Secciones
Síguenos en:
CASARSE ESTUVO DE MODA EL DÍA DE SAN VALENTÍN

CASARSE ESTUVO DE MODA EL DÍA DE SAN VALENTÍN

El día de San Valentín, que se celebró el martes pasado en varios países del mundo, estuvo marcado por una tendencia innovadora que va en crecimiento y que señala esa fecha no sólo como la preferida por muchos para casarse, sino, además, para realizar unas bodas cada vez más exóticas.

Para muchos no hay mejor forma de celebrar el día de los enamorados que declarando su amor hacia la persona amada, pidiendo su mano o, para los impacientes que prefieren ir al grano, contrayendo matrimonio ese mismo día.

Sin embargo, en la década de los noventa nada mejor que poner una cierta emoción a ese día tan señalado, con bodas que pueden variar entre un sí quiero por señas debajo del agua a una ceremonia bendecida por el mismo Elvis Presley.

Y ejemplos de bodas excéntrica hay muchos. Por ejemplo la de la llamada reina del escándalo, la actriz de televisión Roseanne, con su guardaespaldas Ben Thomas en los ruidosos salones del restaurante Planet Hollywood del lago Tahoe, en los Estados Unidos.

Pero ellos no son los únicos. Según la compañía aérea British Airways, más de 10.000 parejas han decidido este año intercambiar sus votos de amor y fidelidad en algún paraje algo más exótico. El mercado de las bodas paradisíacas ha aumentado en un 80 por ciento en este último año y los destinos preferidos por los enamorados suelen ser Hawai y Las Vegas.

Con cerca de una veintena de capillas a lo largo del Strip, avenida central de Las Vegas en la que se concentran los principales casinos del mundo, los enamorados nunca tendrán problema para contraer matrimonio.

Sólo necesitan una partida de nacimiento porque el vestido, e incluso el ramo, se pueden alquilar en alguna de estas parroquias, abiertas día y noche ya que el amor no tiene horario.

Para los que deseen jugarse el matrimonio a cien por hora, la ceremonia se puede oficiar sin bajarse del coche, mientras que los más románticos pueden pagar unos dólares más por una boda oficiada por un doble de Elvis Presley.

Algo más cara puede ser la boda en Disneyworld, en La Florida, donde por varios miles de dólares uno puede contar con Mickey y Minnie Mouse entre los invitados a una boda con carroza a lo Cenicienta e incluso zapatitos de cristal.

Según la oficina de turismo de Hawai, sus islas se han convertido en la capital matrimonial del mundo: un 43 por ciento de las parejas desposadas son turistas.

Los mismos cálculos pronostican unas 550.000 bodas durante este año, que en un 80 por ciento de los casos corresponderán a parejas de japoneses.

Las islas Vírgenes, las Seychelles, Ceilán o Mauricio son otros de los paradisiacos destinos escogidos por los enamorados para huir de una boda tradicional con cientos de invitados en beneficio de una romántica y memorable ceremonia.

La estampa puede quedar aún más exótica con la presencia de elefantes -a 50 dólares por cabeza en Ceilán- o de monjes budistas, que estarán presentes en la ceremonia a cambio de un donativo pero cuya religión no les permitirá aparecer en la foto de boda.

A pesar de ser la capital de los enamorados, París no se encuentra entre los destinos más visitados, dado que la legislación local no permite la boda de cónyuges que no hayan residido en la capital francesa un periodo superior a seis meses.

La legislación estadounidense, más flexible en ese sentido, permite a los mayores de edad la celebración de sus matrimonios, ya sea en las profundidades de las aguas de Cayo Largo o en las nevadas cumbres de las montañas Rocosas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.