Secciones
Síguenos en:
Cristina K, traicionada por su ‘vice’

Cristina K, traicionada por su ‘vice’

“No puedo acompañar, estoy actuando de acuerdo a mis convicciones, mi voto no es positivo para el proyecto del oficialismo”.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Con esa frase, a las 4:28 de la mañana de ayer, el vicepresidente Julio Cobos pulverizó, votando contra la posición del gobierno, el polémico proyecto de retenciones fiscales a las exportaciones de granos por encima del 35 por ciento y abrió una crisis institucional que deja a la presidenta Cristina Kirchner atrapada entre el divorcio con la sociedad y la necesidad de desembarazarse de algunos colaboradores. Incluso de su esposo, Néstor, el gran derrotado.

El enfrentamiento de cuatro meses con el agro, con su historia de bloqueo de carreteras, provocó la suspensión temporal de exportaciones, la caída del comercio interno y una importante elevación de la inflación.

En una maratónica e histórica sesión del Senado –a donde recién en junio el gobierno había enviado el tema de las retenciones–, la votación del proyecto terminó en empate a 36. Lo que obligó, como lo establece el reglamento, a que el vicepresidente (que preside el Senado), desequilibrara la balanza con su voto.

Cobos no fue el único Distanciado del gobierno (ver recuadro), Cobos votó en contra del proyecto oficial y no solo le propinó a la Presidenta una derrota que se olía desde hace semanas, sino también dejó al gobierno en una seria crisis.

Pero no fue solo él. 11 diputados peronistas también votaron contra el proyecto.

“No se me cruza la voluntad de renunciar. Actué de acuerdo a mi conciencia, creo que era lo mejor”, aseguró Cobos ayer en la mañana, cuando la Presidenta y todos los miembros del gobierno guardaban silencio, abonando, incluso, la ola de rumores sobre la inminente renuncia de varios miembros del gabinete.

Así, lo que comenzó como una crisis sectorial de resolución inmediata, terminó convertido en una de grandes proporciones.

“Si la Presidenta se decide a trabajar junto al vicepresidente, digiriendo esta derrota, puede haber una salida positiva y hasta Cobos se podría convertir en un elemento para darle nuevos bríos al gobierno. Si la Presidenta no lo digiere y sale a calificarlo de traidor, la crisis no tendrá otro camino que la profundización”, opinó ayer el analista Rosendo Fraga.

Conociendo a los Kirchner, la segunda opción podría estar más cerca.

Incluso, desde el propio oficialismo, las voces para que la jefa de Estado ponga a su esposo a prudente distancia de sus decisiones gubernamentales son cada vez más fuertes.

Un marido incómodo Para varios analistas, la Presidenta, divorciada de la sociedad, y de las encuestas, y separada de las decisiones más importantes en los últimos días, debe alejarse de la figura de su marido.

Los errores del ex presidente, como el de jugar el poder del gobierno en la calle contraponiendo una manifestación contra otra (la del campo) y terminar perdiendo; como el comparar a los dirigentes del campo con ‘grupos de tareas’ (las pandillas de represores); o bien cuando forzó la votación hasta convertir a Cobos en un líder político y potencial rival y reemplazante, en el peor de los casos deben hacerle tomar una decisión al respecto.

“Lo mejor que puede hacer Cristina ahora es pedirle a Néstor el divorcio”, se quejaba un kirchnerista que mascullaba la derrota con improperios ayer en Buenos Aires.

Y es que Kirchner se dedicó a opacar la gestión de su esposa, y ahora, sin las retenciones, con la inflación a todo galope, con el tipo de cambio que ya dejó de ser competitivo y una oposición que hasta hace semanas era inexistente, el panorama político argentino cambió radicalmente.

Pérdida de mayorías La administración Kirchner ya no cuenta con las mayorías en el Congreso. La fuga de aliados dentro del Partido Justicialista fue notoria, lo mismo que la de varios gobernadores claves y un vicepresidente que ya demostró que sabe cómo contradecirlos y cómo estar a la altura de la historia cuando la situación lo requiere.

Y eso, en un país como la Argentina, que ya conoció una crisis con algunos rasgos similares en el 2000, constituye un terreno más que peligroso.

Efe.

¿QUIÉN ES JULIO COBOS? El kirchnerismo lo había sometido, desde el primer día de gestión, a las catacumbas del ninguneo, pero Julio Cleto Cobos, ingeniero civil de 53 años, demostró que el vicepresidente sirve para algo más que para sacudir la campanita en el Senado.

Había sido el elegido por Néstor Kirchner para acompañar a su esposa en la fórmula presidencial por el Frente Plural, que el ex presidente imaginaba como construcción política 'transversal' (con sectores de varios partidos).

Él es radical.

En uno de los peores momentos de la crisis con el agro, este ex gobernador de Mendoza y ex rector de una universidad de esa provincia se la jugó recibiendo a los gobernadores –cuando la Presidenta no los quería recibir– y a los dirigentes de la Mesa de Enlace que la afiebrada verba de los Kirchner comparaban con agentes de la dictadura militar.

Empezó a tomar distancia y ayer quedó claro hasta que punto.

Ahora la duda es si tendrá el talante para desactivar esta crisis institucional.

PARA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.