Secciones
Síguenos en:
GUERRILLEROS DE CELULAR SE LLEVARON 100 MILLONES

GUERRILLEROS DE CELULAR SE LLEVARON 100 MILLONES

A finales de enero llegó al Banco Central Hipotecario (BCH) de Cartagena un hombre robusto, bien vestido y con acento paisa, quien pidió hablar con la gerente de la entidad, Carla Méndez de Pérez.

Venía de Cali, según dijo, en asuntos de negocios, quería invertir 500 millones de pesos. Méndez lo puso en contacto con la encargada de captaciones, Gloria Gómez.

Haremos negocio , dijo el hombre, que se identificó como Antonio Gutiérrez cuando se marchó para regresar en pocos días. El 6 de febrero Gutiérrez llegó al banco a las 8:30 de la mañana acompañado de otro hombre, elegante, alto, delgado y con bigote, con quien esperó hasta las 9:30 la llegada de la gerente, en el tercer piso del edificio.

Méndez los invitó a pasar a su oficina y dijo a Gutiérrez: me alegra que hagamos negocio . Cuando ella quiso ocupar la silla de su escritorio, Gutiérrez cambió el tono de su voz y le dijo: No haremos negocio. Somos integrantes del Frente Compañero Ricardo del Ejército de Liberación Nacional y venimos por una contribución de cien millones de pesos . Enseguida la obligó a situarse en la mesa de trabajo de la gerencia, lejos de la alarma.

El frente Compañero Ricardo está sindicado por las autoridades de ser el responsable de la quema de varios buses en Cartagena, en noviembre pasado, con saldo de diez muertos.

Cuando Méndez escuchó las pretensiones, quedó de una sola pieza pero Gutiérrez agregó de inmediato: haga venir aquí a Luis Pacheco Castellar y Rafael Salas Monroy . Ellos se desempeñan como ejecutivos de crédito y de manejo operativo del BCH, respectivamente.

Luego, demostró que conocía en detalle la vida de Méndez, el desenvolvimiento de su esposo médico, los nombres de los colegios de sus hijos y de las muchachas del servicio de su casa y refirió como anécdota que el día anterior estuvo disfrutando del mar y la playa frente al apartamento de la gerente.

Anotó que el país anda a la deriva porque la clase política está corrompida y el Eln busca tomarse el poder para cambiar esa situación . Esperamos que no haga nada diferente a colaborarnos, tenemos gente abajo con armas y explosivos , le dijo Gutiérrez.

En el primer piso, las actividades del banco eran completamente normales y en el parque del Centenario, al frente del BCH, un grupo de niños patinaba en medio del aplauso de sus padres.

Méndez, crecientemente nerviosa, dijo que por ser el BCH un banco no comercial, no tenía cien millones de pesos en sus arcas. Haga un cheque a su nombre y llame al gerente del Banco Cafetero para que lo cambie , dijo Gutiérrez.

Pueden quedarse con 19 Méndez obediente, llamó al gerente, Luis Benjamín Piñeros, y le pidió que le cambiara el cheque. Piñeros dijo que sólo tenía 80 millones y Gutiérrez ordenó el cheque por esa suma. Luego pidió a Méndez que hiciera subir todo el dinero que había en caja en el BCH: 39 millones 100 mil pesos.

Lo hizo Gustavo Adolfo Bello Guardo, supervisor de caja, quien también fue retenido en la gerencia. De esta suma tomaré 20 millones y los 80 del cheque para completar los 100 millones que vinimos a buscar. Pueden quedarse con los 19 millones 100 mil pesos , dijo Gutiérrez.

Se dirigió entonces al Banco Cafetero en compañía de Salas Monroy a cobrar el cheque mientras El Flaco mantenía el control en la gerencia del BCH. Méndez, ante la situación, fue presa del desespero y el llanto y dijo al supuesto guerrillero que el perjuicio que le hacían era inmenso.

Están dañando mi hoja de vida , sollozó. No se preocupe -le contestó El Flaco - porque el dinero no lo pierde usted, lo paga el seguro .

De inmediato, le dijo a Méndez que llamara por teléfono al gerente regional del BCH en Barranquilla, Ricardo Navarrete. Cuando Navarrete pasó al teléfono, El Flaco le dijo lo que estaba pasando en Cartagena, le pidió que calmara a la gerente y discreción con las autoridades. Luego colgó.

A las 11:45 de la mañana, Salas regresó a la gerencia y dijo que Gutiérrez tenía los 80 millones de pesos en su poder, en el centro comercial La Matuna, a cincuenta metros de allí, en donde esperaba a El Flaco . Este sacó su teléfono celular, marcó un número desconocido, habló breve, y pidió a Salas que tomara el maletín y lo acompañara al centro comercial en donde estaba su compinche.

Cuando llegaron allí, se despidió con un apretón de manos y le dijo a Salas: Gracias, es usted muy amable . A las 5 de la tarde llegaron agentes del DAS, avisados desde Bogotá de la situación. Una hora más tarde, lo hicieron los agentes de la Sijín.

Tres días después vino el jefe de seguridad nacional del BCH, Oscar Cardona. La Policía trata de armar retratos hablados de los presuntos subversivos y establecer si hay responsabilidad entre las personas que tuvieron relación con el episodio.

Méndez, economista, gerente del BCH desde hace 12 años y ex secretaria de Hacienda municipal de Cartagena y directora de Planeación Departamental de Bolívar, dijo al poner la denuncia ante la Fiscalía que actué en defensa propia y de los empleados del banco .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.