Secciones
Síguenos en:
VÍCTIMA DE SERRANO PRADA SÓLO TENÍA UN CORTAÚÑAS

VÍCTIMA DE SERRANO PRADA SÓLO TENÍA UN CORTAÚÑAS

Bucaramanga sigue alarmada por el asesinato del ex personero de Zapatoca, Humberto Díaz Gómez, quien falleció de un disparo en la cabeza propiciado por el presidente de la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes, Rafael Serrano Prada.

Las declaraciones del parlamentario y los testimonios dados por las personas que presenciaron el incidente, al igual que la versión de los familiares, son contradictorias.

A pesar de lo dicho por Serrano Prada, en su indagatoria ante las autoridades de Bucaramanga, en torno al homicidio de Díaz Gómez, de 72 años de edad, testigos presenciales afirmaron que este último no esgrimía armas, y que las autoridades solo le encontraron un cortaúñas con una pequeña navaja.

Los hechos ocurridos el martes en la calle 36, entre carreras 16 y 17, fueron apreciados por muchas personas que a esa hora se desplazaban hacia sus lugares de trabajo o a los centros comerciales del centro de la ciudad.

Según Serrano, el día del incidente salió poco antes de las 9 de la mañana de su emisora Radio Melodía hacia el diario El Frente, también de su propiedad. Aunque no llevaba escoltas, iba acompañado de Rodrigo Franco. Sus guardaespaldas lo esperaban en su oficina del periódico, cinco cuadras más abajo.

Al llegar a la entrada del Banco Mercantil, a donde iba a realizar una diligencia, fue interceptado por dos hombres canosos, uno de ellos Díaz Gómez, quien le interpeló con insultos.

Zoila, una funcionaria del poder Judicial que alcanzó a presenciar la discusión, dijo que yo pasé por ahí faltando un cuarto para las 9. Vi al doctor Serrano con dos señores y me fui a hacer mi vuelta. De regreso, vi que uno de los señores le alegaba.

El doctor Serrano se corría hacia atrás muy pálido y le decía: mire, no me haga cometer algo que no quiero . El llevaba una manicartera de donde sacó un revólver y lo guardó en el bolsillo. Sin embargo, seguí derecho y a la media cuadra escuché un disparo .

Aseguró que no le vio ningún tipo de arma a la víctima.

Otra testigo dijo que vio el momento en que Díaz agarraba por la solapa de la camisa a Serrano Prada. Ambos estaban muy alterados. Yo estaba en el separador del frente y preferí avanzar un poco. Luego Serrano lo apartó y se retiró hacia el banco. El anciano lo siguió y fue cuando le disparó. Solo escuché una detonación. No le vi armas al otro señor, pero sí puedo decir que estaba muy agresivo .

El cuerpo de Díaz quedó boca abajo, con la cabeza hacia el pavimento y las manos aprisionadas con su cuerpo.

El Contralor Municipal, Hernán Prada Niño, quien pasaba en el momento del disparo por el lugar, alcanzó a apreciar contra la pared a Serrano Prada. Estaba pálido. Se bajó y le preguntó qué le pasaba, a lo cual este le respondió me tiré la vida. Tuve que matar a mi enemigo .

Al momento se presentó un detective, quien le recibió un revólver al parlamentario y lo trasladó de inmediato a las oficinas de la Sijin, en el vehículo oficial del Contralor.

Las autoridades recogieron a Díaz Gómez y lo transportaron hasta una clínica local a donde llegó muerto.

Dijeron las autoridades que la víctima recibió un proyectil en la frente.

Una de las hijas de Díaz dijo que no me explico cómo Rafael pudo hacer una cosa de estas si mi papá nos llevaba desde que éramos pequeños para ayudarle en las campañas políticas.

No quieren hablar Ayer, ninguno de sus familiares habló, pues así se los sugirió un abogado que se convertirá en parte civil en el proceso y cuyo nombre fue mantenido en reserva. Sin embargo, Humberto, uno de sus hijos, afirmó que su papá no tenía problemas mentales.

En Zapatoca, la tierra de ambos protagonistas, algunas personas entrevistadas aseguraron que la víctima había quedado lisiada desde cuando hace siete años tuvo un accidente de tránsito en la carrera 27 de Bucaramanga y pasó varios días en coma.

Desde entonces insultaba a algunas personas que podía reconocer, entre ellos a ex funcionarios de la administración municipal.

Serrano expidió ayer un nuevo comunicado y dijo que en la sala penal se le sugirió no hablar con los medios de comunicación, porque aún no ha escogido el abogado que lo representará en el proceso, aunque algunos de quienes figuran en su lista son Antonio José Cancino, Jaime Bernal Cuéllar, Hugo Escobar Sierra, Ernesto Amézquita, Nédier Agudelo y Jairo Parra Quijano.

Serrano, en su comunicado ratifica la versión inicial y dice que tiene su conciencia tranquila, puesto que durante siete años fue objeto de agresión física y moral por Díaz Gómez. Así mismo llamó la atención de algunos medios de comunicación por un presunto mal manejo de la información en torno a su caso.

Humberto Díaz Gómez era la cabeza de una familia apreciada en Santander.

Había ocupado los cargos de Personero, Tesorero y presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Zapatoca.

Humberto, su hijo, lo describió inicialmente como una persona que podía ya asimilarse a un niño, que no le hacía mal a nadie.

No obstante se indicó en medios de El Frente que en alguna oportunidad uno de los hijos había llamado la atención de Serrano para que no le prestara atención a las afirmaciones de su padre, pues decía las cosas casi inconscientemente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.