Secciones
Síguenos en:
Sí se puede prevenir y curar

Sí se puede prevenir y curar

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo una tercera parte de los cánceres pueden llevar a las personas a la muerte, como ocurre con el de pulmón y el de páncreas, para los cuales aún la ciencia no ha encontrado tratamientos más eficaces.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de julio 2008 , 12:00 a. m.

¿Y qué pasa con el resto? Para la OMS, es claro que una tercera parte de los cánceres pueden prevenirse con la adopción de hábitos saludables de vida.

Otro tercio puede curarse cuando se hace un diagnóstico a tiempo y hay un tratamiento adecuado.

En naciones industrializadas, por ejemplo, el cigarrillo es responsable del 30 por ciento de los casos de la enfermedad: alrededor de 14 tipos, que incluyen vías respiratorias, cavidad oral y órganos por donde transitan sus metabolitos, como la vejiga urinaria.

La obesidad y los malos hábitos alimentarios responden por otro 30 por ciento.

Varía según el país En países en vías de desarrollo, los cánceres relacionados con infecciones tienen alta frecuencia y, usualmente, generan la mayor carga de enfermedad.

Entre ellos se cuentan el gástrico (asociado a infección por Helicobacter pylori) y el de cuello uterino (producido por el virus del papiloma humano o VPH).

Otros tipos han sido más frecuentes en sociedades industrializadas, por la mayor exposición a agentes cancerígenos –por contaminación o en ambientes de trabajo– y cambios en los estilos de vida.

Por ejemplo, el cáncer de mama es más frecuente entre mujeres con Altos niveles educativos y condiciones socioeconómicas: son más obesas, consumen más hormonas exógenas y no tienen hijos o su primer embarazo es tardío.

Controle el cigarrillo Una de las medidas más efectivas está relacionada con el control del consumo de cigarrillo, la disminución del número de personas que lo fuman y la prevención, para que otras personas no terminen enganchadas en el hábito y que protejan a los no consumidores.

También se cuenta el tratamiento adecuado de la infección por Helicobacter pylori, que ha mostrado una reducción en el riesgo de desarrollar cáncer gástrico, aun si hay reinfección posterior.

Otras alternativas con potencial efecto benéfico son los bloqueadores solares, que deben combinarse con una exposición moderada al sol, el uso de sombrero, lentes de sol y ropa que cubra bien el cuerpo.

Algunas vacunas, además, ejercen una protección eficaz contra algunos cánceres: la de hepatitis B reduce la probabilidad de cáncer de hígado hasta en 80 por ciento, y la vacuna contra el VPH disminuye hasta en un 70 por ciento el riesgo de cáncer de cuello uterino.

También son benéficos el consumo elevado de frutas y verduras (al menos cinco porciones al día) y la actividad física moderada o intensa (media hora al día), que también tiene efecto sobre la obesidad.

*SUBDIRECCIÓN DE INVESTIGACIONES Y SALUD PÚBLICA, INSTITUTO NACIONAL DE CANCEROLOGÍA.

Jupiter.

10 cambios saludables que pueden salvarlo del cáncer Adoptar un estilo de vida más sano no solo ayuda a prevenir la aparición de algunos tipos de cáncer, sino que contribuye a mejorar la salud general.

Siga estas recomendaciones: 1. No fume: si consume cigarrillo, déjelo lo antes posible y nunca fume en presencia de otras personas. Si no lo hace, no lo pruebe y evite estar expuesto al humo de otros.

2. Alcohol: si bebe, ya sea cerveza, vino o licores, modere su consumo.

3. Coma mejor: aumente el consumo diario de verduras y frutas frescas. Coma cereales con fibra.

4. Sobrepeso: evite el exceso de peso, haga más ejercicio físico y limite el consumo de alimentos ricos en grasas.

5. Protéjase del sol: evite las exposiciones prolongadas al sol y las quemaduras, especialmente durante la infancia.

6. Ojo con los cancerígenos: respete, de manera estricta, las normas destinadas a evitar cualquier exposición a sustancias consideradas cancerígenas. Cumpla todas las instrucciones de salud y seguridad en relación con las sustancias que pueden provocar cáncer.

7. Detección precoz: consulte. Hágalo de inmediato si nota algún bulto, una herida que no cicatriza (incluida en la boca), un lunar que cambia de forma, tamaño o color, o cualquier pérdida anormal de sangre.

8. Consulte a un médico en caso de problemas persistentes, como tos o ronquera, alteraciones intestinales o urinarias y pérdida de peso.

9. Para las mujeres: Hágase una citología del cuello del útero regularmente.

Participe en los programas organizados para detectar esta enfermedad.

10. Examine sus senos con frecuencia. Si ya cumplió 50 años de edad, participe en los programas de detección, mediante mamografía y examen de los senos.

INSTITUTO NACIONAL DE CANCEROLOGÍA.

ESPECIAL PARA EL TIEMPO*

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.