Secciones
Síguenos en:
LA REENCARNACIÓN EN TELA DE JUICIO

LA REENCARNACIÓN EN TELA DE JUICIO

En 1951 un niño hindú de seis años murió violentamente, a manos de unos raptores que lo degollaron y votaron su cadáver a la orilla de un río.

Esta historia coincide con el relato de otro niño, también hindú, de tan solo cuatro años de edad que cuenta detalladamente datos acerca de su vida anterior y de cómo fue interrumpida con una muerte prematura efectuada por dos criminales.

La narración del niño se ha constituido en un caso ampliamente conocido. En la India es tan solo uno de los hechos que corroboran la existencia de la reencarnación, creencia que desde la antigedad es tema de controversia, aunque irrefutable para algunas culturas orientales.

En otras regiones en donde impera la fuerza del espíritu sobre la materia, testimonios similares al del niño son contados de generación en generación, conservando así la creencia de que los espíritus luego de abandonar sus antiguos cuerpos, regresan del más allá para posarse en otros y continuar una larga carrera hasta llegar a ser espíritus superiores .

No se tienen datos de que la reencarnación también funcione en el reino animal, o si incluso una rana podría ser la reencarnación de un hombre que en vida fue muy sapo, o viceversa, para dar solo un ejemplo.

Pero de lo que sí se tienen muestras reales es de las violentas agresiones de una bestia que apareció durante la primavera de 1764 en la población de Gévaudan, antiguo nombre del actual departamento francés de Lzere.

Movimientos sigilosos acompañaban los ataques de la despiadada bestia de Gévaudan. El extraño ser repetía la misma táctica en todos sus asesinatos: tomaba por sorpresa a la víctima y en pocos minutos dejaba casi irreconocible su cuerpo.

Ensañado con las mujeres y los niños, el sanguinario animal fue descrito como una enorme bestia con una gran cabeza, flancos rojizos, una raya negra sobre el lomo y una gran cola tupida . Algunas de las hipótesis más fantasiosas hablaron de un mono o un hombre-leopardo proveniente del Africa, también de una hiena escapada de algún zoológico, incluso de un extraterrestre.

Lo único cierto es que los datos oficiales reportaron a 100 personas muertas y otras 30 heridas durante tres años que duraron los ataques del feroz ser.

En el fascículo 19 de Los Grandes Enigmas se tejen más historias alrededor de la muerte: la que narra El último vuelo de Nungesser , acerca de dos aviadores desaparecidos misteriosamente; los casos policíacos que un vidente holandés resuelve utilizando sus poderes de clarividente, y finalmente La muerte de Alain Fournier un teniente del ejército francés, cuyo cuerpo desapareció durante los combates de la Primera Guerra Mundial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.