CLAVE 1945 RENUNCIA LÓPEZ, SUBE LLERAS.

CLAVE 1945 RENUNCIA LÓPEZ, SUBE LLERAS.

Con sólo 39 años, un mes y cuatro días, Alberto Lleras Camargo juró este martes 7 de agosto como nuevo presidente de la Nación, constituyéndose así en el mandatario más joven de Colombia en el presente siglo. Sólo lo aventaja en juventud en el siglo pasado el general Francisco de Paula Santander, fundador y presidente de la Gran Colombia, quien se posesionó en la Primera Magistratura con apenas 27 años de edad.

06 de febrero 1992 , 12:00 a.m.

Lleras llega a la más alta responsabilidad de conducción del Estado, en este 1945, en calidad de Primer Designado, cuando faltaba exactamente un año para que finalizara el período presidencial de Alfonso Lopez Pumarejo 1942 a 1946.

Once días atrás, Lleras resultó electo como Primer Designado por el Senado de la República, luego de una confrontación democrática que definió la dignidad entre otros dos aspirantes, Julián Uribe y Luis López de Mesa.

Setenta y dos horas más tarde, el presidente López presentó de manera inmediata e irrevocable su renuncia, indicando que ella debía ser resuelta en las siguientes 48 horas.

Lopez interrumpió así, abruptamente, su segundo mandato que en contraste con el primero, 1934 a 1938, pletórico de reformas languideció enfrentado a la virulenta oposición conservadora encabezada por Laureano Gómez, a la vacilante y débil solidaridad de su propio partido y a la menguada salud de su esposa, doña María Michelsen de López.

El dos de agosto, el Senado anunció la aceptación de su renuncia.

En 115 años de vida republicana era la primera dimisión presidencial en la que su tránsito hacia el nuevo orden se realizaba con ajuste a todas las formalidades constitucionales.

Otras renuncias de mandatarios colombianos acudieron a las vías de hecho y luego se acomodaron a las normas del Derecho.

Así, en marzo de 1830, el Libertador, agobiado también por fiera oposición e incomprensiones, entregó posteriormente el mando al once veces presidente Domingo Caicedo y presentó su renuncia el 27 de abril.

El cartagenero Rafael Núñez, elegido como presidente para el sexenio 1892 a 1898, prefirió la companía de su esposa Soledad y la paz de El Carnero, antes que las mieles del poder que ya había ganado y dejado de ejercer en ocasiones anteriores. No se posesionó y le cedió los trastos de gobernar a su coequipero, el vicepresidente Miguel Antonio Caro, reservándose la posibilidad de asumir el poder cuando las circunstancias se lo exigieran En 1909, el boyacense Rafael Reyes, agobiado también por férrea oposición, renunció a la Presidencia, pero el Congreso no le aceptó su dimisión. En junio de 1909, mi general decidió conectar una visita a la Costa Atlántica con su sorpresiva salida del país por los siguientes diez años y dejar al general Jorge Holguín encargado de la Presidencia. Su lacónica renuncia la conocería el país un mes más tarde.

El señor Marco Fidel Suárez, víctima también de las acusaciones de indignidad que le endilgara su copartidario, el implacable congresista Laureano Gómez, no renunció jamás. Se retiró el viernes 11 de noviembre de 1921, con una licencia de ocho meses, lapso que correspondió con el final de su período. Nuevamente el general Jorge Holguín, en su calidad de primer designado, terminó el mandato.

Ahora en 1945 la juventud llega al poder.

Alberto Lleras inició en 1920 su carrera de abogado en el Externado de Ciencias Políticas, pero abandonó los estudios universitarios, seducido por el periodismo. Alfonso Villegas Restrepo quien fuera fundador de EL TIEMPO, adivinando la calidad de su pluma, lo invitó a participar en su nuevo experimento editorial del diario La República: una hoja escrita por conservadores y otra por liberales. Allí alterna la redacción de la página liberal con Alfonso López Pumarejo, Germán Arciniegas y el caricaturista Rendón.

Y también desde muy joven le adivinaron sus calidades de político y sus memorables dotes de orador. Su primera salida a la plaza tuvo lugar a los 18 años, en el marco de un movimiento popular en Bogotá que exigió ruidosamente al ministro de Obras Públicas, Laureano Gomez, la construcción de la carretera del Bajo Magdalena, para que la capital tuviera una salida más expedita y menos tortuosa hacia el mar. Ese día de 1924, el joven Lleras pronunció su primer discurso. Desde el balcón de la oficina del doctor Alfonso López Pumarejo, situada en el edificio del Banco Mercantil Americano, se robó la admiracion de la entusiasta manifestación de bogotanos.

Se integro desde muy jovenal equipo de redactores de EL TIEMPO -antes de cumplir su mayoria de edad- cuando se le encargo de la seccion Cosas del Dia . Su primera nota, en impecable prosa se la dedico al Dia de la Madre . Desde entonces, formo parte de un excepcional equipo editorial, con Eduardo Santos, Enrique Santos Caliban y el caricaturista Rendon.

En 1931, a los 25 anos,fue elegido presidente de la camara de representantes, primer liberal que ocuparatal dignidad en ese ultimo medio siglo.

Ahora en este 1945 -en un martes de agosto festivo- asume la presidencia, consciente de la responsabilidad de conducir al pais durante el azaroso ano de elecciones que se avecina.

En su discurso de posesion anuncia Rigida Neutralidad Electoral.... y cumple su compromiso. Su partido, el liberal, sumido en honda division, pierde el poder luego de 16 anos de ejercerlo, y debe el, contra la alarma de muchos de sus copartidarios, entregar el poder a los conservadores.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.