Secciones
Síguenos en:
Se desploman los precios de los carros populares

Se desploman los precios de los carros populares

Que le rebajen 3 o 4 millones de pesos a un carro de gama alta no es noticia, pero que esa reducción de precio se dé en un modelo de nivel de entrada, como un Chevrolet Spark o un Renault Logan, es un suceso que parte el mercado por completo y deja a los usados en tierra movediza.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Si bien los precios de los carros han venido bajando debido a la revaluación del peso frente al dólar y otras variables, lo que sucede desde hace una semana, cuando Chevrolet lanzó una agresiva campaña de reducción de precios y Renault le contestó con un golpe similar, no tiene precedentes, más si se tiene en cuenta que la promoción no es para deshacerse del inventario ‘atorado’, sino que se trata de modelos 2009.

El cuento es este: Chevrolet redujo, hasta el 31 de julio próximo, el precio de los modelos 2009 del Spark. El modelo básico estaba en 23,55 millones de pesos y bajó a 18,99 millones, es decir ¡4 millones 560 mil pesos! También redujeron el precio del Aveo tres puertas, de 29,64 millones a 26,99 millones de pesos (casi tres millones).

Como en una pelea de boxeo, la respuesta del jugador número dos del mercado nacional, Sofasa-Renault, no se hizo esperar y redujo el precio del Renault Logan a 26’390.000 pesos (el modelo sin aire).

Además, extenderá la promoción hasta el último día de septiembre.

Adicionalmente, el cliente que compre el modelo Logan Entry de contado obtiene un millón de pesos más de descuento.

Así, podrá llevarse, por 25,39 millones, un carro familiar que se ha posicionado bien en el mercado por su equipamiento, buena capacidad de carga en el baúl y espacio generoso para los pasajeros, así el diseño sea ‘señorial’ para algunos usuarios.

¿Cómo aguantan? Según José Román, gerente de ventas de GM Colmotores, el ensamblador se ‘apretó el cinturón’ para llevarles a los clientes la promoción: “Adoptamos medidas para reducir nuestros costos y los de nuestros concesionarios”.

Román agrega que el propósito de este tipo de promociones es “aumentar nuestros volúmenes de ventas y llegarles también a esos clientes que normalmente comprarían un usado como su primer vehículo”.

Claro que varias de las marcas consultadas, como Chevrolet, Renault, Hyundai y Kia, las cuales venden volúmenes considerables de modelos populares, coinciden en que los carros en general han venido bajando como resultado de la pérdida de ‘peso’ del dólar en el país, entre otras variables.

“Estamos entrando a un esquema abierto de mercado en el que se ha venido dando una baja de precios en todas las marcas. Nosotros iniciamos, con nuestros concesionarios, una promoción especial por tiempo limitado que busca llegar a nuevos clientes”, comenta José Román, de Chevrolet.

Ricardo Salazar, gerente de Los Coches, la vitrina que más unidades de Chevrolet mueve en el país, comparte el punto de vista de Román y agrega que otro de los objetivos de esta promoción es dinamizar el mercado, en vista de la evidente desaceleración que presenta el sector respecto a las cifras del 2007.

“Estamos vendiendo menos que el año pasado, pero más que en el 2006, que fue el primer año récord en ventas en mucho tiempo”, comenta Salazar. El ejecutivo también asegura que esta promoción en particular no va a afectar el precio de los carros a futuro, pues igual estos bienes han venido bajando en precio por las razones macroeconómicas ya mencionadas.

Competidores no bajarán Esta guerra de precios temporal tiene a los dos grandes ensambladores ‘enganchados’. Sin embargo, otros jugadores de ese segmento ‘no le jalan’ al asunto.

Lázaro Montes, gerente de Hyundai Colombia, asegura que por el momento está descartado que Hyundai entre a hacer parte de una competencia frontal de precios contra Chevrolet y Renault, pues se pone en riesgo la estabilidad de la compañía: “Por lo menos este mes, no vamos a competir a este nivel de precios, pues afectaríamos el PyG de la compañía”, comenta Montes.

“Nuestro deber es cuidar que no perdamos dinero y con estas promociones se podría poner en peligro al usuario del vehículo”, prosigue Montes. Al preguntarle por qué se afectarían los clientes, respondió: “Si me bajo demasiado en precios, tendría que afectar mi nómina de empleados. Al hacerlo, baja el nivel de servicio e incluso se llega a poner en peligro la continuidad del producto”.

Por su parte, Héctor Corredor, gerente de mercadeo de Kia Motors Colombia, es contundente al afirmar que “Las marcas deben trabajar de una forma más creativa que jugando con los precios de sus productos”.

El ejecutivo enfatiza, además, que “todas las estrategias para vender más son válidas pero, en últimas, promociones como estas hacen que un producto pierda valor a los ojos de los clientes”. Y agrega: “¿Con qué cara le dice uno a un cliente que su carro que hace unos días costaba 24 millones ahora cuesta 19?”.

Corredor también descarta que su compañía vaya a realizar una promoción similar, por ahora, y dice que no le preocupa no bajarles el precio a sus vehículos, pues esas reducciones también se dan de diferentes maneras, como mediante buenos planes de financiación, servicio posventa, calidad del producto, garantía y otros valores agregados. “El cliente que maneja un Kia Picanto busca, por ejemplo, dirección electroasistida, algo que no tiene un Spark”, puntualiza.

Lo cierto de todo esto es que el mercado reaccionó de nuevo ante la fuerte competencia y que el gran ganador será quien quiera comprar un 2009. La pregunta es: ¿y los usados?.

¿Es buena idea comprar ahora o esperar un poco más?.

El mensaje de las marcas que lanzaron estas agresivas promociones, Chevrolet y Renault, es que hay que aprovechar a comprar ahora antes de que vuelvan a subir.

Sin embargo, cabe la pregunta de si en unos meses estas marcas se puedan ‘atorar’ un poco con los modelos que hoy están en promoción y tengan que bajar los precios definitivamente por una razón: tal vez los clientes prefieran esperar a ver si se repite una promoción similar, o la falta de volumen de ventas obligue a repetir una faena igual.

En cuanto a las demás marcas que tienen modelos en ese segmento, éstas no podrían competir si los dos líderes del mercado bajaran los precios de forma definitiva, a menos que ellos también los redujeran, pues la clientela en Colombia es muy sensible al precio, más que al equipamento del vehículo o al valor agregado que le puedan ofrecer en forma de financiamiento, garantía o servicio posventa. Así, probablemente todos tengan que ajustar por lo bajo el precio que decidan poner quienes están dispuestos a sacrificar margen de ganancias.

Castigo a los usados.

Hay una norma del mercado de vehículos y es que si el nuevo baja, el usado baja. José Román, de GM Colmotores, dice que “en general los precios de los vehículos usados de todas las marcas han venido bajando” y agrega que la baja en el precio de los usados depende de la reputación del carro: “Los vehículos Chevrolet son más apreciados en el mercado del usado, gracias al respaldo, precio y disponibilidad de nuestros repuestos”.

Carlos Rico, un cliente que quería averiguar un Spark, después de leer la promoción en el periódico, entró a una vitrina que vendía nuevos y usados, pero lo hizo por el patio de usados. Allí encontró que en ese momento un Spark 2008 estaba alrededor de los 23 millones de pesos. “No quiero usado, quiero uno nuevo”, le indicó a la vendedora, a lo que esta le replicó: “Los nuevos están en el otro patio y valen 19’990.000 pesos”. Aquí cabe la pregunta: ¿Cuál compraría usted?.

26,99 millones de pesos es el precio del Chevrolet Aveo 3 Puertas 2009, es decir, casi tres millones de pesos por debajo del mismo modelo del 2008. Colmotores dice que es una promoción hasta el 31 de julio.

¿COMPRAR AHORA O ESPERAR?.

El mensaje de las marcas que lanzaron estas agresivas promociones, Chevrolet y Renault, es que hay que aprovechar a comprar ahora antes de que vuelvan a subir.

Sin embargo, cabe la pregunta de si en unos meses estas marcas se puedan ‘atorar’ un poco con los modelos que hoy están en promoción y tengan que bajar los precios definitivamente por una razón: tal vez los clientes prefieran esperar a ver si se repite una promoción similar, o la falta de volumen de ventas obligue a repetir una faena igual.

En cuanto a las demás marcas que tienen modelos en ese segmento, éstas no podrían competir si los dos líderes del mercado bajaran los precios de forma definitiva, a menos que ellos también los redujeran, pues la clientela en Colombia es muy sensible al precio, más que al equipamento del vehículo o al valor agregado que le puedan ofrecer en forma de financiamiento, garantía o servicio posventa.

Así, probablemente todos tengan que ajustar por lo bajo el precio que decidan poner quienes están dispuestos a sacrificar margen de ganancias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.