estrenaron en los Montes de María.

También hay un par de tanquetas blindadas y un barreminas.

La pregunta más frecuente por parte de quienes visitan el helicóptero es si esa es de verdad la nave que participó en la operación. Los militares les garantizan que sí.

El despiste quizá se debe a que este ya no lleva pintados los emblemas de los organismos internacionales humanitarios, cuyo uso en los helicópteros durante la operación ‘Jaque’, causó tanta controversia en los dos últimos meses.

‘‘ Ayer por la tarde se subió al helicóptero una jovencita de unos 22 años. No preguntó nada sino que se puso a mirar las fotos y de pronto comenzó a llorar y se bajó”.

Dice uno de los militares encargados de la seguridad del helicóptero

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.