Secciones
Síguenos en:
Moscas y malos olores no dejan dormir en Fontibón

Moscas y malos olores no dejan dormir en Fontibón

Los vecinos de tres conjuntos residenciales, vecinos al humedal Meandro del Say, en la localidad de Fontibón, están desesperados por los hedores y la proliferación de moscos, ratones y ranas causadas por las aguas estancadas y contaminadas de un parque cercano a sus viviendas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Aunque la Alcaldía Local asegura que el gran charco es producto de las lluvias, los vecinos afirman que viene de filtraciones del humedal, que limita por la zona occidental con el río Bogotá.

Luis Alfonso Hernández, administrador del conjunto Recodo del Parque –el más afectado con el estancamiento de las aguas– dijo que se ha pedido la ayuda de varias entidades, pero “la respuesta ha sido casi nula”.

Después de enviar a un ingeniero ambiental a la zona, la Alcaldía Local insistió en que las aguas estancadas no son una filtración sino la acumulación de las lluvias, y hay que esperar a que se sequen naturalmente.

Por su parte, en el Hospital de Fontibón, los encargados de vigilancia ambiental les dijeron a los vecinos que tenían que aplicar cal directamente al pozo de aguas contaminadas. “Con eso han mermado los moscos y el mal olor, pero lo que buscamos es una solución de fondo”, dice Marta García, una ama de casa.

“Nosotros recibimos la solicitud por parte de los habitantes del sector.

Quisimos intervenir, pero no pudimos, pues hasta que el Acueducto no drene el agua y el pasto esté libre, no es posible hacer ningún procedimiento.

Hablamos con los ingenieros del Acueducto, que quedaron de hacer la visita pero no la han hecho. Al parecer, la funcionaria del Acueducto encargada de la localidad está de vacaciones y por eso está demorado todo”, dijo Margarita Barrero, médica veterinaria encargada de las visitas de vigilancia ambiental.

Ante la insistencia de la comunidad, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá se comprometió a realizar hoy una visita al lugar para establecer si es posible drenar las aguas del parque, y determinar cuál es el problema.

Los vecinos advierten que no pueden esperar. El olor en el sector es tan fuerte que algunas personas, especialmente los que quedan de cara al pozo acumulado, han padecido enfermedades pulmonares. Ese es el caso de Maritza Vargas, que estuvo hospitalizada cerca de una semana: “Me diagnosticaron bronconeumonía asociada a la respiración constante de este aire contaminado”, señaló.

Los habitantes de las 170 casas y más de 300 apartamentos de los conjuntos esperan que las autoridades hagan algo y ayuden con la limpieza y desinfección del parque

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.