Secciones
Síguenos en:
Los líos de la ‘Pila’

Los líos de la ‘Pila’

Para muchos trabajadores que no gozan de un contrato laboral permanente, la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila) se ha convertido en una auténtica pesadilla.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Aunque el Ministerio de la Protección Social ha advertido que no se trata de un mecanismo recién inventado, lo cierto es que hoy miles de personas, víctimas de la desinformación, hacen colas interminables para pagar sus aportes a la seguridad social y evitar que sus servicios de salud sean interrumpidos.

La planilla, creada por el Gobierno a mediados del 2006, permite consolidar en un solo formato toda la información de aportes a la seguridad social y a la parafiscalidad, de tal modo que sea posible saber quiénes son los beneficiarios reales o identificar a aquellos que evaden o eluden los pagos.

Hasta ahora, los logros de la Pila son indiscutibles: en junio, por ejemplo, el sistema de operadores procesó 473.703 planillas con un número de cotizantes de 6’733.069 y un recaudo superior a los 2 billones para todo el Sistema de Protección Social.

El problema no es con los grandes o pequeños empleadores, sino con el millón de trabajadores independientes, de los cuales menos de 200.000 cotizan a pensiones; además, en su gran mayoría aportan sobre la base de un salario mínimo. Todos tienen la obligación de hacer sus pagos, a través de medio electrónico, a partir de este mes.

De acuerdo con la ley, quien cotice a salud debe también pagar pensiones.

Esto ha generado preocupación a los trabajadores de este nivel, especialmente entre quienes reciben los pagos más bajos; hacían el esfuerzo de aportar a salud para que ni ellos, ni su núcleo familiar, quedaran desprotegidos ante enfermedades, pero, en muchos casos, no aportaban para su pensión, en una alarmante despreocupación hacia la vejez, que este mecanismo busca remediar. En la pasada legislatura el Congreso aprobó una norma que permite a independientes de salario mínimo cotizar solo a salud. Falta el pronunciamiento de la Corte Constitucional. Entretanto, el ministerio expidió la Resolución 2377 en junio pasado, la cual permite a independientes sin capacidad de pago suficiente cotizar solo a salud y no a pensiones.

Pero aparece un problema mayúsculo: los independientes deben contar con computador, acceso a Internet y una cuenta bancaria para poder hacer el pago de manera directa. Para este millón de colombianos, muchos de ellos pobres, la Pila supone un cambio cultural enorme que puede convertirse en una barrera tecnológica que termine por excluirlos de los beneficios sociales.

Bastaba ver ayer las largas colas de angustiados bogotanos que no habían logrado inscribir la bendita planilla.

Un sistema como el que se quiere implantar exije mayor comunicación a la comunidad, mejor planificación, campañas de enrolamiento de los afiliados al sistema de pago. Y, también, más eficiencia de operadores de información como los bancos, con sus extensas redes de atención a escala nacional.

Miles de esas oficinas, que hasta el mes pasado recibían las planillas físicas y los pagos, hoy no están habilitadas para dar la asistencia que la Pila amerita. Urge corregir estos problemas para evitar una masiva deserción de cotizantes que, si bien quieren pagar, acaban perdidos en las minucias absurdas de un buen invento. Por lo menos debe facilitarse la posibilidad de seguir pagando con la planilla física, como antes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.