LA OTRA ORILLA Del secuestro de Álvaro Gómez a nuestros días

LA OTRA ORILLA Del secuestro de Álvaro Gómez a nuestros días

El 20 de Julio se cumplieron veinte años de la liberación de Álvaro Gómez Hurtado. Nadie recordó el hecho a pesar de que ese día se hizo la más grande manifestación de todos los tiempos contra el secuestro. El olvido obedece quizás a que el cautiverio del líder conservador se convirtió en la puerta de entrada para un proyecto de paz negociada que nos llevó a la constitución de 1991 y en los tiempos del presidente Uribe ha sido abolida la palabra reconciliación.

26 de julio 2008 , 12:00 a.m.

El M-19 había sido sufrido una derrota militar definitiva. Su mando había sido reducido a su mínima expresión y sus huestes habían sido diezmadas a tal punto que sus combatientes sumaban ochocientos, la mayoría de ellos concentrados en el departamento del Cauca. Pero esta guerrilla, en medio del desastre militar, enarboló la consigna de “Paz a las Fuerzas Armadas, guerra a la oligarquía y vida a la nación” y tras ella secuestró a uno de los cinco más grandes protagonistas de la política nacional a lo largo del Frente Nacional.

Lo tuvo cincuenta y tres días en la sombra y el martirio hasta que logró la anuencia del gobierno del presidente Barco para realizar una “Cumbre de Salvación Nacional” a la que debían asistir las principales fuerzas políticas y sociales del país. El evento se realizó nueve días después de la liberación y allí el M-19 esbozó su propuesta de paz y reconciliación. No asistió el gobierno y aún así los líderes guerrilleros siguieron insistiendo en el acuerdo durante todo el segundo semestre de 1988, hasta lograr la instalación de una mesa formal de negociaciones.

El proceso de paz del M-19 se convirtió entonces en el contrapunto del enorme baño de sangre que se realizó entre los años 1988 y 1991. Mientras una coalición perversa entre dirigentes políticos, miembros de las Fuerzas Armadas y mafias asesinaban a candidatos presidenciales, jueces de la república, parlamentarios, alcaldes y líderes sociales en las calles y campos del país, esta guerrilla, y otras que se sumaron a la propuesta, levantaban testarudamente las banderas de un pacto de paz. Lograron cambiar el escenario y ganaron al país para la salida negociada.

Tal vez una situación similar hubiera ocurrido hace ocho o diez meses si las Farc y el Eln le hubiesen entregado a la comunidad internacional a todos los secuestrados y hubiesen emprendido un camino de paz en medio de sus enormes dificultades militares. Quizás estén todavía a tiempo de acometer esta audacia y transformar el escenario político.

Porque lo que están haciendo las guerrillas de hoy es servirle en bandeja de plata toda la opinión nacional al presidente Uribe y permitirle que a cuento de la lucha contra las Farc y contra el secuestro esconda o rebaje a un segundo plano problemas graves y dolorosos del país como la ‘parapolítica’, los diez mil desaparecidos causados por los paramilitares y los cerca de cuatro millones de desplazados que arroja el conflicto.

También le están facilitando que se perpetúe en el poder por mano propia o prestada, que se lleve de calle la separación de poderes y aplaste la oposición. En una palabra: que vulnere a su antojo, de manera profunda, la democracia.

Bien sé que es una quimera pensar en escenario de reconciliación de aquí al 7 de agosto del 2010. El presidente Uribe no soltará la estrategia de destruir por la vía militar a las guerrillas capitalizando cada golpe en una opinión sedienta de victoria y estos grupos armados no se moverán de su ciega posición de resistencia que tanto le sirve al Gobierno. Es así de triste.

Pero el Polo Democrático y el Partido Liberal sí deberían sacudir un poco la imaginación para idear escenarios distintos donde puedan hacer aflorar los angustiosos problemas que el país esconde bajo el tapete de la seguridad democrática.

lvalencia@nuevoarcoiris.org.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.