Secciones
Síguenos en:
LOS EE.UU., UNILATERALISMO Y MULTILATERALISMO ASERTIVO

LOS EE.UU., UNILATERALISMO Y MULTILATERALISMO ASERTIVO

El discurso del presidente Clinton ante el Congreso dio la apariencia de que se ocupaba menos de la política exterior que de la interna. Pero una mirada inquisitiva muestra, por el contrario, que detrás de los párrafos específicos en lo que se llama, sobriamente, El Estado de la Unión está implícita una re-definición, todo un nuevo diseño de la acción internacional de la primera potencia mundial. Como es obvio, ello nos afecta a todos. Resalta el hecho de que cada día la separación entre la política exterior e interna es menor, tienden a confundirse inextricablemente.

Ni los EE.UU. por razón de su status inigualable, ni ningún Estado, pueden adelantar una política exterior coherente, consistente, sin un amplio espectro de apoyo interior, algo que se parezca a un consenso. Las elecciones de noviembre, que les dieron mayoría en el Congreso a los republicanos, confirman la erosión del viejo consenso que se mantuvo indemne a todo lo largo de la guerra fría . La desaparición del enemigo -el imperio comunista soviético- ha vuelto más elusiva la identificación de un interés nacional , coincide con la diversificación étnica y el surgimiento de grupos de presión que compiten por intereses parciales. Hacen más arduo el proceso de policy making en torno de problemas como los derechos humanos, la droga, el fundamentalismo islámico, la proliferación nuclear, el medio ambiente, la migración ilegal, la asistencia humanitaria o las consecuencias impositivas de los acuerdos económicos, que hoy dominan la agenda.

El gran dilema de Clinton es la articulación de intereses en un interés común. La formación de un nuevo consenso, a sabiendas de que las líneas de fragmentación atraviesan verticalmente a republicanos y demócratas. Estos no lo han acompañado unitariamente en sus acciones en Haití o Bosnia, en el tratamiento a China, Rusia o el Japón, ni en las votaciones sobre el GATT o el T.L.C. A sabiendas de su inseparabilidad, se advierte un desfase entre la conducción exterior económica y la política de los EE.UU. En la primera muestran cifras de recuperación en todos los frentes, han aprovechado a fondo las posibilidades -incomparables- que les abre la globalización.

En cambio, no existe una estrategia política definida. Más que una disputa por liderazgo lo que hay es un vacío mundial. Transitamos ahora entre la contención al comunismo y la ampliación de la postguerra fría, que el clintonismo no ha acabado de configurar. Algunos analistas lo califican de un neo-wilsonismo; oscila entre el idealismo internacionalista liberal y un pragmatismo teñido de populismo y se presenta, como Wilson, a manera de alternativa frente al aislacionismo. Pienso que el peligro de un neoaislacionismo norteamericano es mucho menor que la amenaza de ciertas formas de unilateralismo (alrededor de problemas como los mencionados) en que la posición de republicanos y demócratas no es compacta. La disputa entre internacionalistas y aislacionistas se definió a favor de los primeros por obra de la guerra fría ; ahora la relación, mucho más compleja, es entre unilateralistas y multilateralistas asertivos , es decir, con categorizaciones imprecisas.

El Consejero Presidencial para la Seguridad, Anthony Lake, en una comunicación a la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Johns Hopkins, lo resumió nítidamente hace un tiempo: Sólo existe un factor prioritario que pueda determinar si los EE.UU. debemos actuar de manera multilateral cuando ello favorezca nuestros intereses y debemos actuar unilateralmente y cuando sirva a nuestros propósitos. En cada caso la sencilla cuestión es: Qué funciona mejor? Lo único que podría inclinar la balanza hacia un multilateralismo viable es la eficacia, realista, consensuada, de las instituciones -tanto regionales como mundiales- y ello supone un esfuerzo planeado, colosal y conjunto que no aparece a la vista .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.