Secciones
Síguenos en:
Así va la puja de combustibles por subirse a ‘transmilenios’

Así va la puja de combustibles por subirse a ‘transmilenios’

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de julio 2008 , 12:00 a. m.

REDACCIÓN NACIONAL El tipo combustible que utilizarán los nuevos sistemas de transporte masivo en el país ha generado fuertes debates regionales, por el cuidado del medio ambiente y los costos que esto representa.

Al diésel, el combustible utilizado por TransMilenio en Bogotá, el primero en el país, le compiten ahora el gas natural y la energía eléctrica.

En Bogotá se contemplará en la licitación para las nuevas troncales, por la carrera Décima y la calle 26, que tendrán más puntajes las empresas que propongan operar articulados movidos por gas.

En Medellín, la polémica suscitada se saldó a favor del gas para el Metroplús (su nuevo sistema de transporte masivo), pese a que el Ministerio de Minas advirtió, que a futuro, el país podría tener problemas de abastecimiento; a la oposición de concejales y a las ácidas críticas de expertos ambientalistas.

El alcalde de Medellín, Alonso Salazar, tomó la decisión tras un mes de duras pujas entre quienes consideran al gas como un “combustible funesto”.

Precisamente, el ministro de Minas, Hernán Martínez, dio por terminada el lunes la controversia al asegurar: “Di mi posición, el alcalde es autónomo y espero que le vaya bien”.

Eso sí, insistió en la escasez de gas a futuro (ver nota anexa).

Salazar tomó la decisión del gas natural con base en un estudio de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y recomendaciones del Área Metropolitana, entidad ambiental.

Luego de analizar la información, el Alcalde aseguró que a pesar de que la energía eléctrica es la más limpia, sus elevados costos obligaron a descartarla. Según Salazar, muchos transportadores no podrían invertir en esos vehículos.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Área Metropolitana, los buses eléctricos apropiados para Metroplús costarían entre 380 mil y 500 mil dólares cada uno, mientras que los de gas rondarían los 120 mil dólares.

Además, la implementación de las redes eléctricas aumentaría el costo de la obra y la demoraría más, pues estaba programada para junio de este año y ahora se anuncia para la mitad del 2009.

El gerente de Metroplús, Tulio Betancur, aseguró que a finales de julio deberán estar listos los prepliegos para adjudicar la operación del sistema.

El funcionario explicó que el gas registra bajos índices de emisiones nocivas para la salud, es decir, alrededor de 50 partículas de azufre por millón, que son las mismas del diésel de óptima calidad.

Aunque quienes abogan por la electricidad reconocen que el gas es menos nocivo para la salud que el diésel, advierten que las emisiones a la atmósfera son casi iguales. La oposición más seria al gas la encabeza el Grupo de Investigación en Transmisión y Distribución de Energía de la UPB, uno de los que participó en el informe en el que se basó el Alcalde.

“Mientras que la vida útil de un vehículo de gas alcanza 10 años, la de un eléctrico llega hasta 20. Si la concesión de Metroplús es por 15 años, se necesitaría comprar en ese tiempo dos flotas de vehículos a gas mientras que la primera flota de eléctricos todavía tendría una cuarta parte de su vida útil”, señaló Andrés Emiro Ruiz, líder del Grupo.

Para los que defienden la electricidad, ese cálculo desvirtúa el argumento de los altos costos. También, aseguran que la electricidad es mejor negocio puesto que es más barata y es producida por Empresas Públicas de Medellín.

Los argumentos parecen que hicieron mella en el Alcalde quien, pese a insistir en el gas natural, ha dicho que para futuros circuitos del Metroplús, considerará la energía eléctrica como opción.

Existen diferencias entre ministerios.

La polémica en Medellín por el tipo de combustible a usarse alcanzó el ámbito nacional, pues los ministerios de Transporte y Minas tienen conceptos diferentes.

Así se evidenció en una carta enviada por el titular de la cartera de Minas y Energía, Hernán Martínez Torres, donde le advierte al alcalde de Medellín, Alonso Salazar, que posiblemente en el 2010 o el 2012 habrá restricciones a la distribución del gas natural en el territorio nacional, debido a que el país cuenta con escasas reservas de este combustible.

Según la carta, de darse esta situación, los primeros perjudicados serían los sistemas de transporte masivo, pues de acuerdo con la reglamentación vigente se daría prioridad en el suministro a los usuarios residenciales.

“Caso contrario es que nuestro país cuenta con una amplia y suficiente oferta de energía eléctrica, la cual sí puede asegurar la atención de este proyecto para el largo plazo a precios competitivos”, reza un aparte de la carta.

La misiva contrasta con la posición del ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, quien estuvo en una reunión con el Alcalde de Medellín y con autoridades de la región minutos antes de que se anunciara al gas como el combustible para Metroplús.

Diésel moverá el MIO.

CALI A pesar de que en un comienzo los caleños pidieron el combustible más limpio posible y se empezó a hablar incluso de etanol, en Cali ya se definió que el MIO empezará a rodar desde este fin de año con diésel.

La decisión, que se habría basado en criterios técnicos, se dio gracias a que el diésel que se utilizará es mucho más limpio que el que normalmente se usa para transporte masivo en Colombia.

Los buses operarán con un diésel de 500 partículas por millón de azufre, mientras que en el resto del país manejan alrededor de las 4.000 partículas, a excepción de Bogotá.

Los cuatro operadores del MIO esperan tener lista en septiembre toda la flotilla de los 449 vehículos que entrarán a remplazar los buses de servicio colectivo a partir de noviembre.

En Cartagena, el operador definirá el combustible.

CARTAGENA En Cartagena, donde se construye Transcaribe, la decisión sobre el combustible será tomada por la empresa que sea escogida como operadora, la cual elegirá el combustible que mejor le convenga para el funcionamiento del sistema.

Sin embargo, está claro que el escogido deberá ser un biocombustible, dado que así está establecido en los convenios firmados con el Banco Mundial, entidad financiadora.

En este sentido, Transcaribe adoptó el llamado Proyecto de Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL) que se acoge a las especificaciones definidas por el Protocolo de Kyoto.

Hasta el momento, se han estudiado el gas natural y el diésel.

Sin embargo, todo apunta a que el diésel se impondrá en la ciudad debido a que tendría mejor desempeño en las condiciones específicas de la costa caribe.

A Pereira le comprarán aire que no contamine.

PEREIRA Megabús, el sistema de transporte masivo de Pereira, utiliza diésel en sus buses articulados, que entraron en funcionamiento hace dos años.

“El diésel de Megabús es mucho más limpio que el que usa el transporte público común e incluso más que la gasolina corriente”, asevera Julio Bayona, director de Comunicaciones de la empresa.

Según Bayona, una de las razones por las que el sistema integrado no utiliza otro combustible es que para el 2012 Megabús espera reducir 130 mil toneladas de dióxido de carbono, gracias a la operación con diésel de alta calidad.

Megabús es el segundo sistema de transporte masivo en el mundo en incorporar Mecanismos de componente de Desarrollo Limpio (MDL). Así, en unos años, el Protocolo de Kyoto le compraría el aire que ha dejado de contaminar.

A la fecha, Megabús ha consumido 37 por ciento menos combustible con relación al transporte público estándar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.