Secciones
Síguenos en:
PATINAJE COLOMBIA, EN LA RUTA DEL ORO

PATINAJE COLOMBIA, EN LA RUTA DEL ORO

A la hora de realizar un presupuesto de medallas posibles de cosechar en los XII Juegos Panamericanos de Mar del Plata (Argentina), las miradas de los dirigentes del Comité Olímpico Colombiano se vuelcan, irremediablemente, a la disciplina que siempre ha sacado la cara por el deporte criollo en este tipo de certámenes: el patinaje.

Por eso, la Federación Colombiana de Patinaje, que preside Carlos Orlando Ferreira Pinzón, tomó muy en serio el compromiso. Tanto, que rompió en dos la historia de esta disciplina en lo que tiene que ver con preparación: por primera vez, la Selección cumplirá un proceso de tres meses. Todo porque, saben, trabajar y entrenar muy duro es la única forma de garantizar que se estará en la pelea. Porque medallas nadie puede prometer.

El propio técnico de la Selección nacional, el australiano Billy Begg, le ha dicho a los dirigentes que nunca, ni siquiera en Estados Unidos, conoció a una escuadra que se concentrara con tanta anticipación con miras a una participación internacional. En el pasado, se realizaba un campamento de un fin de semana ocho días antes del viaje y se escogía el equipo casi que ha dedo, según los caprichos de los mismos deportistas. Una época en la cual las roscas eran la ley.

El producto era, entonces, una conjunto de deportistas sin integración, buscando satisfacer sus intereses personales de gloria. Y aunque se conseguían medallas, hacía falta lo más importante en este tipo de delegaciones: amor por la camiseta.

Ese ha sido el gran éxito de este proceso de preparación: que los patinadores han tomado conciencia del reto que tienen enfrente y se han integrado mucho. Saben de su responsabilidad y han asumido con gran seriedad y madurez el compromiso. Se han sacrificado, se esfuerzan al máximo y sienten la camiseta, de verdad , contó José Luis Múnera, el asistente técnico de la Selección.

El objetivo a corto plazo es, por supuesto, mantener el prestigio del patinaje colombiano en los Panamericanos que se celebrarán en Mar del Plata (Argentina), del 11 al 26 de marzo. La meta es igualar la cosecha de hace cuatro años en La Habana (Cuba), es decir, dos medallas de oro (fueron ocho en total). Pero todo lo que venga de ahí en adelante será bienvenido , dijo Ferreira.

Sin embargo, este es un proceso a largo plazo. Por eso, la actual Selección es una amalgama de experiencia, de veteranía y juventud. Hay corredores muy conocidos, como Bibiana Calle e Isabel Cristina Botero, junto con nuevos valores, como Jorge Andrés Botero, Julián Fernández y Lina Mabel Zapata, por ejemplo. Porque el real punto de mira es garantizarle al patinaje larga vida como deporte de alto rendimiento, y eso solo se consigue trabajando con la base, es decir, con los jóvenes.

Además, Colombia tiene tres retos muy importantes en pocos meses: los campeonatos mundiales de mayores y juvenil de artístico que se disputarán en Bucaramanga en el mes de noviembre, y el mundial juvenil de carreras, previsto para mediados del año próximo en Barrancabermeja. Allí, como anfitrión, el equipo nacional sabe que debe cumplir un papel destacado.

En Mar del Plata, el patinaje se jugará una gran carta: el futuro. A pesar de la renovación que ha experimentado la disciplina, de que en el exterior se ha mantenido el prestigio a punta de victorias y de que se ha progresado mucho, este deporte es todavía una cenicienta en cuanto a patrocinio se refiere. Según Ferreira, de no ser por el apoyo de Coldeportes, habría sido imposible llevar a cabo este proceso de preparación. La idea era obtener el respaldo de la empresa privada, pero hasta ahora eso ha sido imposible. El fútbol y el ciclismo acaparan la mayor parte de la inversión y nosotros debemos buscar los recursos en otra parte .

Eso, no obstante, no ha sido un obstáculo. Porque, según relató Orlando Russo Díaz, el gerente de la Federación, no se escatimó a la hora de contratar a Begg, precisamente el gestor de este gran avance del patinaje colombiano. Cabe recordar que fue él quien entrenó al poderoso equipo que lanzó al estrellato a los campeones mundiales Guillermo León Botero (q.e.p.d.), Luz Mery Tristán y Claudia Ruiz.

La permanencia de Begg en el país, de solo tres meses, le cuesta a la Federación ocho mil dólares (poco más de siete millones de pesos). Y las concentraciones en Medellín (dos semanas en diciembre y todo enero) y Bogotá (casi todo febrero), significarán alrededor de 13 millones de pesos en gastos. Pero tanto Ferreira como Russo están convencidos de que vale la pena la inversión.

La respuesta la darán los deportistas en Argentina. Si triunfan, existe la posibilidad de garantizar por un buen tiempo la permanencia de Begg y el proceso continuaría. De lo contrario, sería volver a comenzar casi de cero. Se espera, en todo caso, que al podio del balneario sureño los patinadores colombianos suban a reclamar preseas principalmente en carreras -donde Argentina y Estados Unidos serán los principales rivales-, que el hockey dispute los honores con los locales -actuales campeones olímpicos- y con Brasil -número tres del mundo-, y que en artístico Edwin Guevara logre arañar siquiera un bronce.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.