COLOMBIA, COMO PARA EMPEZAR A SOÑAR...

COLOMBIA, COMO PARA EMPEZAR A SOÑAR...

Es bueno volver a vivir, saber que la esencia no se ha perdido, que sólo fue un traspié, del que, como merecen las grandes fiestas, se ha parado con elegancia para retomar el paso internacional.

12 de enero 1995 , 12:00 a.m.

Y con la misma etiqueta. Un toque preciosista, enloquecedor, adormecedor, para terminar con una pase fulminante que no despierta sino aplausos. Sí. Una gran demostración. Así era lo que esperaba el país para salir de ese letargo en el que quedó sumido luego del Mundial en Estados Unidos-94.

Colombia mantiene intacto su fútbol. Por lo mismo este triunfo sobre Chile por 3-2 al despuntar el Juventud de América en la Zona B, grupo de Cochabamba, cuyo público se fue del Félix Capriles con la idea de comprar desde mañana el boleto para el domingo: será el superclásico ante Brasil.

Y como no soslayarse con esta actuación! Si allí estaba la genialidad de Giovanni Hernández, un director de orquesta al más claro estilo de El Pibe , con el toque elegante, en corto, apareciendo en los espacios vacíos, y metiendo esos pelotazos mortales a espaldas de los zagueros o por los callejones.

Giovanny, con unos intérpretes clásicos. Jorge Bolaño, Arley Rodríguez, Ricardo Ciciliano, James López, y Fula y Yepes y Córdoba. Todos con una tranquilidad y una seguridad asombrosas, especialmente por lo visto en el primer tiempo.

Tan atrayente era el concierto de la mitad del campo que hasta el mismo Juan Pablo Angel vino a pedir cupo en las franjas centrales, dejando solo arriba a Jairo Castillo, un corredor típico vallecaucano, zancada larga, gambeta impredecible, pero con los mismos vicios de estos lares: falta de definición.

Y lo que más regocija es que Chile no es ningún pintado en la pared. Tiene a cuestas un proceso de tres años, una base traída desde la división sub-17 que logró la medalla de bronce en el Mundial de Japón.

Al parecer, Chile no esperaba tanto de Colombia ( sólo ellos?). Porque armó su esquema con base a un cambio de frente permanente, en especial de izquierda a derecha para la aparición de un hombre tan peligroso y goleador como es Neira, o del lateral Fernández. Un par de sustos fueron la voz de alerta para Colombia.

Porque la sorpresa se terminó con dos zancadas del negrito Castillo. Fernández jamás volvió a aparecer por esa franja, por lo que Neira quedó muy abroquelado entre López y Bolaño.

Pero en el complemento las cosas cambiaron sustancialmente. Primero porque Chile sacó a relucir su casta, incluyó a Lobos para abrir bien la cancha sobre la izquierda y tener la doble posiblidad del cambio de frente. Segundo, porque Colombia se olvidó en buena parte de su mejor arma: la pelota. y cuando no se tiene el balón bien se sabe que las opciones colombianas se reducen.

Quería decir esto que perdía vigencia Giovanny Hernández, porque Leonardo Véliz, el técnico de los australes, le envió muy cerca a Barraza para impedir su toque endemoniado. Entonces si el conductor no trasciende, lo lógico es que haya relevo. Pero Ricardo Ciciliano, el llamado a remplazarlo, entró en esos baches que ya parecen normales en él.

Porque expone fuerza, sacrificio, capacidad de ir y venir (colocó dos pases gol), pero le faltó claridad para retener el esférico y, aún más, para explotar un contragolpe que ponía en bandeja de plata el conjunto chileno, que se lanzó desesperadamente hacia el marco colombiano.

Pero lo importante era ganar. Y del gran concierto se pasó a una lucha con los dientes apretados porque los dos rivales sabían que aquí, esta noche, se jugaba la mitad del tiquete hacia la fase definitiva de este torneo.

Los goles Minuto 35: pase por el callejón de Angel a Ciciliano, quien gana de fuerza en el área, remata cruzado, suelta el arquero Toro y aparece Castillo para meterla. 1-0.

Minuto 51: Saque largo del arquero Tascón, cabezazo de Angel, gana Ciciliano por la derecha, mete el centro y Vásquez se adelanta al zaguero para rematar de primera intención. Un golazo. 2-0.

Minuto 55: jugada reiterada de los chilenos con el cambio de frente de Rozental para Neira, quien fusila a Tascón. 2-1.

Minuto 86: gana en fuerza Juan Pablo Angel quien llega al área y remata de manera violenta. 3-1. La revancha del antioqueño, quien había marrado una pena máxima.

Minuto 89: Tiro libre en el borde del área que ejecuta con gran fortaleza Lobos. 3-2.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.