Secciones
Síguenos en:
ESTADO NO INDEMNIZA POR TEMBLORES: CORTE

ESTADO NO INDEMNIZA POR TEMBLORES: CORTE

En junio de 1994, Oliva Borraiz pensó que el fin del mundo había llegado cuando un temblor de tierra la estremeció en su casa.

Durante 30 segundos, Oliva, quien vive en una humilde vivienda ubicada al sur de Bogotá, pensó lo peor. Aun cuando después todo volvió a la normalidad, ella sintió que algo terrible le había pasado.

Y fue así: el temblor provocó un derrumbe sobre un costado de su casa, al lado de un parque. La edificación, en donde funciona un inquilinato, quedó seriamente averiada.

Oliva siente desde entonces que está frente a un peligro inminente: en cualquier momento su casa -construida desde hace 40 años y en donde viven una anciana y 17 niños- se viene al suelo. Por eso acudió a la tutela.

La Corte Constitucional negó ayer la tutela elevada por Oliva al advertir que aun cuando se encuentra en una situación grave, no es de alto riesgo y, además, en la petición no explicó con claridad lo que quería.

Oliva considera que como el derrumbe provino en parte del deslizamiento de un parque, entonces, debe ser el Distrito el que levante un muro de contención para evitar que la erosión continúe.

El episodio sirvió a la Corte, sin embargo, para pronunciarse por primera vez sobre los deberes del Estado frente a los ciudadanos en el caso de movimientos de tierra.

Los argumentos Al refrendar el principio de la solidaridad entre las autoridades y los ciudadanos, la Corte abrió la vía para que el Estado adquiera -a través de la expropiación- los inmuebles ubicados en zonas de alto riesgo, como solución inmediata al peligro que pueda correr una comunidad ante un eventual movimiento telúrico.

Puede acudirse a la expropiación y ello significa que el bien expropiado se incorpora al espacio público y que el antiguo propietario puede comprar otro inmueble , explicó un magistrado a EL TIEMPO.

La Corte dejó en claro, sin embargo, que quienes resulten afectados por un temblor de tierra no pueden pretender, a través de pleitos, que el Estado los indemnice por los perjuicios derivados del movimiento de tierra.

Se trata, dijo la Corte, de situaciones producidas por fuerza mayor y que ocurren de manera imprevista.

Cuando se produzca un temblor de tierra, dijo la Corte, el Estado no puede dejar solos a los afectados y debe emplear, de manera prioritaria, los mecanismos posibles para superar la emergencia y evitar daños graves.

En criterio de los magistrados, es justo que si una zona es de alto riesgo, se proceda a la evacuación de las personas para proteger su vida. No hay que esperar para el último momento.

El Estado, dijo la Corte, sobre ponencia del magistrado Alejandro Martínez Caballero, tiene la obligación de adoptar, de manera expedita, las medidas necesarias para que los afectados por un temblor encuentren otro lugar donde vivir en condiciones parecidas a las que antes disfrutaban .

Esto se debe tener en cuenta, afirmó la corporación, máxime cuando son frecuentes los temblores de tierra en Colombia y principia a formar parte de nuestra cultura la participación ciudadana para mitigar los efectos de las catástrofes.

Al referirse a la petición de Oliva Borraiz, la Sala Séptima de Revisión indicó que el Distrito no es responsable por los daños ocasionados en la construcción de su casa como resultado del temblor.

La Corte explicó, no obstante, que en los daños producidos por el derrumbe sobre la casa de la peticionaria también influyó la mala construcción de la vivienda y la improvisación de los urbanizadores.

Sin embargo, la Corte llamó la atención sobre el comportamiento de la ciudadana que, prácticamente, se quedó con los brazos cruzados a la espera de que la administración le solucionara su problema.

Con este comportamiento, dijo la Corte, se podría llegar al absurdo de que la desidia o equivocaciones de urbanizadores y constructores tendrían que ser solucionados por los municipios .

Y esto -concluyó- sería premiar la imprudencia cuando no la mala fe o la violación de sus reglamentos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.