Secciones
Síguenos en:
Cera, otra de las ‘ayudas extras’ de los tramposos

Cera, otra de las ‘ayudas extras’ de los tramposos

La Cera es el nombre con el que se conoce a la EPO de tercera generación, una sustancia con los mismos efectos que el más popular dopante, pero que precisa menos inyecciones, lo que dificulta su identificación en los controles antidopaje.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Fue el producto encontrado en la orina de Riccardo Riccó, el último caso de dopaje detectado en el Tour de Francia, positivo en la cuarta etapa de la carrera.

Con las siglas en inglés, Cera se esconde el Continuos Erythropoietin Receptor Activator, un producto experimentado desde 2000, pero que mucho más tarde llegó a los hospitales de la mano de los laboratorios suizos Roche para tratar a enfermos renales.

También conocida como EPO de retraso, porque su efecto dura más tiempo, la Cera no se encuentra en farmacias y, en el mercado negro, puede llegar a costar 2 millones de pesos.

El profesor Gérard Dine, experto del Instituto de Biotecnología de Troyes y muy implicado en la lucha contra el dopaje, asegura que la Cera se utiliza en el deporte “desde hace años, no tiene nada de nuevo. Tiene la ventaja de que hay que inyectársela menos veces y por eso los rastros quedan menos tiempo en la orina”, afirma Dine.

La EPO de tercera generación es una revolución para los pacientes renales, pero también parece que puede cambiar las prácticas dopantes.

Dine considera que Riccó cometió un error: “Él debió calcular mal los plazos y se lo inyectó dos o tres días tarde. De lo contrario hubría sido casi imposible encontrar restos en la orina”.

Para el científico, el futuro de la lucha antidopaje pasa por la puesta en marcha del pasaporte biológico, un compendio de datos sanguíneos de cada ciclista, que refleja los cambios bruscos en los niveles, sinónimo de consumo de sustancias prohibidas.

Este instrumento, lanzado el año pasado por la Unión Ciclista Internacional (UCI), no se aplica en el Tour de Francia por el conflicto que mantiene esta institución con los organizadores de la ronda gala.

Dine asegura que la EPO de tercera generación no es lo más moderno en dopaje. “Hay EPO de cuarta y quinta generaciones que no dejan ningún rastro en la orina”, añade.

Además, los laboratorios experimentan ya con los “moduladores de EPO”, sustancias sintéticas que hacen que el organismo genere EPO natural, endógena. El científico cree que estarán listos en 2015 para sustituir a la EPO en los pacientes, pero sospecha que al mundo del deporte pueden llegar antes.

La THG, una ‘droga de diseño’ La Tetrahidrogestrinona, también conocida como THG, es un esteroide anabolizante de última generación, que pertenece al grupo de las llamadas “drogas de diseño”, y que en los últimos años fue utilizada por numerosos deportistas de Estados Unidos con el fin de mejorar de modo fraudulento su rendimiento deportivo.

Es de la misma familia de la Gestrinona y la Trembolona, dos potentes esteroides que ya estaban en la lista de sustancias prohibidas. La particularidad del THG es que fue, específicamente, sintetizada con el fin de no ser detectada por los controles antidopaje.

La existencia de esta droga se hizo pública a raíz de una investigación iniciada en junio de 2003 por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada).

Todo se inició con un envío anónimo que les llegó y que contenía una jeringa con restos de un esteroide de nueva generación hasta entonces indetectable por los controles.

Además, el anónimo apuntó a los laboratorios Balco (situados en San Francisco) como el origen de la sustancia y dio los nombres de los atletas que la estaban utilizando.

Más tarde se sabría que el anónimo que envió la muestra era Trevor Graham, que había sido entrenador de varios atletas de primera línea, entre ellos, el plusmarquista mundial de los 100 metros Tim Montgomery, o la triple campeona olímpica en Sydney 2000 Marion Jones.

Numerosos testigos e implicados fueron llamados a declarar ante la Usada.

Se descubrió que Balco, una compañía dedicada a los suplementos nutricionales para deportistas, era la fabricante de esta droga, que luego era distribuida a deportistas de primer nivel por el entrenador Greg Anderson, quien la identificaba simplemente como ‘Clear’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.