Secciones
Síguenos en:
Felicitaciones, felicitaciones, felicitaciones

Felicitaciones, felicitaciones, felicitaciones

Ojalá tengamos la oportunidad de conocer al genio que concibió la operación ‘Jaque’, que permitió liberar a 15 secuestrados en forma impecable y les arrebató cuatro de sus más valiosos cautivos a las Farc. Ojalá también conozcamos algún día a los infiltrados que no solamente se están jugando la vida en ese papel, sino que deben ser personas excepcionales, capaces como fueron de convencer a un curtido jefe guerrillero de emprender una operación de estas dimensiones, de tanta trascendencia, y de ganarse su confianza a tal punto que se puso totalmente en manos del equipo que supuestamente iba a transportar a los secuestrados a un punto bajo el control del Secretariado de las Farc.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de julio 2008 , 12:00 a. m.

Ellos son los héroes incógnitos de una jornada que tuvo un felicísimo desenlace y le puso final al sufrimiento de Íngrid, todos sus compañeros de cautiverio y sus familias. El país y el mundo todavía celebran y comparten con las víctimas liberadas la felicidad que este acto produjo. Cualquier cosa adicional que se diga ya lo ha dicho alguien más. Pero no se puede dejar de felicitar efusivamente a todos quienes participaron en esta misión, desde los altos mandos que se atrevieron a ordenarla hasta quienes la concibieron y llevaron a cabo, protagonistas anónimos con quienes se ha contraído una enorme deuda de reconocimiento. Tampoco se puede dejar de expresar la emoción y la enorme felicidad que produjo el regreso a casa de Íngrid, en primer lugar, y de todos sus compañeros.

El ejército colombiano ha puesto su nombre y su prestigio bien en alto.

Esta misión y la forma como se llevó a cabo captura la imaginación y ha suscitado la admiración de todo el mundo. El Ejército colombiano y todo el aparato de inteligencia y seguridad del Estado han evolucionado en los últimos 10 años para superar los humillantes reveses de los que fueron víctimas cuando la guerrilla se atrevía a enfrentar a las Fuerzas Armadas directamente, moviendo contingentes armados para rodear y someter campamentos militares en donde aprehendieron a muchos de los secuestrados.

Esta operación de liberación va a figurar en los anales de la lucha antiterrorista entre las más audaces, mejor concebidas y mejor ejecutadas que se han llevado a cabo. Revela una capacidad administrativa, una imaginación y un arrojo que están a la altura de los de otros ejércitos conocidos por esas virtudes.

También deja claro que el alto Gobierno y los altos mandos poseen capacidad de liderazgo, audacia sin límites y confianza en su capacidad de tener éxito pues el riesgo humano y político de haber fracasado hubiera sido inconmensurable. La operación salió bien, y eso ha generado un ambiente muy favorable al Gobierno. Hasta Bush y McCain sacaron beneficios de su relación con Uribe en esta ocasión. Pero si la operación hubiera fallado, el costo hubiera sido enorme.

El Presidente, el ministro de Defensa y los altos mandos tomaron un riesgo calculado muy alto y demostraron una sangre fría y una audacia envidiables.

Pero también se esmeraron en tomar todas las precauciones para que la cosa saliera bien. Si recibieron ayuda de expertos norteamericanos o de Israel no han dicho, pero el valor para tomar la decisión y para ejecutar la operación fue todo suyo.

Las lecciones que se sacan de esta exitosa operación de inteligencia es que cuando hay objetivos claros, uniformidad de criterio y consenso general sobre la orientación de las políticas, los resultados que se obtienen se acumulan y en buena medida se producen porque los antecedentes fueron exitosos.

Este resultado posiblemente no lo estaríamos disfrutando si no se hubiera tenido desde un principio el objetivo de que hay que debilitar a las Farc y fortalecer a la fuerza pública y al Estado, o si no hubieran sido consistentes con ese objetivo las políticas de seguridad adoptadas. Esta observación tiene aplicación en las demás áreas de gobierno, en las que no se ha tenido tanto éxito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.