Secciones
Síguenos en:
FALTAN GUARDIAS PREPARADOS

FALTAN GUARDIAS PREPARADOS

El hacinamiento y las dificultades por las que atraviesa el sistema penitenciario en Colombia, como conseguir gente preparada para cumplir con el servicio de guardia, ha traído como consecuencia hechos trágicos como los ocurridos en las cárceles de Santa Marta y Piedecuesta (Santander).

Así lo indicó el director del Instituto Nacional de Prisiones (Inpec), coronel Norberto Peláez Restrepo, quien se hizo presente aquí para oficializar la intervención de la Cárcel Rodrigo de Bastidas a raíz de los lamentables sucesos del domingo, sobre los que negó que pudieran tener alguna relación.

Ese día, con diferencia de apenas tres horas, cinco personas resultaron muertas, entre ellas dos mujeres y una niña.

Como única explicación dada por el guardia sobre los lamentables hechos se tiene la de que el arma se le disparó accidentalmente. Sin embargo, una de las niñas heridas, dijo que Manjarrés había amenazado a las personas que allí estaban si no se retiraban del lugar.

Respecto de la conducta de Manjarrés, el director de la cárcel, mayor Carlos Escobar Riveros, se mostró extrañado y sostuvo que durante los tres años y medio que prestó sus servicios en el penal, nunca mostró señales de mal comportamiento ni de falta alguna. Siempre observó buena conducta .

Dentro de las investigaciones que se adelantan para esclarecer lo ocurrido, el departamento de Medicina Legal del Hospital Central Julio Méndez Barreneche tomó muestras de sangre del guardián para determinar si estaba bajo los efectos del alcohol o de alguna droga.

Los hechos dieron lugar, además, para que cobraran vigencia algunas denuncias sobre el tráfico de armas en el penal. Hay quienes dicen que son las mujeres que entran de visita las que se encargan de pasarlas escondidas en sus partes íntimas y otros que son los mismos guardianes quienes las suministran a los internos.

Sobre el particular Escobar Riveros dijo que, en efecto, algunas mujeres visitantes se prestaban para introducir armas drogas y otros elementos en sus genitales, y que para controlar ese tráfico era necesarios utilizar detectores de metales con los que actualmente no cuenta la cárcel.

Por lo demás, el Inpec abrió investigación para establecer si hay otras personas implicadas en el intento de fuga y anunció el desembolso de 100 millones de pesos para reparar los daños causados a las instalaciones de la cárcel por los internos.

El centro penitenciario permanecerá intervenido hasta nueva orden, para lo cual se designó al director regional del Inpec, coronel Octavio Martínez Alvarez, para que apoye las labores del mayor Escobar. Igualmente se mantendrá un contingente de policías en el desempeño de las funciones de vigilancia en el penal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.