Secciones
Síguenos en:
PAÑITOS DE AGUA PARA INCENDIOS

PAÑITOS DE AGUA PARA INCENDIOS

Con baldes de agua y machetes se combaten, desde hace una semana, los incendios forestales en ocho departamentos, y apenas ayer el Gobierno convocó a la Comisión Nacional Asesora para controlar esas emergencias.

Las llamas se extendían anoche por los bosques de Cundinamarca, Antioquia, Caquetá, Magdalena, Santander, Norte de Santander, Boyacá y Meta.

La falta de medios es tan grande que en Santa Marta algunos miembros de los organismos de socorro tuvieron que irse en carro al incendio de la Sierra Nevada por que no cabían en el helicóptero del Ejército, La ministra del Medio Ambiente, Cecilia López, dijo que se necesitan con urgencia 4.000 millones de pesos para la emergencia y reconoció que faltan coordinación y más instrumentos.

Con baldes de agua los habitantes de Lenguazaque (Cundinamarca), trataban de evitar ayer que las llamas de un incendio forestal llegaran a sus casas.

El drama le ha llegado hasta el alcalde local, José Vicente Gil, quien acudió a las autoridades departamentales y a los cuerpos de socorro pero no ha tenido respuesta.

Mientras tanto, el incendio, que se inició el domingo, ya arrasó 200 hectáreas de las veredas El Resguardo y Ramada de Flores y ayer amenazaba con consumir algunas viviendas.

Las pocas herramientas que tenían los habitantes fueron quemadas por las llamas cuando intentaban sofocarlas, dijo el Alcalde.

Es la misma emergencia que enfrentan los campesinos, organismos de socorro y alcaldes de ocho departamentos en los que se registran incendios forestales.

Ayer, en Medellín, la ministra del Medio Ambiente, Cecilia López de Montaño, dijo que se necesita con urgencia 4.000 millones de pesos para afrontar la situación generada por los incendios forestales.

La Ministra reconoció que su despacho necesita más instrumentos operativos y más coordinación para enfrentar esta crisis, pese a que existe un equipo interinstitucional para atender las emergencias.

Dijo además, que su cartera se parece al Ministerio de Defensa porque necesita manejar problemas de Policía. Necesitamos un grupo élite que controle a quienes están provocando estos hechos. Después necesitamos de guardabosques para cuidar sus nueve millones de hectáreas de parques naturales En Cundinamarca se han afectado las poblaciones de Chía, Tausa, Sutatausa, Subachoque, Tabio, La Calera, Gachancipá, Manta, Gachetá, Sesquilé, Ubaté, Machetá, Guasca, Cogua, Soacha y Zipacón.

Mientras tanto, en la Sierra Nevada de Santa Marta, la única forma de combatir las llamas son mensajes radiales a los campesinos de la zona para que no talen árboles, hasta que llegan los organismos de socorro.

Las autoridades departamentales y de la Alcaldía no se habían manifestado al respecto, mientras que el incendio, que se inició el lunes, tomó fuerza ayer, al registrarse llamas de 12 metros de alto y ya había consumido 300 hectáreas.

La ingeniera forestal Ana Cecilia Vega González, coordinadora del programa de Cuencas Hidrográficas de la Corporación Autónoma del Magdalena (Corpamag), dijo en diálogo telefónico desde la Sierra, que el incendio ha arrasado fincas y pequeñas parcelas. Las llamas habían corrido a lo largo de 7 kilómetros desde el Cerro Kennedy, donde se inició.

Ricardo Chaín, comandante del Cuerpo de Bomberos, dijo que cuentan con sólo 12 hombres y no hay equipos ni helicópteros equipados para estos casos.

Los socorristas apenas salieron ayer al lugar, luego de esperar seis horas un helicóptero del Ejército. En la aeronave sólo lograron subir 12 personas porque la altura no permitía llevar más pasajeros. Los restantes 10 voluntarios salir en carro, en un viaje de tres horas.

Los tres helicópteros de la Policía Antinarcóticos, no podían ser utilizados para la emergencia, ya que según el comandante de la institución en el Magdalena, coronel Juan de Jesús Rojas Rojas, estaban cumpliendo una misión de la DEA y para su disposición es necesario una orden desde Bogotá.

Los organismos de socorro intentaban hacer una zanja de 10 metros de ancho, para evitar que el fuego se extendiera.

Mucho fuego En Medellín, 40 bomberos han tenido que sofocar más de 38 incendios forestales entre el miércoles y el jueves en el Valle de Aburrá.

Las conflagraciones se han registrado en la carretera a Santa Elena; en cercanías de la Plaza de Toros La Macarena; la variante Las Palmas; la carretera al mar y el barrio El Salvador.

Uno de los incendios, en la vía a La Ceja -oriente antioqueño- amenazaba a varias viviendas.

En Norte de Santander, varios incendios forestales afectan a los municipios de Arboledas, Cáchira, Cucutilla, Pamplona y Salazar. Debido a lo agreste del terreno, sobre las montañas de la cordillera Oriental, las unidades de apoyo no habían podido llegar para controlar el fuego.

La Policía de Arboledas informó que en la vereda Castro jurisdicción de ese municipio se desató una conflagración que se extendió a las veredas Alto Chiquito en Cáchira y Campo Nuevo en Salazar.

José Eduardo Lozano, coordinador de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata) de Cucutilla, dijo que desde hace ocho días un incendio que afecta a los municipios santandereanos de Betas y California, se extendió a la vereda Sisavita (N.S).

Lozano dijo que el incendio afectó la microcuenca Sulasquilla, donde nace el río Zulia, principal caudal que dará agua en un futuro al nuevo acueducto de Cúcuta.

En Pamplona, 70 hombres de organismos de socorro luchaban por controlar las llamas en la vereda Negavita que habían arrasado 20 hectáreas de pino.

Carlos Bustamante, coordinador de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, solicitó la ayuda del Gobierno central, además del Ejército y Policía para conformar brigadas de control.

En Barbosa (Santander) se incendiaron 35 hectáreas de caña de azúcar en la finca San Francisco de propiedad de Blanca Estrada, registrándose pérdidas superiores a los cien millones de pesos.

De otro lado, los tres empleados y cinco voluntarios de los bomberos de Florencia (Caquetá) no alcanzan para apagar los incendios forestales que se presentan en la ciudad.

Ayer un nuevo incendio quemó ocho hectáreas en cercanías de los transmisores de la Emisora Ondas del Orteguaza.

Los bomberos pidieron a las autoridades gubernamentales que se asignen los recursos suficientes para el nombramiento de personal y la adquisición de un equipo que permita atender las emergencias.

A veces el personal de turno no puede prestar el servicio por falta de combustible para la única máquina que se encuentra en servicio. A esta situación también se suma la falta de mangueras, escaleras y un carrotanque cuyo motor se encuentra fuera de servicio.

Por las quemas, también han resultado afectadas las columnas de madera, que sostienen las líneas de interconexión eléctrica y las comunicaciones a los municipios del sur del departamento.

Según el Inderena, de Caquetá, en los últimos dos meses se han quemado en Caquetá 10.000 hectáreas.

Emergencia, sin control Sin comités de emergencia y con organismos de socorro desprovistos de elementos básicos, los incendios forestales mantienen en jaque a 37 municipios.

Ayer, cuando algunos de las emergencias cumplen por lo menos una semana, la Dirección para la Prevención y Atención de Desastres convocó con carácter urgente a la Comisión Nacional Asesora para el Control de Incendios Forestales., incluidas las Corporaciones CAR, CVC y Cortolima; el Inderena, los cuerpos de bomberos de Cali y Bogotá, la Cruz Roja, la Defensa Civil, la Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales, el Ejército y la Policía.

Esa comisión se reunió con el fin de reforzar las políticas de control de incendios y definir las estrategias de operación específicas en los sitios críticos.

Con recursos del Fondo Nacional de Calamidades y un crédito del gobierno alemán , destinados a los centros regionales de reservas para emergencias, se adquirieron equipos por más de 150 millones de pesos. La situación, sin embargo, es grave debido a que desde los distintos municipios afectados se informó que los socorristas no disponen de trajes y equipos para el control de esta clase de incendios.

Luis Fernando Velasco, director de la oficina nacional de emergencias, dijo que las emergencias se registran en zonas periféricas y aisladas. Se deben a las condiciones climáticas imperantes que en distintas regiones pasan de cero grados en la madrugada a máximas históricas en el día.

El control de los incendios debe hacerse por enfriamiento localizado (mangueras y motobombas), eliminación y aislamiento del material combustible (zanjas excavadas con picas o palas); barreras abiertas con machetes, motosierrras o hachas; y sofocamiento con bate fuegos.

Una semana ardiendo Después de una semana continuaba anoche un incendio en Sabana de Torres, Santander, en donde han sido arrasadas 300 hectáreas.

La secretaria de Gobierno del municipio, Martha Cecilia Cárdenas, dijo que a pesar de haber informado de la situación al Himat, al Inderena y Ecopetrol, desde el viernes pasado, nadie les ha respondido con ayuda.

Cárdenas informó que funcionarios del Distrito Oriente de Ecopetrol, con sede en el municipio, dijeron que sus equipos son para controlar incendios industriales y no forestales, ya que trabajan con espuma.

Ayer, 30 empleados del municipio luchaban contra las llamas con machetes y palas, tratando de cortarle el paso al fuego, que avanzaba hacia el municipio de Puerto Wilches.

Mientras tanto, en Boyacá, los alcaldes de los municipios de Tasco, Toca, Socha, Paz de Río, Monguí, San Eduardo, Nuevo Colón y Sotaquirá, suplicaban ayer las autoridades que les enviaran recursos para contrarrestar un incendios En estas poblaciones, se usan métodos rudimentarios para controlar el fuego: a punta de machete y azadón.

No se ha tenido apoyo del Comité Regional para la Atención de Desastres.

También en la vereda de Daitó, en Aquitania y en Jericó, límites con Casanare se afrontan emergencias por incendios.

Entre tanto, en la vereda Guática, los bomberos y la Policía han logrado impedir que las llamas lleguen hasta los transmisores de Caracol. Allí han ardido cerca de 60 hectáreas.

Finalmente se informó que en cercanías del río Guaitiquia (Meta) se trata de controlar otro incendio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.