Secciones
Síguenos en:
LOS VIAJEROS RESPONDIERON

LOS VIAJEROS RESPONDIERON

El que siembra, cosecha. Pese al terrorismo, la contaminación de la bahía y, últimamente, a un ambiente con fuerte olor a pegante de zapato, Cartagena se llenó de turistas, mientras que en Santa Marta parecía no haber espacio para un alma más.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de enero 1995 , 12:00 a. m.

Este es el fruto de las intensas campañas que las autoridades y los gremios de la industria turística realizaron para atraer a los visitantes, y del mejoramiento de los servicios públicos.

Obviamente, el terrorismo que ocasionó la muerte de diez personas en Cartagena, a mediados de diciembre, alejó a muchos turistas. Se sabe que en los Estados Unidos le negaron la salida a un grupo de deportistas que venían a un torneo internacional de voleibol playa que se cumpliría en Cartagena y Santa Marta por estos días, y es previsible que otros viajeros cambiaran la brújula cuando se enteraron del acontecimiento.

Pero los resultados conocidos son gratificantes para quienes ofrecen servicios a los turistas. Carmen de Millán, directora del Fondo Mixto de Promoción Turística de Cartagena, dijo que esta temporada, aunque no fue excelente, atrajo un turismo de categoría a la ciudad, en especial a nivel nacional.

Agregó que los grandes restaurantes y hoteles registraron alta ocupación y que el turismo internacional no mermó en un sólo día desde la época de fin de año.

Los hoteles Hilton, Las Américas, Caribe, Decamerón, Capilla del Mar, entre otros, mantuvieron una ocupación del 85 por ciento en diciembre, mientras que en el primer Emiliani y lo que resta de enero será del ciento por ciento.

El Hilton, por ejemplo, recibió el fin de semana pasado una excursión portuguesa de más de 70 personas, mientras el Decamerón se ha mantenido todo el año al ritmo de los vuelos fletados canadienses.

Entre los atractivos de estas vacaciones se destacaron la temporada taurina, el voleibol playa con delegaciones de todo el país, el Campeonato Nacional de Béisbol, el Salón Nacional de Anticuarios, la Exposición de Enrique Grau, la Feria Artesanal y los paquetes a las islas del Rosario, Barú, Zona Norte, La Boquilla y excursiones por la ciudad.

Tal fue la afluencia que Avianca y SAM incrementaron dos vuelos diarios, desde Estados Unidos y otros países del continente, y a esto se suman los tres vuelos fletados que llegan semanalmente de España y los que arriban cada ocho días de Canadá, Italia, Portugal y Argentina, con 300 pasajeros cada uno.

Las perspectivas son optimistas, pues hasta mayo del año pasado llegaron a Cartagena 160 cruceros de Estados Unidos y Europa, con 120 mil turistas que dejarían unos 17 millones de dólares por compra de joyas, esmeraldas, café, artesanías, alimentos y bebidas, postales y folletos.

Aparentemente, parte del turismo que no fue a Cartagena viajó a Santa Marta, que se ve favorecida, además, por el auge del turismo ambiental en sus destinos verdes como el Parque Tairona y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Santa Marta ha demostrado que está preparada para mantener una actividad turística durante todo el año, ya que ofrece diferentes escenarios que están al acceso de los visitantes y que reúnen características para todos los gustos , dijo Carlos Augusto Socarrás, Gerente Regional de la Corporación Nacional de Turismo, CNT.

Agregó que los logros obedecen en parte a la prestación de los servicios públicos que en esta ocasión se han caracterizado por su eficiencia.

El año pasado para esta misma época, la población flotante se calculó en 100 mil personas. Este año, ascendió a 150 mil, con una capacidad hotelera copada en un 95 por ciento, según Fernando Lamprea, gerente de la Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco) en el Magdalena.

En este departamento, las bahías de Neguanje, Arrecifes, Playa Muerto, Gairaca, Villa Concha y el Parque Tairona siguen siendo sitios predilectos por el turismo extranjero.

Mientras que El Rodadero y Taganga, y en menor grado Bahía Concha y la zona de Pozos Colorados, continúan albergando el mayor número de viajeros procedentes de Bogotá, Antioquia y Cali.

Los lugares históricos como la Quinta de San Pedro Alejandrino, a donde llegan más de 500 personas diariamente; Ciudad Perdida, ubicada en la Sierra Nevada, y atracciones como el Acuario de El Rodadero y el mismo Museo Chairama, en el Parque Tairona, tuvieron un incremento de un ciento por ciento de visitantes.

Entre tanto, en el aeropuerto Simón Bolívar (Cartagena) aterrizaron hasta doce vuelos diarios, con 1.500 personas. Mientras, por la central de transportes arribaron 40 buses adicionales diarios de diferentes ciudades del interior.

A la falta de habitaciones la hotelería paralela -residencias, apartamentos, camping, e incluso casas de familia que por estos días hacen su agosto-, fueron la alternativa para quienes no encontraron un techo donde dormir. La afluencia fue tal que los buses de turismo que llegaron del interior del país y se parqueaban en la bahía fueron utilizados como dormitorios por los viajeros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.