Secciones
Síguenos en:
EL CONTROL DE GESTIÓN DE LAS EMPRESAS PÚBLICAS

EL CONTROL DE GESTIÓN DE LAS EMPRESAS PÚBLICAS

Están en curso en el Congreso Nacional varias iniciativas que desarrollarán un nuevo enfoque para ejercitar el control de las entidades públicas tal como lo prescribió el Artículo 296 de la Constitución de 1991. La necesidad de un nuevo enfoque de control era evidente. El control previo sobre todas las transacciones con el Estado lo hizo paquidérmino y proclive no solo a la irresponsabilidad de los administradores que delegaban en los auditores internos, los revisores fiscales o los de la Contraloría General de la República, las implicaciones de sus propios actos, sino al abuso o irregularidades de quienes ejercían el control previo.

Hoy en día se reconoce universalmente la urgencia de profesionalizar la administración pública y de dotarla de una cultura empresarial en donde se apliquen las reglas de la competencia, se descentralicen los servicios, se establezcan canales de comunicación gobiernousuarios, se cumplan estándares de desempeño operativo, financiero y de gestión, etc.

En este nuevo escenario para la Empresa Pública, el control como responsabilidad administrativa radica primariamente en la Gerencia y la Junta Directiva. Corresponde a la Dirección de cada entidad pública determinar, ejecutar y verificar las condiciones del control interno , definido como la cultura de control, los planes, políticas, sistemas y procedimientos establecidos para lograr que los objetivos de la organización se obtengan de manera prudente con costos razonables.

Este concepto deberá ser de aplicación progresiva en cuanto traduce una nueva cultura para el sector público, pero es la única consistente con el requerimiento lógico, y ahora mandato constitucional, de que el control deberá ejercerse en forma posterior y selectiva.

Las Auditorías Internas y los Revisores Fiscales o Auditores Externos deben, ahora sí, responder por lo que les toca: verificar la existencia de adecuados sistemas de control y proponer a la Dirección de cada empresa medidas para su mejoramiento. Las primeras como órgano permanente de la administración; los segundos, como órganos independientes y externos.

La contraparte de los esfuerzos para mejorar el control de las organizaciones estatales radica en la calidad de la información y de su presentación al público. La confiabilidad colectiva de este elemento es crítica para preservar el proceso democrático, en opinión de las agencias multilaterales de desarrollo.

En consecuencia, los esfuerzos legislativos en curso que logren responsabilizar el control a los administradores, fomentar la eficiencia de su gestión vía la evaluación del progreso en la consecución de metas de desempeño preestablecidas y requerir que sus resultados se publiquen en la prensa escrita de manera análoga a como hoy algunas entidades privadas deben reportar al público, establecerán condiciones propicias para inducir la profesionalización del sector estatal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.