70 SEGUNDOS DE ANGUSTIA...

70 SEGUNDOS DE ANGUSTIA...

El temblor que sacudió ayer al país cobró una vida: la de Jaime Aguirre, un obrero de la construcción que fue atrapado por la tapia que levantaba laboriosamente en un edificio del norte de Bogotá.

20 de enero 1995 , 12:00 a.m.

Aguirre, de 37 años, alcanzó a ser llevado al Hospital Simón Bolívar a las 10:30 de la mañana, 25 minutos después de producido el sismo y cuando la ciudad no se reponía aún de los efectos del pánico.

Robinson Fragua, su auxiliar, quedó confinado en la unidad de cuidados intensivos del mismo centro. Los médicos le diagnosticaron traumatismos craneanos producidos al caerse el andamio desde el cual pañetaba una pared de la obra situada en la calle 142 con carrera 19. Su pronóstico era reservado.

No hubo otras víctimas en el país, pero sí destrozos materiales. Jaime Triana, operador de radio de la Defensa Civil en Boyacá, dijo que 25 casas de Firavitoba y El Cocuy (Boyacá) resultaron agrietadas. La cornisa de la iglesia de esta última población se desprendió.

En Bogotá, Bucaramanga, Villavicencio y Cúcuta, medio centenar de edificios sufrió fisuras y hubo traumatismos en los servicios de energía eléctrica, telefónico y el tráfico vehicular.

El científico Hans Meyer, director del Instituto Sismológico de Occidente, con sede en Cali, informó que el temblor se registró a las 10:05, tuvo una duración de 37 segundos y fue seguido por una cadena de réplicas menores.

La intensidad del movimiento fue de 6.6 grados en la escala ilimitada de Richter.

Su epicentro fue situado en Tauramena (Casanare).

Fue un evento fuerte si se tiene en cuenta que el terremoto que acaba de producir una catástrofe en el Japón fue de 7.2 , comentó el geólogo Fernando Rivas, de la Universidad Nacional.

No obstante, Julián Escallón, coordinador de sismos del Ingeominas, dijo que no existe relación alguna entre un sismo y otro.

Según los tres expertos, el temblor en Colombia está relacionado con el sistema de fallas de la placa andina.

Meyer no descartó que se produzcan otras réplicas. De hecho, una de las más fuertes se produjo a las 12:35 de ayer y se sintió con especial intensidad en Villavicencio.

Estampidas Las imágenes que durante la última semana han difundido la prensa y la televisión sobre el terremoto que semidestruyó a Tokio contribuyeron a aumentar el miedo que experimentaron los colombianos.

Así creen, entre otros, Claudia Yaneth Vega, una empleada de la Aeronáutica Civil que recuerda haber partido en estampida con un grupo de compañeros suyos cuando a sus espaldas se caía la estructura modular de su oficina del aeropuerto Eldorado.

El edificio de la Aerocivil fue uno de los más afectados de Bogotá.

En el inventario figura también el Centro Comercial Andino, en el norte, cuyas marquesinas y enchapes se desprendieron como removidas por una explosión.

Después de los segundos de angustia, la calma retornó gradualmente a las ciudades colombianas, a pesar de que en la Costa Atlántica y en Antioquia se sintió levemente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.