Secciones
Síguenos en:
PAPAMAI VIENE POR EL SUROESTE

PAPAMAI VIENE POR EL SUROESTE

El rugir de aviones de guerra peruanos, que dejan caer potentes bombas sobre posiciones ecuatorianas es escuchado desde la base de Cóndor Mirador, en medio de la disputada selva amazónica.

La base es un destacamento del ejercito ecuatoriano enclavado en la Cordillera del Cóndor y la Amazonia, uno de los lugares que son objeto del conflicto armado que desde hace dos semanas enfrenta a Ecuador y Perú.

Papamai, papamai, sonido por el sureste , grita desde su posición un suboficial ecuatoriano que advierte por radio teléfono el eminente ataque contra sus bases.

Están atacando, no se ve, esta nublado... Son rojos, (enemigos) o son azules (aviones amigos) , agrega el suboficial.

El ruido de los aviones se siente cerca del lugar donde periodistas de Reuters y de Telenoticias observan con binoculares las bases peruanas de Soldado Pastor, Santiago y Vargas.

Desde el lugar también se divisa el desplazamiento de helicópteros peruanos Mi-8 de fabricación rusa que en medio de la selva van abasteciendo progresivamente sus bases.

La artillería ecuatoriana comienza a disparar desde Cóndor Mirador indiscriminadamente hacia el firmamento, pero sin un objetivo claro porque la zona esta completamente nublada.

En medio del ruido de las ametralladoras, a lo lejos, en medio del verde de la selva se observan densas columnas de humo, causadas por los bombardeos contra las bases de Cueva de los Tayos y Base Sur.

Estos destacamentos han sido blanco de fuertes bombardeos de la aviación peruana que desde hace varios días intenta ablandar la resistencia ecuatoriana en el sector.

Un oficial de alto rango del ejército ecuatoriano dijo que tras sufrir fuertes bajas al inicio de las hostilidades, Perú ha cambiado su táctica y ahora hostiga constantemente las posiciones de Ecuador en la cabecera del río Cenepa con bombardeos aéreos y fuego de morteros.

Una vez que lo consideren apropiado, las tropas peruanas van a intentar tomar las bases en un frontal ataque de infantería, esperando que las bombas hayan adelantado parte del trabajo, dijo el oficial.

Hasta el momento, los destacamentos ecuatorianos Cueva de los Tayos, Base Sur y Coangos han recibido la peor parte de los ataques, pero las bombas -que parecen ser de fabricación rusa- también llegan a Cóndor Mirador, que en las alturas de la cordillera es un punto estratégico para la red de defensa ecuatoriana, sirviendo como los ojos ecuatorianos.

Estamos acostumbrados a esto , dijo un oficial a un grupo de periodistas. El grupo de reporteros viajó desde Quito por avión, automóvil y canoa más 380 kilómetros para llegar a las primeras líneas de fuego.

En medio de la selva hay cráteres de unos cinco metros de diámetro y cuatro de profundidad, dejados por los proyectiles.

Pese a los ataques, la moral se mantiene alta entre las tropas ecuatorianas en el lugar. No retrocederemos un centímetros , concluye un soldado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.