Secciones
Síguenos en:
MENOS FUERZA Y MÁS INTELIGENCIA

MENOS FUERZA Y MÁS INTELIGENCIA

La reingeniería superó su etapa de cuento novedoso para convenirse en imperativo de la organización moderna o en proceso de modernizarse.

La reingeniería ha dejado de verse como el marco teórico de moda para convertirse en alternativa de primer orden para incrementar la productividad de la empresa.

En otras palabras, ha cruzado la frontera que divide a los modelos de gestión de las técnicas de trabajo empresarial. De este cambio dan testimonio los teóricos, quienes hacemos proyectos en el tema y hasta los especuladores.

Hasta hace unos años, para leer sobre reingeniería era necesario remitirse a Michael Hammer. Hoy todos los autores relacionados con la administración presentan y analizan los efectos de la reingeniería. Por ejemplo, Peter Drucker en su último libro La Sociedad Postcapitalista, analiza la reingeniería del proceso de fabricación de acero en United States Steel que permitió incrementar en más del 600 por ciento su productividad.

Esta empresa transformó sus grandes acerías en pequeñas acerías integradas. En estas acerías los obreros de fuerza son reemplazados por trabajadores de conocimiento. Con este cambio, una empresa que empleaba 120.000 personas al cabo de unos pocos años solo requería 20.000. Pero lo más impactante del caso, desde el punto de vista social, es que los nuevos cargos no pueden ser desempeñados por los antiguos trabajadores acostumbrados a realizar trabajo físico.

Las nuevas acerías integradas no requieren fuerza, necesitan inteligencia. Este redimensionamiento del mercado laboral ya había sido identificado en Colombia por todos los gurús en competitividad que han visitaron nuestro país: Michael Porter, Alvin Toffler y James Trudow, decano de administración del Sloan School of Management del MIT. Todos ellos, en sus recientes visitas, han resaltado la formación del personal como nuestra única ventaja competitiva.

Aspectos como mano de obra barata o los recursos naturales no son fortalezas significativa en un mundo altamente competitivo. Todos los especialistas en administración reconocen hoy los resultados de la reingeniería.

Si bien existen posiciones encontradas sobre los efectos del incremento de productividad en términos económicos, o del desplazamiento de mano de obra como fenómeno social, en lo que sí hay consenso es en la aplicabilidad de la reingeniería y sus resultados.

Hoy, los teóricos han reconocido la reingeniería como el método más eficaz para incrementar la productividad de las organizaciones.

De otro lado, estamos los prácticos. Seguimos un modelo de acción más acorde con el pensamiento de Iaccoca -el administrador más pragmático de USA- a quien en una entrevista le preguntaban si el veía estos cambios como buenos o malos.

El respondió que estaba tan ocupado tratando de evitar que el tren dejara a su compañía, que no había tenido tiempo de meditar sobre eso. Pero de lo que estaba seguro, es que las cosas solo son buenas o malas para quienes sobreviven; Yo por ahora, estoy tratando de sobrevivir, luego veré si fue bueno o malo , dijo.

Durante el último trimestre del año pasado estuve en varios países de Suramérica dictando conferencias de reingeniería y asesorando proyectos en el tema -por eso había abandonado estas páginas-.

En todos los países se identifican proyectos con logros sorprendentes. De igual forma los inconvenientes presentados se pueden tener pre-impresos. Pero lo más impactante, es observar el compromiso e interés de los técnicos, administradores y expertos, trabajando juntos con el compromiso de hacer realidad estos cambios.

Al aplicar la reingeniería se identifican dos tendencias. Los puristas , que tratan de seguir al pie de la letra los principios de la reingeniería. Tienen que esforzarse mucho y ser casi obsesivos, pero obtienen muy buenos resultados. De otra parte están los utilitaristas , quienes usan los conceptos y planteamientos de reingeniería de acuerdo con su visión personal. Es decir, hacen una versión propia de la reingeniería logrando resultados más acordes con los planteamientos del mejoramiento de procesos que con su rediseño.

Sin embargo, desde estos dos puntos de vista son muchos los logros que se han obtenido. La principal contribución de los prácticos a la reingeniería son los resultados. Estos resultados permiten que se consolide la confianza en la reingeniería y, al incrementar la exigencia en los mercados, motiva a que otras organizaciones sigan sus pasos para obtener logros similares.

Que no pierda sentido Los resultados son el principal aporte de la reingeniería a sí misma y a la sociedad. Por esto es necesario presentar en forma sencilla algunas experiencias de reingeniería que orienten sobre el tema. Quiero invitar a las organizaciones o personas interesadas en compartir sus logros o problemas con esta temática a comunicarse con Ricardo Cocomá en la firma Alta Tecnología.

De esta forma podremos presentar una visión más amplia de los resultados e implicaciones de este tipo de proyectos para las organizaciones de nuestro medio.

Además se evita el principal problema para la reingeniería. Que se convierta en otro buzz word, término utilizado para calificar las palabras que, a fuerza de usarse en forma indiscriminada por estar de moda, pierden su sentido.

El manoseo de los términos crea confusión entre quienes desconocen la temática y produce rechazo entre quienes la manejan.

*Ricardo Cocomá es ingeniero y MBA. Actualmente es gerente de Alta Tecnología- Consultores Gerenciales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.