Secciones
Síguenos en:
DE LOS CULTOS Y LOS BÁRBAROS

DE LOS CULTOS Y LOS BÁRBAROS

El mundo de los cultos: llegó Pavarotti y como no vivirá mil años, hay que decirle bienvenido. Con boleta de cortesía estaré puntual para ver el desfile de los personajes, el grito operático, el caminar de los vanidosos, el programón que casi nunca llega a este país del subdesarrollo.

Mundo pícaro: se agotan las boletas y hay frenesí entre los señores por el canto de Caruso. Tiemblan los vidrios de los apartamentos en el norte bogotano, El Chicó, Rosales y Santa Ana, porque los señores están imitando a los tenores y al Pavarotti, que tiene una bella cara de alegría.

De la ópera, mundo exótico para un provinciano como yo, no me quedo sino con Carmen, la de Bizet, porque allí hay gracia gitana y todo un drama de amores, infidelidades y pasiones.

El mundo de los bárbaros: hubo crímenes monstruosos en un municipio llamado Trujillo y se afirma que fueron militares extraviados. Por suerte este gobierno asume con valor y no desmiente el genocidio con el tonto pretexto de que quieren desacreditar a Colombia , como sucedía en otros gobiernos.

El mundo de los frívolos: hasta los intelectuales están admitiendo ahora que no se pierden la trama de Café y las tribulaciones de la familia Vallejo con sus brujas busconas y chismosas. Cuántos millones le tumbará la avivata de Lucía a Sebastián antes de separarse? Quedan invitados para el próximo capítulo.

El mundo de los cultos: Al alcalde y filósofo Antanas Mockus lo queremos ver por televisión ordenando que el día 25 de febrero salgamos todos a la calle con agua, cepillo y jabón a lavar esta abandonada Bogotá. A propósito, mi querido alcalde: cuándo se posesiona? Cuándo nos da la orden de ayudarle? Entérese, señor alcalde: lo único que le pedimos es que haga presencia, que mande y que no desaproveche que la gente tiene ganas de hacer cosas gratis por Bogotá.

El mundo de los bárbaros: la pobre indiamenta que no sabe qué es la soberbia, ni el honor patriótico ni el cuento de la patria, se dispara a matar para darles gusto a los políticos y militares patrioteros del Ecuador y del Perú.

Esos dos países hoy están gastando millones de dólares en armas, mientras la tuberculosis, el cólera y la malaria los mantienen en el hambre y el atraso.

Quién gana esa guerra? El que llegue primero a Lima o a Quito. Lo cómico es que quien la gane sale perdiendo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.