Secciones
Síguenos en:
SIGUE CHIAPAS

SIGUE CHIAPAS

Cuando en México se presentó el fenómeno de un movimiento armado en el Estado de Chiapas, predijimos siguiendo la cronología de otros similares en Colombia que el problema no se iba a quedar de ese tamaño. La experiencia vivida por los colombianos en largos años de controversia inicialmente política y finalización claramente delincuencial, permitían deducir sucesos ingratos para el país azteca.

De las primeras acciones en Chiapas a hoy han pasado casi seis meses. Eran los finales del mandato Salinas y en plena prosperidad aparente, el Gobierno adoptó una actitud tranquila, moderadora, con las consecuencias por nosotros vividas de una intervención clerical que favorecía a los rebeldes, y que asumía en nombre de Cristo la tutoría de los pobres campesinos oprimidos. También se presentaron, como movidas por un resorte mágico, comisiones extranjeras en defensa y justificación de los chiaperos , nombre popular con el cual fueron distinguidos los rebeldes.

En forma similar al caso de Colombia, brotaron misteriosamente los fusiles; se encapucharon los dirigentes bajo un halo romántico de dadivosa repartición de tierras y protestaron contra los pactos económicos con los Estados Unidos y Canadá. Los rebeldes se enfrentaron al Gobierno; hubo bajas y persecuciones, y el asunto local cobró verdadero eco internacional con todas sus implicaciones. En sus comienzos, el Gobierno que terminaba concilió, retiró a sus Fuerzas Armadas, nombró comisiones, buscó acuerdos. Los finales sangrientos del pasado período presidencial, con asesinato de candidato, complicaron el asunto. Y fue justamente en ese momento cuando los observadores imparciales percibimos claramente que lo de Chiapas era solo la chispa inicial y que no se iba a quedar ahí.

El nuevo Gobierno de Zedillo prosiguió la búsqueda de acuerdos, con la complicación de haberse derrumbado la economía mexicana, lo cual creó nuevos focos de insatisfacción que claramente se podían captar, y que iban a ser aprovechados por los chiapistas.

La historia concordaba exactamente con esa larga cadena de sucesos crueles, violentos, ocurridos en Colombia. No se podía desconocer la similitud entre determinadas condiciones mexicanas con los comienzos de la dolorosa era colombiana. Levantamientos políticos armados; intervención de cierto sector religioso influido por una ideología de izquierda; protestas de los intelectuales por la acción militar. Y todo ello con el agravante que no ha ocurrido en Colombia de la grave crisis en el campo de la economía.

El Gobierno Zedillo dio un paso que va a tener grandes repercusiones, al proclamar abiertamente que lo de Chiapas no era un movimiento político sino la formación de una guerrilla poderosamente armada que busca extenderse por las vastas regiones mexicanas. De igual manera reveló las identidades de los jefes subversivos. Este hecho demostró que bajo las máscaras se ocultaban a dirigentes de tipo político ya reconocidos por las autoridades secretas de México. Como en Colombia, hasta un ciudadano de origen español, aunque no cura, instigaba a los levantados en Chiapas.

Lo que sigue, y ojalá estemos equivocados, va a ser un enfrentamiento más duro, que por desgracia puede contar con una velada simpatía del ciudadano mexicano a quien la situación económica lo agobia, le crea desilusiones y lo convierte en terreno apto para las acciones violentas.

Duele a los colombianos, tan afectos a la nación azteca, el triste camino que pueda esperarla. Ojalá no surjan otras actividades guerrilleras en un país tan fragmentado regionalmente, porque todo ello agravaría aún más el problema social y las dificultades por las que pasa la hasta ayer floreciente economía mexicana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.