Secciones
Síguenos en:
IRNOS PARA OTRA FIESTA

IRNOS PARA OTRA FIESTA

Aunque en ocasión anterior nos referimos al anuncio del Gobierno de aplicar, a partir del próximo mes de marzo, una retención en la fuente del 3 por ciento sobre las ventas del comercio y los servicios cancelados con tarjeta de crédito, sugiriendo que se estudiara con cuidado el tema por cuanto la medida parecía exagerada, no está de más volver sobre el asunto para analizar algunos de sus efectos negativos e insistir en la inconveniencia de cambiar de fiesta , legislando a retazos y generando confusión entre los agentes económicos.

En Colombia es corriente aquello de que cuando la gente está contenta en una fiesta, y la está pasando bien, decide irse para otra. La medida de la retención sobre las ventas que se pagan con tarjeta nos recuerda esta manera de comportarse. Si algo funciona bien en el país, con todo y las talanqueras que se le han atravesado, es el mecanismo de las tarjetas de crédito. Es la modalidad que el sistema financiero encontró más viable para popularizar el crédito y llevarlo a más usuarios. Las autoridades, preocupadas por la expansión desmedida de este tipo de préstamos, forzaron desde hace varios años a que en la primera cuota del crédito se cancele un 30 por ciento del mismo, lo cual no sucede en ninguna otra parte del planeta. Los bancos, además, cobran a los establecimientos afiliados a las tarjetas comisiones que llegan hasta el 7 por ciento de la compra. Y, sin embargo, el sistema ha resistido, cumpliendo una función adicional de importancia para la economía, como es la de facilitar los pagos y reducir el uso del efectivo y de los cheques. Para qué afectar el sistema? Hay un problema de evasión tributaria tan dramático, a través de las tarjetas de crédito? Mucho nos tememos que la medida tenga efectos contraproducentes. Si los almacenes o los restaurantes, o cualquier otro establecimiento, no reciben las tarjetas, bien podría resentirse la demanda de esos bienes o servicios. De otro lado, el uso del efectivo podría dispararse ocasionándole problemas de tipo monetario al Banco de la República, de signo contrario al de hace unos años, cuando se decidió que los bancos reportaran al Ministerio de Hacienda consignaciones en sus cuentas superiores a los seis millones de pesos, lo cual causó un tremendo pánico y redujo la utilización del cheque como instrumento de pago. Ya se ha comentado que sería posible, también, que el impuesto se trasladara al usuario, elevando los precios, o que el mismo Estado vea bajar sus ingresos por concepto del IVA, matando la gallina de los huevos de oro, como lo ha dicho el presidente de Anif.

Para qué, entonces, irnos para otra fiesta si como están las cosas están bien? Es una pregunta que deberían formularse los funcionarios del sector y responderla al público, si es que la medida tiene una justificación que no estamos detectando.

El debate sobre esta medida tributaria coincide, casualmente, con uno de mucha mayor envergadura que está aplicándose en los países industrializados. El de unos esquemas de tributación que penalizan el ahorro por cuanto los impuestos se calculan sobre el ingreso total de los individuos y no sobre aquella porción que gastan o consumen. De esta manera se grava aquella parte de los ingresos que las personas ahorran, con lo cual se reduce naturalmente el atractivo de ahorrar. De ahí que en Inglaterra se esté sugiriendo ir hacia un expenditure tax , que exceptuaría del pago de impuestos los ahorros, y que en Estados Unidos se esté hablando del Flat Tax .

Vale la pena seguir de cerca la discusión internacional sobre este tema, porque en Colombia, como en otras partes del mundo, es absolutamente indispensable incrementar las tasas de ahorro para garantizar el crecimiento y la estabilidad de la economía. Eventualmente valdría la pena irnos para esa fiesta. Esa sí podría ser mucho mejor de la que disfrutamos en la actualidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.