SOCOTÁ: EL PUEBLO DE LA ESPERANZA

SOCOTÁ: EL PUEBLO DE LA ESPERANZA

Historia Este pueblo, al que los gobiernos departamentales han mantenido en completo abandono, pero cuyos habitantes no han perdido la esperanza en vincularse al progreso, es anterior a la conquista. La tribu que lo habitaba estaba gobernada por un cacique que rendía tributo a los caciques de Tundama y Sugamuxi.

13 de enero 1995 , 12:00 a.m.

En 1550 llegaron los padres franciscanos a Tunja, quienes en su labor evangelizadora llegaron a las actuales provincias de Norte y Valderrama y en 1555 fundaron una casa de esa orden en Socotá.

El pueblo adhirió al movimiento de los Comuneros en 1781 con varios ciudadanos dirigidos por el capitán don J. J. Rodríguez y Gutiérrez.

Los primeros alcaldes pedáneos fueron Salvador de la Torre, José Antonio Reyes y Manuel Leal.

En 1814 la provincia de Tunja se organizó en departamentos y Socotá hizo parte del departamento Oriental, junto con Pesca, Tuta, Iza, Firavitoba, Tibasosa, Sogamoso, Nobsa, Socha, Gámeza, Mongua, Monguí, Puebloviejo (hoy Aquitania) y Cuítiva.

Los habitantes de Socotá contribuyeron a la causa de la libertad. Cuando Bolívar transmontó con sus ejércitos la cordillera de los Andes, en 1819, y pisó la provincia de Tunja, los pueblos vecinos de este territorio, cercanos a la cordillera, como Socha, Socotá, Tasco, etc., salieron a ofrecer al Libertador su apoyo, entregándole sus ganados, víveres y ropas para alimento y abrigo de los soldados. Bolívar pasó por Socotá el 15 de julio de 1819.

El 29 de noviembre de 1821, ante la ruina que amenazaba al poblado se autorizó el traslado de la iglesia parroquial de Socotá al sitio de Aposentos de Comeza. Noventa y dos años después, un derrumbe destruyó buena parte de las viviendas siendo necesario el traslado de la población a otro lugar, decisión que en la práctica no se llevó a cabo.

Geopolítica Socotá limita por el norte con Jericó, por el sur con Labranzagrande, Pisba, Gámeza y Tasco, por el oriente con Jericó y Chita y por el occidente con Tasco, Socha y Sativanorte.

El río Chicamocha recorre de sur a norte y baña el territorio de Socotá en un tramo de cinco kilómetros, desde un punto llamado La Concordia hasta el peñón de Guáquira. El río Cómeza nace en la cordillera, en el sitio denominado Asomada de Pantano Hondo y corre de sur a norte en un trayecto de 20 kilómetros y desemboca en el Chicamocha, en el sitio La Concordia. Tiene como afluentes los arroyos Corral de Piedra, La Colorada y Chorroblanco, El Chusque, El Hato, El Banco y El Arzobispo.

Entre las lagunas que existen en su territorio están: Patos, en la vereda Mausa, célebre por los numerosos patos que en sus aguas se encuentran; la de Las Estrellas, a un lado del cerro de Peñanegra, La Colorada, del Oro y del Perro.

La principal actividad de sus habitantes es hoy la minería del carbón y, en segundo lugar, la agricultura y la ganadería. Su suelo produce, en abundancia, trigo, papa, cebada, habas alverja, maíz y hortalizas. En la hoya del Chicamocha se cultiva guadua, fique, algodón, yuca, caña de azúcar, alfalfa, naranja, plátano, chirimoyas, pomarrosas, etc. La guayaba que aquí se cultiva la compran fabricantes de bocadillos de Moniquirá. Se cría ganado vacuno, caballar, lanar, cabrío y porcino.

La mayoría de sus habitantes profesa la religión católica, pero hay familias que pertenecen a la iglesia evangélica. En una de sus veredas se levantó una capilla de la iglesia Luterana.

Datos generales Veredas: Tiene 34 veredas, entre las cuales están: Coscativa, Aposentos, Cómeza, Guatatamo, Parpa, Cochía, Socotá, Resguardo, Frailejonal, La Manga, Mausa, Chusvita, El Oso, Puebloviejo y Guáquira.

Educación: En bachillerato tiene el Colegio Nacionalizado Francisco de J. de Caldas, que a la falta de profesores suma el mal estado de sus instalaciones. Existe un bachillerato semipresencial que en febrero próximo gradúa la primera promoción. Todas las veredas cuentas con escuelas, también en mal estado.

Salud: en el casco urbano hay un centro de salud al que llaman hospital pero que carece de todos los recursos medicoasistenciales. En tres veredas hay puestos de salud, igualmente carentes de ayudas médicas.

Acueducto: a nivel urbano cuenta con muy buen servicio. La mayoría de las veredas no disponen de agua potable.

Vías: la carretera Bélén-Socotá está en pésimas condiciones, lo mismo que los caminos veredales. La vía Socotá-Nunchía, pasando por Pisba, Paya y Morcote, denominada la Ruta de los Libertadores y que se construye hace más de cien años, apenas tiene cinco kilómetros abiertos pero no transitables.

Telefonía: el servicio que presta Telecom es malo.

Festividades: por razones de orden público, desde hace tres años no se celebran las fiestas de la Virgen del Carmen, patrona del municipio.

Alcaldes populares: Heberto Fernández, Eusebio Cucunubá Fernández, Gloria Súa Arquímedes Mendivelso Bello Hijos ilustres: Felipe de Oviedo, sacerdote, fue cura de Gachantivá durante muhcos años; Basilio Vicente de Oviedo, presbítero, escritor, destacado porque imporvisaba epigramas humorísticos y de sátira aguda; Marceliano Cárdenas, Martiniano Cárdenas y Abelardo Sepúlveda, abogados; Demetrio Martínez Pórras, médico, representante a la Cámara y Senador, llegó a ser presidente del parlamento; Juan de la Cruz Fernández, diputado a la asamblea de Boyacá y representante a la Cámara.

El 8 de diciembre de 1913 se presentó un derrumbe que destruyó gran parte de las casas de Socotá, en tanto que un buen número quedó en grave peligro de ser sepultadas por un nuevo derrumbe.

El Concejo determinó trasladar la cabecera municipal al punto llamado La Chivatera. La asamblea de Boyacá, en 1914, apoyó la reconstrucción de la nueva población, destinando para el efecto la suma de mil pesos, de los cuales 600 pesos iban destinados a la construcción de edificios públicos y 400 para los damnificados pobres.

A pesar de la orden dada, el pueblo no fue trasladado a La Chivatera, donde se alcanzaron a hacer algunas construcciones, por carecer el lugar de aguas suficientes para atender todas las necesidades de los habitantes que allí llegarían.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.