Secciones
Síguenos en:
Condenan a Barranquilla por un arroyo

Condenan a Barranquilla por un arroyo

El Consejo de Estado les puso un primer ‘tatequieto’ legal a los peligrosos arroyos que azotan a Barranquilla cuando arrecia el invierno. La Sección Tercera le ordenó a la capital del Atlántico tomar las medidas correspondientes para que estos ‘ríos’, que arrasan con lo que encuentran en las calles de esta ciudad, sigan causando estragos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Este alto tribunal estudió el caso de Jorge José Paternostro Barrios, quien murió el 17 de julio de 1993 en Barranquilla después de que un arroyo lo arrastró en la carrera 44 con calles 58 y 50.

Ese día, a la 1:30 de la mañana, Paternostro Barrios iba manejando un Renault 4, acompañado de su esposa, Rosiris, en medio de un fuerte aguacero.

Un arroyo arrastró el carro y lo inundó. Al salir del auto, él fue expulsado hacia un caño, donde se ahogó. Su esposa fue salvada por personas que estaban cerca.

El caso Ante la demanda, el Distrito de Barranquilla se opuso a indemnizar a la familia porque, aunque si sabía del caso, dijo que no estaba comprobado que el hecho hubiera sucedido como lo relataron Rosiris y los testigos.

Señaló, además, que no era responsable de la muerte del señor Paternostro por cuanto “se vislumbra imprudencia de la víctima al afrontar la natural peligrosidad del arroyo mencionado”.

En la sentencia del Consejo de Estado, cuya ponencia es del magistrado Enrique Gil, le dio la razón a la familia Paternostro y ordenó a la Alcaldía indemnizarla con unos 850 millones de pesos.

Los magistrados encontraron pruebas de que en el lugar no había señalización que advirtiera a los transeúntes el riesgo del arroyo. En el momento de los hechos, tampoco había luz y, además, los testigos coincidieron en que allí era frecuente la formación de aguas peligrosas sin que ninguna autoridad hiciera mayor cosa al respecto. De hecho, ese arroyo sigue apareciendo cada vez que hay un aguacero fuerte en la capital del Atlántico.

“La muerte de personas y los daños causados por los arroyos en Barranquilla constituyen una falla del servicio que hoy día resulta inadmisible, y en virtud de ello la Administración Distrital debe dar una pronta solución –dijo el Consejo de Estado–. (Se) evidencia una deficiente prestación del servicio que pone en peligro la integridad de las personas que transitan por la ciudad”.

Un problema de planeación urbana.

El tema de los arroyos es un problema de planeación urbana en Barranquilla (Atlántico). La ciudad, fundada en 1629, creció en una zona en declive y próxima al río Magdalena, lo que facilita la formación de arroyos (ríos que se toman las principales vías y se llevan todo a su paso).

En los últimos años, las autoridades locales han tratado de enfrentar el problema de diferentes maneras. Por lo pronto, en los sitios donde se han presentado algunas tragedias existe señalización para evitar nuevas muertes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.