UNA DECISIÓN INCONVENIENTE

UNA DECISIÓN INCONVENIENTE

El Grupo de Río ha decidido mantener la decisión que excluyó a Panamá de ese conjunto de países al cual inicialmente éste perteneció. Esa determinación no tiene lógica y para Colombia es inconveniente. Panamá dejó de pertenecer al Grupo por una razón de carácter político que ya ha sido plenamente superada. En 1988 el general Noriega derrocó al presidente Del Valle y lo sustituyó por un títere escogido a su acomodo, gracias al cual pudo seguir sometiendo al país a su deshonesto imperio. Hoy Panamá tiene un gobierno que en ni en sus orígenes ni en su conducta se parece a la dictadura implantada por el borrascoso general y tal situación debería ser suficiente para que el país regrese, con todos los honores, al Grupo que contribuyó a fundar. Nada, ciertamente, explica que, siendo ya Panamá una democracia, se insista en aplicarle la dura pero merecida sanción a que se hizo acreedor su Gobierno cuando era una odiosa tiranía.

09 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Pero Colombia además ha mantenido y tendrá que seguir manteniendo con ese país una relación muy especial que la obliga en el buen sentido de la palabra desde luego a convertirse en mediadora para que la hermana república no sea sometida a una desobligante e injusta discriminación. Hay vínculos históricos muy fuertes entre los dos países, que no son los mismos que unen a Panamá con el resto de Estados que integran el Grupo. Colombia está unida a Panamá, además, por los poderosos lazos de la sangre hasta tal punto que bien puede decirse que entre las dos naciones no solo hay una profunda amistad sino también un claro parentesco. A todo ello se une la comunidad de intereses económicos de todo orden que existe entre los dos países y que Colombia haría mal en ignorar. En Panamá operan numerosas empresas a las cuales se ha vinculado capital colombiano. Y va en benefico del país que tal hecho sea reconocido por los demás miembros del Grupo de Río, así como Colombia reconoce los vínculos y los intereses que llevan a la Argentina y al Brasil a mirar complacidos el ingreso de Chile, Paraguay y Bolivia a la organización después de haber sido esas naciones, también, dictaduras militares. Ojalá, entonces, nuestro Canciller haga valer todas estas consideraciones ante sus homólogos del Grupo y les haga ver, además, que ese organismo no puede desconocernos como país suramericano que mira hacia Centroamérica y que a ella está vinculado por el puente histórico, económico y geográfico que es el istmo de Panamá. Estamos seguros de que, si así se presentan las cosas, los demás Estados compartirán las razones del nuéstro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.