Secciones
Síguenos en:
‘Yo voy a ser campeón con Independiente Santa Fe’: ‘Bolillo’ Gómez

‘Yo voy a ser campeón con Independiente Santa Fe’: ‘Bolillo’ Gómez

Hernán Darío Gómez tiene las cosas claras. Quiere ser campeón con Santa Fe. Y lo va a ser. Se ha negado una y otra vez a ofrecer títulos, pero hoy, posiblemente bajo mi presión de hincha total del Santa Fe, lo admite: “Voy a ser campeón con Santa Fe. Para eso me trajeron. Y yo soy un triunfador”, proclama.

Como le gusta el fútbol, no solo lo goza, sino que busca que el público y los jugadores lo disfruten. Dirige para el espectáculo y para la alegría: toque, toque, toque. Todos. Casi no hay arquero. Todos tocan, todos atacan, todos tocan, todos defienden.

Los éxitos de su vida como técnico superan con creces sus fracasos. Es indomable, es apasionado, es altivo, es peleador y frentero, pero no es conflictivo ni, eventualmente, agresor, como podría suponerse por su apodo.

Le dicen ‘Bolillo’ porque un día, por allá en el año 75, se mandó rapar.

Jugaba entonces como 10 en el Deportivo Independiente Medellín. El ‘Boricua’ Zárate, su compañero en la defensa, le dijo: “Quedaste como un bolillo”. Y como ‘Bolillo’ se quedó.

Confieso que lo escuché con emoción y con fascinación. Era el privilegio de oír, como aficionado, a un ideólogo del fútbol.

“Sí, yo soy un triunfador. Jamás me han echado de un equipo: de Nacional salí para la Selección Colombia; en la Selección Colombia terminé un ciclo de 13 años y salí para Ecuador; en Ecuador cumplí, clasifiqué para el Mundial y me fui a dirigir a Guatemala. Allá renuncié. Eso no era para mí.

Regresé a Colombia, descansé, decidí volver y, francamente, no creo que me vayan a echar de Santa Fe”.

¿Por qué a los técnicos los sacan de los equipos? Porque al final siempre uno pierde: en el fútbol son más fáciles las derrotas que los triunfos.

¿Por qué no lo han echado, como dice usted? Porque siempre he ganado; triunfé con Nacional; clasifiqué con Colombia; clasifiqué con Ecuador. Con Guatemala renuncié. Yo no soy un técnico perdedor. Soy un ganador.

Voy a decir algo con dolor en el alma: desde hace muchos años Santa Fe es un equipo perdedor. ¿Por qué aceptó dirigirlo? Es un desafío y es un compromiso. Es un reto volver a darle un título a Bogotá. Yo lo quiero obtener.

Usted ha sido muy cauteloso y no ha querido crear demasiadas ilusiones, pero, ¿tiene Santa Fe técnico para ser campeón este año? Sí. Y no sólo técnico, también jugadores, directivos y fanaticada. No había querido decirlo, pero dicho está: tenemos equipo, jugadores y técnico para ser campeones. Y no puede ser un título muy lejano, porque el hincha del Santa Fe no aguanta ni a los jugadores ni a los directivos, ni me va a aguantar a mí.

Si digo: ‘Bolillo’ Gómez no se irá del Santa Fe sin darle la séptima estrella, ¿digo bien? Para eso vine y ya estamos alcanzando los primeros objetivos. El primer tiempo de América me gustó más que cualquiera de los tiempos contra Nacional; fue más continuo, más constante. Tenemos un problema: que el equipo no está teniendo una buena posición de valor, porque está mecanizado, está muy pendiente de cumplir lo que el técnico dijo, dictó, enseñó y trabajó, y no ha podido soltarse en su capacidad individual. A medida que pasa el tiempo, va a conjugar bien las dos cosas: el trabajo táctico y técnico, y la capacidad individual. Entonces, todo va a salir bien.

Una crítica que les han hecho a los anteriores técnicos de Santa Fe es la misma que le hacen a Jorge Luis Pinto en la Selección Colombia: No trabajan con una alineación permanente. ¿Es una observación válida? En la Selección Colombia es normal. Juega cada dos, cada tres meses y los niveles y rendimiento de los jugadores no son lo mismo. Además, casi todos juegan en el exterior y no se los puede trabajar a toda hora, como el técnico quisiera. Al profesor Pinto le queda muy difícil tener una alineación permanente. En Santa Fe, en cambio, mantendré un equipo base.

¿ Le gusta más hacer un gol o evitar que se lo hagan? Prefiero el equilibrio. Que el equipo sea todo un bloque, no tener espacios; que no sea un equipo largo; me gusta que el equipo sea corto, que sean once que ataquen y once que defiendan. Además, el fútbol tiene que ser un espectáculo, una diversión. Me entristece la violencia. El fútbol no puede dejar de ser una fiesta. No puede volverse estrés, tensión, agresividad, amargura. Por eso, quiero el fútbol práctico, pero bonito, bien jugado, alegremente jugado.

¿Cuál es el mayor problema que tienen hoy los jugadores colombianos? Ese síndrome de que todos quieren ir a Europa, todos quieren ir a México, todos quieren ir a Argentina. No hay sentido de pertenencia. Cuando me dicen: “Me voy para Europa”, yo les pregunto: ¿Quién te conoce? ¿Qué técnico te pidió? “Mi empresario”, me responden, y ahí comienza el problema. Los empresarios están sacando un montón de gente. Pero, de cien jugadores colombianos que hay en Europa, ¡no juegan 90! Ya triunfaron Iván Ramiro y Mario Alberto Yepes. Ahora no hay jugadores que sean figuras, salvo Falcao en Argentina...

¿Está bien que Falcao siga siendo ignorado en la Selección Colombia? Es un jugador extraordinario, pero yo tengo que ser muy respetuoso porque también tuve que tomar decisiones.

No le pido, ni más faltaba, que critique a Pinto, ¿pero usted lo utilizaría? Yo sí. A mí me gusta Falcao, y me gusta Édixon Perea adelante. Pero también me gusta Rentería. Ahí está el problema.

¿Usted cree que Colombia va al Mundial? Jorge Luis Pinto es un hombre de mucha personalidad, de carácter y muy trabajador. Yo confío en que la Selección va a ir al Mundial. Tiene técnico, jugadores importantes y tiene muy buenos directivos...

¿Qué equipos ve usted clasificados? Paraguay, Argentina y Brasil. Y hay dos puestos para tres candidatos: Uruguay, Colombia y Chile, creyendo, como creo, que el tercer fútbol es el de Colombia.

Santa Fe va a jugar frente al Real Madrid. ¿Qué espera del partido? Yo estoy trabajando para el torneo. No trabajo para un partido, Sea quien sea el rival. Me explico: el estilo que voy a emplear contra Pasto es el mismo estilo que voy a poner contra el Real Madrid. Y la misma alineación.

Reconozco sí, que hay un gran ingrediente de orgullo al jugar con el Real Madrid.

¿No vamos a hacer el oso? No. Esa seguridad la puede tener. Seremos un equipo altivo. Cuente con eso.

¿Hay un solo jugador en la historia que alineó con el Santa Fe y con el Real Madrid: Freddy Rincón. Qué opina de él? Ojalá no se hubiera retirado nunca del fútbol. A jugadores como Faustino, Freddy, Valderrama, el ‘tren’ Valencia... los extraño y los pongo siempre en mis equipos como ejemplo de grandes hombres, de grandes líderes, de grandes jugadores de fútbol. Jugaron como triunfadores. Y triunfaron.

¿Quién será el sucesor de Freddy Rincón? Juan Carlos Escobar, de la Selección Colombia, que está en Rusia.

¿Qué le gusta de Bogotá? El clima...

¿Qué no le gusta de Bogotá? El tránsito.

¿Qué le gusta del Santa Fe? Su uniforme...

¿Y como institución? Su clase.

¿Qué no le gusta del Santa Fe? La impaciencia...

¿Qué le gusta de la hinchada? Su infinito amor por el equipo.

¿Qué no le gusta? Que esté ofuscada porque está desesperada.

Para usted, ¿qué es Santa Fe? Le digo qué quiero que sea: una sola familia –jugadores, técnicos, directivos, periodistas e hinchada–. Los jugadores solos no pueden, los técnicos solos no pueden, los directivos solos no pueden. Ese es un grave problema del fútbol en Bogotá...

¿Y por qué incluyó a los periodistas? Porque se puede lograr unir a cuatro: jugadores, técnicos, directivos e hinchada, pero a los periodistas no los une nadie. Ese es el problema muy bravo que tiene Bogotá.

¿Me quiere explicar? Si un periodista habla bien de ‘Bolillo’, entonces el otro tiene que hablar mal de ‘Bolillo’; si un periodista habla bien de Santa Fe, entonces el otro tiene que hablar mal de Santa Fe. Mire: si un equipo juega bien y un periodista lo dice, otro periodista dice que jugó mal para contradecir a su competidor.

¿Ese conflicto perturba? En exceso. Perturba al técnico y a los jugadores y a los directivos y a la hinchada. Sea cual sea el equipo. La prensa une o la prensa desune. Y en Bogotá, desgraciadamente, la prensa desune... “Divide y reinarás”... Aquí en Bogotá hay periodistas que se han hecho más importantes que los mismos jugadores de fútbol, y eso no puede ser así. Los del espectáculo son los jugadores. Aquí los periodistas no buscan que Santa Fe salga adelante; ni que Millonarios juegue bien, y ni importa que Equidad haga muy bien las cosas. La lucha es por quién tiene más sintonía, a quién oyen, a quién ven, a quién leen, cuál es el periodista más importante. Acá ni el mismo Jesucristo podría unirlos.

¿Lo dice porque ha sido víctima? A mí no me ha atacado la prensa todavía y ojalá no comiencen a hacerlo por estas palabras, pero yo no siento el apoyo sino el conflicto entre ellos. Es que ni siquiera son amigos. En general, tienen conceptos claros del fútbol, pero no los usan bien. Créame que hay menos rivalidad entre Millonarios y Santa Fe que entre los periodistas; tienen un enfrentamiento bravo.

Hecho el diagnóstico, ¿cuál es la curación? Unirse por los equipos de Bogotá. La división de la prensa es la división de la hinchada, la división del pueblo, la división de los futbolistas... es la división de todo... La prensa es fundamental y uno tiene que trabajar de la mano de la prensa. Ellos tienen que volverse amigos sin perder el profesionalismo, sin perder la objetividad. Tienen que unirse porque Bogotá lo merece. Tienen que hacerlo como lo hacen en otras plazas; el fútbol de Antioquia, el fútbol del Valle, el fútbol de la costa. ¿Por qué no defendemos unidos el fútbol de Bogotá sin importar si somos costeños o paisas o vallunos? La prensa aquí conmigo ha sido maravillosa, he tenido un apoyo total, pero yo les pido que dejen su división, se respeten y se unan.

Clamo públicamente, por que los periodistas deportivos se unan en torno de la capital.

¿Qué piensa ahora de Bogotá? Que es una gran ciudad, con miles de personas que aman el fútbol e idolatran a sus equipos. Es una plaza muy difícil. Yo he dirigido en todas partes y cuando los equipos vienen a Bogotá lo hacen con ilusión y alegría. Bogotá es una plaza que les pesa a los técnicos y futbolistas. Hay técnicos y futbolistas que pueden con este estadio, con esta plaza. Hay otros que no.

Yo voy a ver si puedo. Es lo que más quiero: que la gente del Santa Fe, la gente de Bogotá, se enamore de mí.

Un hincha de Millonarios me apostó a que Santa Fe no vuelve a hacer 5 goles en el torneo de este año. Acepté la apuesta. ¿La gané? La perdió.

‘‘(El mayor problema del futbolista colombiano) es el síndrome de que todos quieren ir a Europa, todos quieren ir a México, todos quieren ir a Argentina. No hay sentido de pertenencia”.

Hernán Darío Gómez, ex seleccionador nacional y ahora técnico del equipo cardenal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.