FRASES POPULISTAS

Es verdaderamente desconcertante e inconveniente la forma como el Presidente Samper criticó a la Junta del Banco de la República y al sector financiero. En el primero de los casos el mandatario censuró a los directivos del emisor por supuestamente haber girado de una chequera ajena -la del gobierno- en la acertada decisión del ajuste de la banda cambiaria . Y el segundo regaño consistió en la acusación de especulación -jugar con gasolina en la mitad de un incendio- a la Banca a raíz de los altos niveles de la tasa de interés. Y adicionalmente amenazó con intervenir el mercado para rebajar el costo del dinero.

09 de enero 1995 , 12:00 a. m.

Nos sorprende y preocupa el contenido de estos pronunciamientos por varias razones. En el caso de la Junta es precisamente porque el Gobierno esta sobregirado en su chequera- léase déficit fiscal- que se tuvo que corregir la banda cambiaria ya que la defensa de su piso había provocado una inconveniente expansión de la base monetaria en más de un 4 por ciento que era intolerable seguir alimentando en presencia de un gasto público disparado por las funestas consecuencias inflacionarias y revaluacionistas que implicaría. Si el Gobierno hubiera atendido el llamado que desde hace rato le hacen los directivos del Banco Central, el F.M.I. y los principales economistas, de propiciar un superávit fiscal de al menos el 1.5% del P.I.B., el margen monetario para defender la banda anterior hubiera sido mucho mayor. Entonces es inconsistente -por decir lo menos- echarle la culpa al Banco de la República por una decisión que el mismo Gobierno obligó a tomar. El compromiso político con los exportadores, de acelerar la devaluación, se impuso sobre la lógica técnica en la contradictoria evaluación que hizo el presidente, y nos parece un precedente negativo para comenzar un año en el que la falta de cooperación entre el equipo económico del Gobierno y el Banrepública puede traer serias consecuencias. Samper, que tanto se enorgullece de ser el adalid de la concertación por que no ha podido encontrar un acuerdo con la Junta? seguramente porque no está dispuesto aún a sacrificar su imagen popular -al disminuir gasto social- en aras de una mayor solidez en el manejo macroeconómico. Pero con un 83% de percepción positiva hay campo suficiente para cederle a la popularidad de corto plazo un buen margen en beneficio de una economía mas sana, o porque en lugar de gastarle tanta energía al enfrentamiento fiscal, monetario y cambiario, no se hace un gran esfuerzo por racionalizar los excesivos gastos de funcionamiento del aparato estatal para poder ejecutar la ambiciosa inversión social sin crear desequilibrios? Nuevamente, no se hace esto porque tendría negativas consecuencias políticas en términos de burócratas y procedimientos que dejarían de favorecer a la vieja clase politiquera que aún subsiste en proporciones enormes.

El injusto y desatinado comentario sobre la aparente especulación del sector financiero es igualmente grave. Las tasas de interés alcanzaron los elevados y preocupantes niveles por la sencilla pero ineludible ley de la oferta y la demanda, simplemente la solicitud combinada del sector privado y público por crédito fue tan superior a la disponibilidad de dinero, que su precio, la tasa de interés se trepó más de diez puntos porcentuales. Aquí nadie estaba especulando con nada y muchísimo menos jugando con gasolina en un incendio. prueba de ello es que la banca oficial - cuyo jefe máximo es el Presidente- es actor importante en el mercado financiero y en ningún momento ninguno de sus directores denunció manipulaciones o prácticas indebidas, simplemente porque no existieron. y amenazar con una intervención administrativa en los tiempos modernos de economías abiertas no tiene sentido. la única forma válida de intervenir en el mercado es reduciendo la demanda del sector público y/o disminuyendo el interés que se reconoce al ahorro, corriendo el riesgo de captar menos de lo necesario. Otra alternativa sería la de rebajar encajes que según el Fondo Monetario Internacional y otros técnicos del tema, es posible y conveniente. Por el otro lado, la demanda privada y la capacidad y voluntad de la banca de prestar es un asunto que debe evaluar en términos de beneficio-costo y riesgo las empresas, las personas y las entidades de crédito. Una vez más se evidencia populismo en las declaraciones del primer mandatario. Es como si pretendiera figurar ante la opinión pública como el defensor de los acreedores, prometiendo rebajarles su costo a punta de declaraciones en cambio de decisiones.

Y para terminar, otra perla; con gran bombo el Presidente anuncia que no habrá más impuestos. Le parece poco convertir las sobretasas temporales del impuesto a la renta y el impuesto a las ventas, en tarifas permanentes? Esa decisión es per-se toda una reforma tributaria y no dejar que expiraran esas sobretasas es para efectos prácticos equivalente a aumentar los impuestos. Pero para la mayoría de la gente el asunto no es tan claro y hábilmente se confunde a la opinión nacional con este tipo de declaraciones.

En resumen consideramos mas apropiado un Presidente que maneje con seriedad y discreción estos delicados temas que un Presidente que aproveche estos asuntos técnicos para ganar puntos en su imagen personal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.